Bloomberg Green

EE.UU. y la UE estudian aranceles climáticos contra los metales chinos

Las autoridades estadounidenses propondrán niveles arancelarios para los países contaminantes

Katherine Tai, representante comercial de EE.UU., durante el Bloomberg New Economy Forum celebrado este mes en Singapur.
Por Jenny Leonard, Alberto Nardelli y Jorge Valero
07 de diciembre, 2022 | 08:29 AM

Bloomberg — Estados Unidos y la Unión Europea están sopesando nuevos aranceles sobre el acero y el aluminio chinos como parte de un intento de luchar contra las emisiones de carbono y el exceso de capacidad mundial, según personas familiarizadas con el asunto.

La medida supondría un enfoque novedoso, ya que EE.UU. y la UE tratarían de utilizar los aranceles /normalmente empleados en disputas comerciales) para impulsar su agenda climática. Los productores estadounidenses de aluminio y acero subieron en las negociaciones ampliadas, mientras que en Hong Kong, Aluminum Corp. of China y China Hongqiao Group Ltd. bajaron.

La idea, generada en el seno de la administración del presidente Joe Biden, se encuentra todavía en una fase inicial y no se ha propuesto formalmente, según las personas, que pidieron no ser identificadas ya que las discusiones no son públicas. No es probable que se llegue a un acuerdo con la UE, en el que se especifiquen los umbrales para la aplicación de aranceles, hasta finales del año que viene como muy pronto, dijo una de las personas, que añadió que incluso ese plazo era optimista.

PUBLICIDAD

El nuevo marco, que se basa en un acuerdo entre EE.UU. y la UE del año pasado, está dirigido principalmente a China, el mayor emisor de carbono y productor de acero y aluminio del mundo, así como a otros grandes países contaminantes, según estas personas.

Es probable que el plan arancelario ahonde las divisiones entre Pekín y Washington, sobre todo en un momento en que ambos países se han comprometido a colaborar en la lucha contra el cambio climático. Pero las conversaciones entre EE.UU. y la UE para abordar conjuntamente la crisis climática son una señal positiva para una relación que vuelve a sufrir irritaciones comerciales, incluida la ley climática firmada por Biden, que según los países europeos discrimina a sus industrias.

China se opuso a los aranceles porque violan las normas de la Organización Mundial del Comercio, declaró el martes Mao Ning, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, en una rueda de prensa habitual en Pekín, y añadió que su país “tomará todas las medidas necesarias para salvaguardar nuestros derechos e intereses legítimos.”

PUBLICIDAD

Otros países han expresado su interés en unirse a las conversaciones, pero es probable que el nuevo marco no los incluya en un principio. Esto podría significar que las importaciones de acero y aluminio de Japón y otros países podrían verse afectadas por nuevos aranceles. El objetivo, sin embargo, es abrir el acuerdo a otros países lo antes posible, siempre que puedan cumplir las ambiciones del acuerdo, dijo una persona familiarizada con los planes.

Autoridad legal

No está claro qué autoridad legal utilizaría la administración Biden para aplicar nuevos aranceles. Una persona familiarizada con el asunto dijo que esa cuestión aún se está resolviendo internamente y en conversaciones con la UE, así como con representantes de la industria y el Congreso. La Casa Blanca también está hablando con los legisladores sobre posibles nuevas autoridades, añadió la persona.

La Representante de Comercio de EE.UU., Katherine Tai, y su equipo presentaron la idea al Comisario europeo Valdis Dombrovskis y a otras personas en Praga a finales de octubre. Funcionarios de la UE plantearon entonces varias cuestiones, entre ellas la legalidad y compatibilidad con las normas de la OMC, así como con el mecanismo interno de fijación de precios del carbono del bloque, dijeron personas familiarizadas con las conversaciones.

Greta Peisch, Consejera General de la USTR, fue la encargada de hacer la presentación de EE.UU. en Praga y está llevando la iniciativa desde Washington, según una de las personas consultadas. Un portavoz del USTR declinó hacer comentarios.

El esfuerzo comercial centrado en el clima por parte de EE.UU. y la UE se planteó por primera vez en octubre de 2021, cuando ambas partes resolvieron una disputa clave sobre los aranceles al acero y al aluminio que habían sido impuestos por el ex presidente Donald Trump por motivos de seguridad nacional.

Herramientas existentes

Un enfoque para los posibles nuevos aranceles puede ser convertir una investigación existente bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial (que sirvió como fundamento subyacente para los aranceles de Trump sobre el acero y el aluminio europeos en 2018) en una nueva investigación que apunta a las emisiones de carbono y el exceso de capacidad. Eso daría a la Casa Blanca cobertura legal para seguir adelante sin tener que esperar a que concluya una nueva investigación, según otra persona.

PUBLICIDAD

Las autoridades estadounidenses también están deliberando sobre el tipo arancelario, o la banda de tipos arancelarios que se aplicaría a otros países, y EE.UU. ha comunicado a las autoridades de la UE su deseo de que el acuerdo sea jurídicamente vinculante, según estas personas.

Para el gobierno de Biden, el primer acuerdo de este tipo sería un elemento de lo que la Casa Blanca describe como su política comercial centrada en los trabajadores, ya que se centra en la defensa de industrias clave y de sus trabajadores, tanto en EE.UU. como en Europa.

Con la asistencia de Lucille Liu y Philip Glamann.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD