Brasil en español

Brasil: bono para proteger el Amazonas gana impulso entre inversores ESG

La potencial propuesta está ganando tracción entre banqueros, inversores e investigadores, que dicen que el país debería seguir los pasos de otras naciones latinas que han emitido deuda sostenible

Imagen del Amazonas
Por Greg Ritchie
21 de diciembre, 2022 | 02:56 AM

Bloomberg — El gobierno brasileño entrante podría reafirmar sus credenciales climáticas con la venta de un bono cuyos pagos de intereses dependan de su capacidad de proteger el Amazonas.

La potencial propuesta está ganando tracción entre banqueros, inversores e investigadores, que dicen que el país debería seguir los pasos de otras naciones latinas como Chile y Uruguay, que han emitido deuda sostenible.

En el caso de Brasil, el objetivo climático debería ser reducir las áreas de deforestación del amazonas, algo que sea verificado por un tercero.

PUBLICIDAD

La estructura no estaría exenta de desafíos, sobre todo considerando que el país no está familiarizado con bonos ESG y el contexto negativo para los bonos a nivel global.

Pero sería una señal de que Luiz Inácio Lula da Silva, que asumirá el cargo el 1 de enero de 2023, se toma en serio la nueva postura del país respecto a la biodiversidad y el cambio climático.

“Es una idea fantástica”, afirma Graham Stock, estratega soberano de mercados emergentes de RBC BlueBay Asset Management y copresidente del Diálogo Político de los Inversores sobre la Deforestación, una coalición que trabaja con organismos públicos y asociaciones industriales sobre este tema. “Sería poner su dinero donde está su boca para decir que vamos a comprometernos y vincular nuestros pagos de intereses a ello”.

PUBLICIDAD

Aunque el concepto no es nuevo -el Banco Mundial propuso una estructura de este tipo a principios de este año-, parecía poco probable bajo el mandato del presidente saliente, Jair Bolsonaro, cuyas políticas medioambientales provocaron la condena internacional. En cambio, Lula ha sido aclamado por los ecologistas por sus promesas de preservar la mayor selva tropical del mundo.

La tasa de deforestación cayó con Luladfd

“Un bono vinculado a la sostenibilidad diseñado para acelerar el cumplimiento del objetivo de deforestación cero del presidente Lula indicaría que el gobierno tiene piel en el juego”, dijo Nick Robins, cofundador del grupo de investigación Planet Tracker, que ha impulsado la estructura. Confirmaría que “Brasil ha vuelto con una respuesta innovadora a la urgencia de la situación”.

Brasil tiene una influencia relevante en la salud climática del planeta dado que más del 40% del país está cubierto de selva tropical, que alberga una de las mayores biodiversidades del planeta. Además, la Amazonia almacena suficiente carbono, que si se liberara en su totalidad equivaldría a unos 730.000 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente, cantidad equivalente a 20 años de emisiones mundiales al ritmo actual.

Incluso con una ligera reducción en 2022, la deforestación amazónica se disparó a 11.400 kilómetros cuadrados al año de media durante el mandato de Bolsonaro, frente a los 7.100 de 2015 a 2018. Esas tasas se redujeron significativamente durante el gobierno de dos mandatos de Lula, entre 2003 y 2010.

Los bonos ligados a la sostenibilidad -que normalmente hacen que las empresas paguen un cupón más alto si no alcanzan objetivos ambientales, sociales y de gobernanza predeterminados- se han convertido en un mercado de US$200.000 millones, pero los gobiernos han sido más lentos en adoptar el formato. Algunos profesionales del mercado afirman que los prestatarios soberanos deberían adoptar cupones decrecientes, en los que el emisor paga menos intereses por cumplir los objetivos. El debut de Uruguay en el mercado significa que sus costos por intereses podrían subir o bajar en función de cómo cumpla sus objetivos verdes.

Álvaro Vivanco, responsable de mercados emergentes y estrategia ESG de NatWest Markets, afirma que el bono de Brasil debería comprometerse a poner fin a la deforestación para 2030. Si la nación se desvía de esta trayectoria preacordada, el cupón podría ajustarse anualmente con un cambio máximo de dos puntos porcentuales en cualquier dirección, propone.

PUBLICIDAD
El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silvadfd

“Es sencillo, objetivo, medible y posiblemente una de las formas más directas de lograr un impacto global”, dijo. “Un instrumento bien diseñado suscitaría el interés mundial de una amplia gama de inversores”.

Hay muchos retos por delante. Brasil ha reducido las ventas de bonos globales y nunca ha emitido un bono verde o social soberano. Aunque el Tesoro de la nación se puso en contacto con países con experiencia en la emisión de este tipo de deuda y con el Banco Mundial para discutir la idea, no se han establecido planes firmes. El mes pasado, los funcionarios estaban trabajando para identificar los programas que podrían financiarse a través de este tipo de bonos, dijo el Tesoro en una respuesta por escrito a las preguntas.

También se plantea el problema de cómo evaluar si los objetivos son suficientemente ambiciosos en medio de la preocupación por el “lavado verde”. René Lichtschlag, gestor de carteras de renta fija de mercados emergentes en Union Investment, señala que el debut de Uruguay a principios de este año tenía el objetivo de ampliar la superficie forestal del país a los niveles de 2012 para 2025, pero no estaba claro cuál es el tamaño actual de esa superficie.

PUBLICIDAD

“Sería importante garantizar un marco de gobernanza sólido y fijar objetivos y bases de referencia que garanticen la adicionalidad a los esfuerzos existentes para reducir la deforestación”, afirmó Jan Erik Saugestad, Director Ejecutivo de la noruega Storebrand Asset Management, que es la otra copresidenta de la IPDD. “También deben incluirse salvaguardias sociales como el respeto de los derechos de los pueblos indígenas”.

La deforestación surgió repetidamente en la cumbre internacional sobre el clima COP27 del mes pasado, en la que Lula pronunció su primer discurso internacional desde que fue elegido en octubre. Stock, de BlueBay, afirma que aún no ha presionado para conseguir un SLB para la Amazonia, pero que tiene intención de hacerlo una vez que la nueva administración llegue al poder y haya claridad sobre sus políticas.

PUBLICIDAD

“Es posible que las futuras administraciones no estén totalmente alineadas con las políticas medioambientales de la anterior”, afirma Vivanco, de NatWest. “Pero al menos hay una recompensa o un castigo por volverse contra ellas”.

--Con la colaboración de Martha Beck.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD