Imagen de un mercado de Tokio
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — ¿Cuánto se paga por seis pelotas de tenis?

Economist Intelligence Unit publica dos veces al año su Encuesta Mundial sobre el Costo de la Vida. Las ciudades asiáticas suelen figurar en los primeros puestos de la clasificación, y Singapur empató con Nueva York como la más cara en 2022. La Ciudad Jardín ha ocupado el primer puesto ocho veces en la última década; Hong Kong suele figurar ahí arriba (cuarto este año), normalmente junto con ciudades como Tokio y Osaka.

Sin embargo, las ciudades japonesas no figuran entre las 10 primeras de este año, lo que puede explicarse por la debilidad del yen, que ha bajado un 16% este año. Su ausencia podría ser una noticia para los residentes que se enfrentan a facturas energéticas radicalmente más altas, incluso si la inflación es más baja aquí que en otros lugares.

Esto pone de manifiesto uno de los problemas que plantea el uso de la encuesta para definir qué ciudades son las “más caras”: presupone que todo se paga en dólares, algo que, por supuesto, la mayoría de los habitantes no hacen (lástima, en cambio, de los que cobramos en yenes y nos compramos un iPhone este año). Aunque, por supuesto, es necesaria una conversión para poder comparar, los habitantes son, de hecho, una preocupación totalmente secundaria para la encuesta, algo que explica algunas de sus peculiaridades. A menudo se omite en los informes de los medios de comunicación que la encuesta está “diseñada para permitir a los responsables de recursos humanos y finanzas calcular las asignaciones por coste de la vida y elaborar paquetes de compensación para expatriados y viajeros de negocios”, según su metodología.

PUBLICIDAD
Las ciudades de Asia-Pacífico ocupan los primeros puestos en la encuesta mundial sobre el costo de la vida, aunque Tokio ha caído debido a la debilidad del yen.dfd

Sin embargo, las fluctuaciones monetarias por sí solas no explican sus a menudo sorprendentes clasificaciones, que me han molestado durante años por incluir con frecuencia a Osaka como más cara que Tokio. Cualquiera que haya vivido en ambas ciudades sabe que esto no es cierto: la ciudad más grande de Kansai es mucho más fácil para vivir con un presupuesto, con precios para la mayoría de las cosas prácticamente idénticos a los de la capital, excepto el alquiler, donde Tokio es alrededor de un 50% más alto. Entonces, ¿por qué Osaka fue votada como la quinta ciudad más cara de 2019, mientras que Tokio no se coló entre las 10 primeras?

Quizá tenga que ver con esa metodología. Consideremos algunos de los artículos que entran a formar parte de la lista: vermú, seis pelotas de tenis, una revista semanal internacional de noticias (¿como The Economist?), película en color, tabaco de pipa, ternera, un álbum de discos compactos.

Sí, el vermut y la ternera podrían costarte si vives en Osaka. Pero en cambio podrías beber shochu y comer sushi por mucho menos dinero. Osaka es una gran ciudad, pero no atrae demasiado a los expatriados ricos. La cesta de la compra puede explicar por qué las ciudades asiáticas ocupan un lugar tan destacado: incluye queso, pero no tofu; espaguetis, pero no fideos; coñac, pero no baijiu.

PUBLICIDAD

Las comodidades del hogar son importantes para la felicidad de los trabajadores, por supuesto, pero mucho menos que hace 30 o 40 años. En general, la imagen que ofrece es la del expatriado occidental, una raza en grave declive desde hace décadas. El EIU afirma que ha añadido categorías como los servicios de streaming, pero mantiene las ya existentes para mantener la coherencia a lo largo del tiempo.

También hay que tener en cuenta uno de los mayores gastos de la lista: el auto. Una de las razones por las que Singapur ocupa un lugar tan destacado cada año es lo costoso que resulta poseer un vehículo, ya que la ciudad-estado trabaja activamente para que poseer uno sea prohibitivamente caro con el fin de mantener bajo el crecimiento del número de vehículos. La cesta de precios del EIU incluye varios tipos de auto, junto con los gastos de mantenimiento, seguro y gasolina.

Pero la mayoría de los residentes de lugares como Singapur, junto con ciudades japonesas y Hong Kong, por citar sólo algunas, apenas necesitan auto, gracias a sus amplios y cómodos sistemas de transporte público. Es un valor que el índice no tiene en cuenta. El EIU afirma que Singapur tiene “los precios de transporte más altos del mundo”, aunque un viaje en su limpio y eficiente MRT cuesta sólo unos pocos dólares.

Del mismo modo, compara las tasas de matrícula de las escuelas internacionales, vitales quizá en algunos lugares, pero utilizadas sólo por una minoría de residentes de élite en muchas ciudades como Tokio, donde la enseñanza primaria se considera generalmente de alta calidad y es gratuita. Lo mismo puede decirse de gastos como el sueldo mensual de una asistenta, que puede ser habitual en Singapur y Hong Kong, pero es raro en Sidney, por ejemplo, incluso para los más acomodados.

PUBLICIDAD

En resumen, la lista parece evocar la imagen de un hombre de negocios de la época de Mad Men (vestido, según la cesta de precios, con traje de negocios, camisa y zapatos, gabardina y calcetines de mezcla de lana) o de una mujer de negocios (vestido de día, zapatos de ciudad, rebeca, gabardina y medias o pantimedias), cuyos hijos asisten a un colegio de élite francés, alemán, estadounidense o inglés, van al trabajo en coche mientras la asistenta limpia, cenan tres platos y van al teatro después del trabajo, antes de volver a casa para tomar una copa de coñac.

Eso es un estilo de vida para algunos, pero es un número limitado. Veamos estas valoraciones por lo que son: el coste de la vida en todo el mundo para expatriados con un modo de vida muy fijo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.