Actualidad

Fortaleza de moneda catarí golpea el bolsillo de los asistentes al Mundial

El won coreano, el yen japonés y la libra esterlina bajan frente al riyal, siendo los turistas de Corea del Sur, Japón e Inglaterra los más afectados

Aficionados antes del partido de la Copa Mundial de la FIFA 2022 entre Gales e Inglaterra en el BudX FIFA Fan Festival en el puerto de Dubai en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el martes 29 de noviembre de 2022.
Por Ronojoy Mazumdar y Hooyeon Kim
07 de diciembre, 2022 | 08:25 AM

Bloomberg — Los aficionados al fútbol que viajaron a Catar sabían que la experiencia de la Copa Mundial no sería barata, pero la resistencia de la moneda de la nación del Golfo está haciendo que el viaje sea particularmente doloroso para los viajeros de Corea del Sur, Japón e Inglaterra.

Desde las facturas de hotel hasta el precio de la Coca-Cola en el estadio están perjudicando a los turistas, que en muchos casos ya tienen que hacer frente a una inflación desorbitada en sus países de origen.

El riyal qatarí está vinculado al dólar estadounidense, cuya fortaleza ha agitado los mercados este año. Un indicador de la volatilidad mundial de las divisas se encamina hacia su media anual más alta desde 2016, gracias en parte a las agresivas subidas de tipos de la Reserva Federal y a la guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD

El riyal se ha fortalecido casi un 9% frente al won coreano este año, que se vio afectado por el debilitamiento de las exportaciones y las tensiones del mercado inmobiliario local. Ha subido casi un 17% frente al yen, debido a la divergencia de la política monetaria japonesa con la estadounidense, y casi un 10% frente a la libra, gracias a las crisis políticas de este año en el Reino Unido.

 Algunas divisas lo han hecho peor que sus respectivos equipos en Catardfd

“Preparar el viaje para la Copa Mundial ha sido una carga tanto física como económica”, declaró Choung Jongchan, un vendedor de artículos electrónicos surcoreano de 32 años, que empezó a preparar su viaje hace un año.

Choung recuerda el proceso como una serie de noches en vela. Las entradas se pusieron a la venta poco a poco y muchos aficionados quedaron insatisfechos con los asientos que les asignaron, dijo Choung. Acabó revendiendo sus entradas para conseguir mejores asientos, aunque eso supusiera un aumento del precio de las entradas debido a la fortaleza del dólar y el pago de una comisión del 5% por utilizar la plataforma oficial de reventa.

PUBLICIDAD

“Para entonces, ya tenía dos millones de wones (US$1.538) en mi tarjeta de crédito”, cuenta Choung.

Choque de pegatinas

El alcohol está muy restringido en Catar, pero los visitantes pueden comprar una botella de Budweiser en las zonas designadas por unos 50 riyales (US$13,60), casi 10 veces el precio del mismo producto en una tienda de Corea del Sur.

Para los turistas japoneses, más acostumbrados a un entorno deflacionista, los precios excesivos en las sedes de la Copa Mundial suponen un choque especial. En octubre, el yen alcanzó su nivel más bajo en tres décadas frente al dólar.

“Una pequeña botella de agua de PET en la sede cuesta unos 400 yenes (3 dólares), y la Coca-Cola ronda los 600 yenes: es una gran carga”, afirma Kazunori Takishima, de 46 años, propietario de un negocio inmobiliario en Tokio. Esperaba pagar entre 25 y 30 yenes por riyal durante su viaje, pero en su lugar se ha encontrado con una tarifa de entre 35 y 40 por riyal

Catar ha puesto en marcha medidas para mitigar el aumento de los costes, prohibiendo cualquier reventa de billetes en ventanilla y gestionando los gastos de alojamiento a través de un sitio web oficial. El transporte público y las tarjetas SIM para conectarse a Internet son gratuitos para los visitantes que posean la tarjeta Hayya, un carné de aficionado para los poseedores de entradas para la Copa Mundial. Aun así, estos esfuerzos no bastaron para contrarrestar la fuerza de la inflación y la fortaleza del dólar.

“Algunos hoteles liquidan los pagos seis días antes de la estancia, así que aunque reservaras tu estancia hace meses, ahora tendrías que pagar un coste mayor debido a los tipos de cambio más altos”, dijo Choung.

PUBLICIDAD

Para evitar que el precio de los billetes se disparara en libras, Aminoor Rashid, empleado de la Agencia Tributaria británica de 40 años y natural de Newton-le-Willows, cerca de Liverpool, pidió a un amigo suyo residente en Doha que los comprara en su nombre en julio. En ese momento, la libra esterlina había caído un 12% frente al riyal.

“Estaba preocupado porque la libra esterlina se había depreciado mucho frente al dólar”, explica Rashid, que asistía a su primer Mundial. “No gasté de más, tuve suerte porque me alojé con un amigo y el gasto principal es el alojamiento”.

Reservas anticipadas

Im Sung Min, un vendedor internacional de accesorios para móviles de 29 años de Corea del Sur, dijo que, aunque tuvo suerte de haber hecho la mayoría de sus reservas antes de que el dólar se disparara, sigue pensando en llevar comida y provisiones a los partidos “por si no me los puedo permitir sobre el terreno”.

PUBLICIDAD

Por supuesto, aliviando el dolor de los bolsillos de los aficionados está la emoción de estar en el torneo.

“No me perdería el que podría ser el último Mundial de las estrellas del fútbol Son Heung-min, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo”, afirma Choung.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Yasutaka Tamura y Takaaki Iwabu.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD