¿Harías abono orgánico con tu ropa interior?

La reventa no es una opción para la mayoría de las prendas íntimas, por lo que las marcas establecidas y las nuevas empresas están experimentando con soluciones para mantener la ropa interior fuera de los vertederos

La ropa interior puede parecer sencilla, pero es emblemática de los retos a los que se enfrentan las empresas que quieren reutilizar la ropa usada.
Por Olivia Rockeman
11 de diciembre, 2022 | 11:25 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — Ante la presión de las marcas de ropa para frenar el enorme problema de los residuos en el sector de la moda, muchas están recurriendo a programas de reventa que permiten a los consumidores sacar provecho de la ropa usada. Sin embargo, las empresas que fabrican prendas íntimas no suelen tener esa opción: Cuando la ropa interior pasa de moda, la solución obvia es deshacerse de ella, lo que supone miles de millones de kilos de residuos textiles.

¿Y si hubiera otra solución?

La empresa Kent, con sede en Los Ángeles, dice que sí. Desde hace dos años, la empresa vende una línea de ropa interior “totalmente compostable” fabricada con algodón 100% pima, que tiene fibras más largas y es conocido por durar más que las mezclas de algodón tradicionales. Los clientes pueden comprar los calzoncillos Kent por unos US$25 cada uno en Internet o en las tiendas Madewell, y en Nordstrom y Anthropologie dentro de un año.

VER +
Black Friday deslucido: así empezó la temporada de compras navideñas en EE.UU.

Cuando un par de calzoncillos Kent esté listo para ser retirado del mercado, puede depositarse en un contenedor de compost normal o devolverse por correo a la empresa, que trabaja con un socio en el sur de California que reutiliza los calzoncillos para convertirlos en tierra (más información al respecto más adelante). Desde su lanzamiento en 2020, Kent afirma haber vendido 17.500 pares y, a principios de este año, la empresa recibió US$200.000 y un valioso guiño del inversor Daymond John en el programa de televisión Shark Tank.

A primera vista, la ropa interior puede parecer sencilla. Pero es emblemática de los retos a los que se enfrentan las empresas que quieren reutilizar la ropa usada. Aunque el secreto de Kent es utilizar algodón 100% (sin otros materiales, tintes sintéticos ni suavizantes)los clientes tienden a preferir ropa interior que también sea elástica, lo que requiere el uso de spandex o elastano. Ninguno de ellos es compostable ni reciclable, y ambos tienen un punto de fusión bajo que dificulta su procesamiento en grandes cantidades por las trituradoras de las plantas de reciclado textil, explica Jessica Schreiber, fundadora y directora ejecutiva de Fabscrap, una empresa neoyorquina especializada en reciclado y reutilización textil.

PUBLICIDAD

La mayoría de las prendas íntimas proceden de “recursos no renovables basados en combustibles fósiles”, afirma Rachel Kibbe, directora ejecutiva del American Circular Textiles Group, que impulsa la regulación política de la industria textil, y consejera delegada de la consultora Circular Services Group. “Han permitido la elasticidad, el soporte y la función que los consumidores han llegado a amar. Pero tampoco son reciclables en absoluto. La tecnología no existe”. El problema es especialmente grave en la ropa interior femenina, que suele tener fibras elásticas por todas partes, mientras que los bóxers masculinos suelen tener una banda elástica más fácil de quitar.

Por eso, la ropa interior y otras prendas elásticas que llegan a los centros de reciclaje textil rara vez se trituran, sino que se reutilizan como relleno en productos como asientos de coche, sacos de boxeo y camas para mascotas. Algunas marcas de ropa interior, como Knickey y Parade, con sede en Nueva York, organizan programas de devolución para este tipo de reciclado, y los clientes que entregan su ropa interior reciben un descuento o un crédito para su próxima compra. Pero la demanda de este tipo de aislamiento es muy inferior a la oferta de prendas sobrantes, y se necesitan otras soluciones.

“Queremos que todos los productos tengan un final de vida fácil, pero en algunas áreas es más difícil y, en el caso de la ropa interior, es especialmente cierto”, afirma Michelle Tarry, vicepresidenta de abastecimiento responsable y sostenibilidad de American Eagle Outfitters Inc (AEO), propietaria de la marca de ropa interior Aerie. “Es la elasticidad. Muchos de estos productos llevan elastano, lo que dificulta su reciclaje”.

PUBLICIDAD

El elastano no es el único culpable. La mayoría de la ropa interior femenina también contiene poliéster y nailon, cada vez más frecuentes en la producción textil como alternativa barata a fibras naturales como el algodón. Según Jimena Díaz Leiva, directora científica del Centro de Salud Medioambiental, también se ha descubierto que algunas prendas íntimas contienen altos niveles de BPA y PFAS, sustancias químicas que pueden estar relacionadas con alteraciones endocrinas y cánceres de próstata y mama en niveles elevados.

“Otra consecuencia secundaria de [materiales como el poliéster y el nailon] es que liberan microfibras en los entornos naturales, tanto cuando se producen en la cadena de producción como cuando se lavan”, afirma Kibbe. “Al descomponerse, liberan enormes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero como el metano en nuestros ecosistemas”.

 La mayoría de la ropa usada en Estados Unidos acaba en un vertederodfd

Kent no está solo: Varios minoristas de ropa interior buscan formas de reducir la huella ambiental de sus productos. The Big Favorite, con sede en Filadelfia, que también fabrica su ropa interior con algodón 100% pima, ofrece un programa de recolección y está trabajando para reciclar el algodón de la ropa usada y convertirlo en hilos con los que fabricar nuevas prendas, explica su fundadora y CEO, Eleanor Turner. El gigante de la ropa interior Victoria’s Secret & Co. (VSCO) está buscando formas de reutilizar los restos de spandex en sus productos, al tiempo que investiga materiales biosintéticos hechos de maíz y Tencel, un tejido derivado del eucalipto.

La ropa interior compostable dista mucho de ser una solución milagrosa, y presenta sus propias dificultades. La mayoría de los estadounidenses no tienen acceso a un cubo de compostaje y, por el momento, muchos centros municipales sólo aceptan restos de comida. Los analistas también han expresado su preocupación por el hecho de que la ropa interior compostada pase a formar parte de un sistema de suelo que también se utiliza para cultivar alimentos.

La ropa interior Kent compostada a través de la empresa se utiliza en agricultura regenerativa, y su directora ejecutiva, Stacy Grace, afirma que el acceso limitado al compostaje es la razón por la que Kent invirtió en su propia infraestructura. También señala que un cliente de Kent ha conseguido que su ropa interior sea aceptada en los composteros municipales de Boston. Pero a los compradores potenciales les sigue pareciendo raro tirar su ropa interior a un contenedor de compost junto con cáscaras de plátano y posos de café, y es comprensible que la idea de devolver la ropa interior usada por correo genere cierta incomodidad.

Aún más difícil que reciclar ropa interior: reciclar un sujetador. Esto se debe a que los sujetadores contienen pequeñas piezas de plástico y metal que hay que retirar pieza a pieza, un proceso costoso y que requiere mucho trabajo. Además, el relleno suele ser de poliuretano, que no puede reciclarse.

Un desmontaje más sencillo sería de gran ayuda. Por ejemplo, una empresa llamada Resortecs fabrica costuras termoadhesivas, aunque por el momento son demasiado caras para que la mayoría de las marcas puedan aplicarlas a gran escala. Y ni siquiera eso solucionaría los cierres de plástico y los cables.

PUBLICIDAD

“Esas piezas son muy pequeñas y sería un reto importante para una instalación conseguir el volumen de esos materiales que justifique el coste del procesado”, afirma Kibbe.

Sin embargo, a diferencia de la ropa interior, existe un mercado para los sujetadores de segunda mano. Aerie, por ejemplo, tiene un programa de recogida en más de 400 tiendas que dona sujetadores usados a Free the Girls, un programa de apoyo a las víctimas del tráfico sexual. Victoria’s Secret también está poniendo a prueba un programa de recolección en 14 tiendas de Florida para productos que no sean accesorios ni ropa interior.

Además de plantear menos problemas sanitarios que la ropa interior, los sujetadores suelen ser mucho más duraderos. De hecho, aunque mejorar la reciclabilidad de la ropa interior exigirá innovar tanto en los materiales como en los métodos de eliminación, por el momento centrarse en la durabilidad puede ser la mejor manera de mantener la ropa interior fuera de los vertederos durante más tiempo.

“Estos artículos, que normalmente la gente no quiere sustituir, sólo los sustituye porque se desgastan”, afirma Laura Balmond, responsable de moda de la Fundación Ellen MacArthur. “Hay que centrarse mucho en cómo hacer las cosas más duraderas”.

Lea más en Bloomberg.com