Economía

Fed ralentiza endurecimiento y sube tasa de interés de referencia en medio punto

El Comité Federal de Mercado Abierto elevó su tipo de interés de referencia en 50 puntos básicos, hasta situarlo entre el 4,25% y el 4,5%

El edificio Marriner S. Eccles de la Reserva Federal en Washington, DC. Fotógrafo: Samuel Corum/Bloomberg
Por Steve Matthews
14 de diciembre, 2022 | 02:09 PM

Bloomberg — La Reserva Federal redujo su rápido ritmo de subidas de los tipos de interés, al tiempo que señaló que los costes de los préstamos, ahora los más altos desde 2007, subirán más de lo que anticipan los inversores, ya que los banqueros centrales tratan de garantizar que la inflación siga enfriándose.

El Comité Federal de Mercado Abierto elevó su tipo de interés de referencia en 50 puntos básicos, hasta situarlo entre el 4,25% y el 4,5%. Los responsables de la política monetaria prevén que los tipos terminen el próximo año en el 5,1%, según la mediana de sus previsiones, antes de reducirse al 4,1% en 2024, un nivel superior al indicado anteriormente.

Estas previsiones de línea dura podrían sacudir los mercados financieros, en los que la especulación de que la Reserva Federal pausaría pronto sus subidas ha contribuido a facilitar las condiciones financieras. Las acciones han subido, mientras que los tipos hipotecarios y el dólar han caído desde que Powell sugirió el mes pasado que se avecinaba un cambio de política.

VER +
Bolsas de EE.UU. rompen el rally de dos días después de las declaraciones de Powell

Antes de la decisión, los inversores apostaban por que los tipos se situarían en torno al 4,8% en mayo, seguidos de recortes por un total de 50 puntos básicos en la segunda mitad del año, lo que reflejaba la opinión de que la Fed se vería obligada a cambiar de rumbo en respuesta a una economía más débil y a la caída de la inflación.

PUBLICIDAD

En cambio, los funcionarios de la Reserva Federal se mantuvieron firmes el miércoles.

“El Comité anticipa que los continuos aumentos en el rango objetivo serán apropiados para alcanzar una orientación de la política monetaria lo suficientemente restrictiva como para devolver la inflación al 2% con el tiempo”, dijo el FOMC en su declaración, repitiendo el lenguaje que ha utilizado en comunicaciones anteriores.

La votación fue unánime.

PUBLICIDAD

El presidente de la Fed, Jerome Powell, que ofrece una rueda de prensa a las 14:30 en Washington, había señalado previamente planes para moderar las subidas, al tiempo que enfatizaba que el ritmo de endurecimiento es menos significativo que el pico y la duración de los tipos en un nivel alto.

La decisión se produce tras cuatro subidas consecutivas de 75 puntos básicos que han elevado los tipos al ritmo más rápido desde que Paul Volcker dirigió el banco central en los años ochenta.

El aumento de los precios al consumo ha comenzado una desaceleración más pronunciada desde su máximo de 40 años a principios de este año. Pero cada vez son más los economistas que creen que la agresiva actuación de la Reserva Federal puede llevar a Estados Unidos a una recesión el año que viene.

Tales preocupaciones han suscitado las críticas de los legisladores, con los senadores demócratas Elizabeth Warren, Bernie Sanders y Sheldon Whitehouse advirtiendo de que las subidas de tipos corren el riesgo de “ralentizar la economía hasta el extremo”.

Los funcionarios dieron una señal más clara de que esperan que los tipos más altos afecten a la economía. Recortaron sus previsiones de crecimiento para 2023, viendo una expansión del 0,5%, según la mediana de las proyecciones publicadas el miércoles. Aumentaron ligeramente su estimación para el PIB de 2022, hasta el 0,5%. Los banqueros centrales aumentaron su previsión de la tasa de desempleo para el próximo año hasta el 4,6%, desde el 3,7% de noviembre.

La distribución de las previsiones de tipos también se inclinó al alza, con siete de los 19 funcionarios viendo los tipos por encima del 5,25% el próximo año.

Los funcionarios de la Reserva Federal aumentaron sus estimaciones para las lecturas principales y subyacentes de su indicador de inflación preferido, el índice de gastos de consumo personal. Ahora ven el PCE en el 3,1% en 2023, frente a una estimación de septiembre del 2,8%, mientras que el subyacente -que excluye alimentos y energía- podría ser del 3,5% para el próximo año.

PUBLICIDAD

La decisión del miércoles pone fin a un año difícil para el banco central estadounidense, que al principio tardó en empezar a endurecer su política monetaria en respuesta a las crecientes presiones sobre los precios.

Desde que en marzo subió los tipos desde casi cero, la Reserva Federal se ha movido agresivamente para ponerse al día, al tiempo que mantiene la esperanza de que pueda lograr un aterrizaje suave que evite un aumento drástico del desempleo.

Las autoridades pretenden ralentizar el crecimiento por debajo de su tendencia a largo plazo para enfriar el mercado laboral -con un número de ofertas de empleo aún muy superior al de parados estadounidenses- y reducir la presión sobre unos precios que se sitúan muy por encima de su objetivo del 2%.

Los funcionarios recibieron algunas buenas noticias el martes, cuando los datos del Gobierno mostraron que los precios al consumo subieron un 7,1% en el año finalizado en noviembre, la tasa más baja de este año.

PUBLICIDAD

Aún así, Powell ha dicho en repetidas ocasiones que está dispuesto a que la economía sufra algo de dolor para reducir la inflación y evitar los errores de la década de 1970, cuando la Fed relajó prematuramente la política monetaria.

--Con la ayuda de Chris Middleton.