Fundador y COO de Má Botanics, Rodrigo Buzeta, en la plantación de cannabis en Pelarco, 250 kilómetros al sur de Santiago.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Hay buenas y malas noticias en lo que respecta al consumo de drogas y alcohol entre los adolescentes. La buena es que cada vez beben menos adolescentes, una tendencia que no ha dejado de mejorar en las dos últimas décadas. La negativa es que el cannabis parece estar recuperando el terreno perdido por el alcohol.

La investigación sigue evolucionando, pero es probable que el descenso del consumo de alcohol entre los adolescentes se deba a una combinación de políticas y campañas de salud pública. Debería aplicarse el mismo nivel de esfuerzo para desincentivar el consumo de cannabis entre los adolescentes, y con rapidez.

Un nuevo estudio que analiza las llamadas a los centros de toxicología de Estados Unidos a lo largo de dos décadas se suma a las pruebas cada vez más numerosas de que cada vez son más los adolescentes que prefieren el cannabis al alcohol. Los investigadores encontraron una disminución gradual en las llamadas relacionadas con el alcohol desde 2010, pero un aumento constante en los casos de cannabis desde 2010 hasta 2017. Los casos desde 2017 se han disparado.

Hubo un aumento particular en los casos de uso indebido de productos comestibles, dice Adrienne Hughes, médico de urgencias de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón que dirigió el estudio. A diferencia de fumar hierba, que produce un efecto inmediato, los comestibles tardan más en hacer efecto y tienen efectos más impredecibles, por lo que es más fácil abusar de ellos.

PUBLICIDAD

El estudio tiene algunas limitaciones. Las llamadas al centro de intoxicaciones suelen proceder de los padres o de un profesional sanitario, lo que significa que el número real de casos de todas las sustancias es probablemente mayor. Además, todos los casos registrados son de consumo intencionado: estos datos no reflejan, por ejemplo, las llamadas recibidas porque un niño se ha comido accidentalmente un comestible pensando que era un caramelo.

El trabajo encaja con otros estudios recientes que sugieren que los adolescentes están cambiando su interés del alcohol al cannabis, y a los comestibles en particular. Un estudio de 2018 que analizó las actitudes y el uso en torno a la droga basado en los hallazgos de la Encuesta Healthy Kids de California. Los investigadores se centraron en una escuela secundaria del norte de California con diversidad racial y étnica y descubrieron que un tercio de los niños habían consumido marihuana, y el 83% de esos niños habían probado comestibles. Ese estudio descubrió un mayor consumo de comestibles entre las chicas, que al mismo tiempo también eran más propensas a considerar que los comestibles eran más arriesgados que fumar marihuana.

Y un estudio reciente dirigido por la epidemióloga de la Universidad de Columbia Katherine Keyes encontró que entre 2000 y 2020, el consumo de cannabis solo entre los estudiantes de último año de secundaria se duplicó de 2011 a 2019 y, al igual que la investigación de California, vio el uso aumentar más rápido entre las niñas.

PUBLICIDAD

Eso coincidió con una caída significativa en las últimas dos décadas en el consumo de alcohol entre adolescentes y adolescentes. El estudio de Keyes encontró que los adolescentes también eran menos propensos a consumir alcohol y cannabis juntos, aunque la disminución fue más sutil.

Dado que el mercado del cannabis está tan fragmentado y no recibe el mismo tipo de escrutinio regulador que los productos del tabaco o el alcohol, la marihuana se vende en formas que resultan atractivas para los niños, como gominolas, caramelos, chocolates y productos horneados. El único resquicio de esperanza es que el mercado aún no ha visto a un gran actor lanzar un solo producto que haya despegado; en otras palabras, el equivalente al Juul aún no ha entrado en escena.

Pero sin una regulación de estos productos, es sólo cuestión de tiempo, dice Sharon Levy, directora del Programa de Abuso de Sustancias en Adolescentes del Hospital Infantil de Boston. “Si una de estas grandes empresas fabricara algo que pudiera distribuirse por todo el país”, podría producirse una oleada de jóvenes consumidores.

A menudo se considera (correctamente) que el cannabis es la opción menos nociva del menú de drogas recreativas. Pero eso no significa que no haya muchas razones para retrasar su consumo entre los niños. Aunque las pruebas de su efecto en el cerebro en desarrollo siguen siendo objeto de debate, los estudios han demostrado que el consumo de marihuana en la adolescencia tiene un impacto negativo tanto en el rendimiento académico como en el estatus socioeconómico en la edad adulta. Algunas investigaciones sugieren que los niños son mucho más vulnerables a la adicción al cannabis que los adultos, un problema aparentemente exacerbado por la extrema potencia de algunos productos.

PUBLICIDAD

Para frenar el consumo de cannabis entre los adolescentes, deberíamos aprender de la disminución del consumo de alcohol entre los adolescentes. Y los investigadores tienen algunas teorías sólidas. Keyes sospecha que gran parte de ello se debe al gigantesco esfuerzo de las políticas públicas y de salud pública para prevenir el consumo de alcohol entre los menores, ya sea estableciendo límites mínimos de edad, educando a los niños y a sus padres, o esforzándose por reducir el consumo de alcohol en los campus universitarios. “Mi opinión es que, cuando se convierte en una prioridad, se puede hacer mucho por la salud pública”, afirma Keyes.

Ese mismo planteamiento parece haber funcionado en el caso del abuso de medicamentos sin receta para la tos. El estudio de Hughes mostró un descenso vertiginoso de las llamadas al centro de intoxicaciones relacionadas con el dextrometorfano, ingrediente del jarabe para la tos. En la última década, los productos con ese ingrediente se han vuelto mucho más difíciles de comprar para los niños, ya que algunos estados han promulgado leyes que prohíben su venta a menores de 18 años sin receta, y se ha realizado un esfuerzo concertado de salud pública para reducir el consumo entre los adolescentes.

Ahora se necesita un esfuerzo similar para el cannabis, cuyo entorno legal y comercial está cambiando rápidamente. El enfoque poco sistemático de la legalización ha dejado muchas lagunas de recursos, en las que están cayendo niños y adolescentes.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.