Mercados

Acciones de Tesla sufren el peor año de su historia y 2023 también pinta mal

Había perdido más del 60% hasta el cierre del martes, lo que supone una caída anual récord y la pérdida de unos US$626.000 millones de valor para los accionistas

Tesla Inc. en Petaluma, California, EE.UU., el jueves 24 de septiembre de 2020.
Por Esha Dey
21 de diciembre, 2022 | 08:24 PM

Bloomberg — Hace un año, Tesla Inc. (TSLA) parecía imbatible, con sus acciones cerca de un máximo histórico en medio de un optimismo desbordante por el mercado mundial de vehículos eléctricos. Ahora los inversores se esfuerzan por ver un fondo.

La acción nunca fue para los débiles de corazón, dada su volatilidad y el estilo mercurial de su presidente ejecutivo, Elon Musk. Sin embargo, la magnitud de la caída de este año es asombrosa: Ha perdido más del 60% hasta el cierre del martes, lo que supone una caída anual récord y la pérdida de unos US$626.000 millones de valor para los accionistas.

Dos años después de que Tesla se incorporara al índice S&P 500, los inversores se enfrentan a una nueva realidad. La competencia de los grandes fabricantes de automóviles se está intensificando, amenazando la cuota de mercado dominante de Tesla. Los analistas tampoco ven muchos planes para reavivar el tipo de demanda rabiosa de acciones que se vio en 2020. Mientras tanto, la acción está un 40% por debajo del nivel al que se incorporó al índice de referencia.

PUBLICIDAD

“Toda esta narrativa de que Tesla es líder en todo lo que hace se está desvaneciendo”, dijo Jeffrey Osborne, analista de Cowen & Co. que tiene el equivalente a una calificación de mantener en la acción. “Las acciones de Tesla tienden a funcionar mejor cuando se puede crear una narrativa febril sobre algo que se avecina. No está claro qué es lo que va a entusiasmar en el nuevo año”.

Las acciones han caído más de un 60% este año, muy por detrás de los índices más ampliosdfd

Según el analista, el esperado software de conducción y la tecnología de baterías de la empresa no están cumpliendo los plazos previstos. Además, el diseño futurista de su cibercamión puede dificultar su venta como vehículo convencional. Tesla no respondió a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico.

Los analistas se han apresurado a reevaluar sus perspectivas ante la caída libre de las acciones, unas expectativas de beneficios más modestas y el reajuste general de las valoraciones de las empresas en crecimiento: El precio medio objetivo de Wall Street para Tesla ha caído a su nivel más bajo en más de un año.

PUBLICIDAD

El valor cayó un 8,1% el martes, hasta US$137,80, su nivel más bajo desde noviembre de 2020, después de que Evercore ISI y Mizuho Securities se convirtieran en los últimos en recortar sus previsiones. El miércoles, cayó brevemente por debajo de 136,03 dólares, el nivel en el que cotizaban las acciones en noviembre de 2020, cuando S&P Dow Jones Indices anunció que la acción se incluiría en el índice S&P 500.

Dada la caída de la acción, el objetivo medio de los analistas de alrededor de US$259 -que está muy lejos del cierre récord de US$409,97 tocado en noviembre del año pasado- implica una ganancia de aproximadamente el 90% en los próximos 12 meses desde el cierre del martes, lo que sugiere que puede haber espacio para que esa brecha se reduzca.

Los analistas recortan sus objetivos de precio en medio de la preocupación por la demanda y el caos en Twitterdfd

Es un cambio asombroso con respecto a hace un año, cuando Tesla estaba valorada en casi 1 billón de dólares, los beneficios superaban sistemáticamente las expectativas y la demanda de vehículos eléctricos parecía a punto de dispararse con el anuncio de políticas de energía verde por parte de más países.

“Bruce Kahn, gestor de carteras de Shelton Capital Management, que a finales de septiembre poseía 236.000 acciones de Tesla, afirma: “Los inversores prevén un aumento espectacular de los ingresos y una ampliación de la capacidad de fabricación. La expectativa es que las ventas puedan pasar de 1 millón de coches a 3 millones, pero la “realidad es que aún no”.

Por supuesto, las acciones tecnológicas han sufrido en general a medida que la Reserva Federal subía los tipos de interés para controlar la inflación, desatando la angustia por una posible recesión.

Pero las acciones de Tesla han sido de las más débiles, en parte por la preocupación de que una recesión pueda reducir la demanda de los costosos vehículos eléctricos. Sólo Meta Platforms Inc. ha registrado un descenso más pronunciado entre los 10 miembros del índice FANG+ de la Bolsa de Nueva York.

PUBLICIDAD

La compra de Twitter Inc. por parte de Musk empeoró las cosas, ya que creció la preocupación de que su preocupación por la plataforma de medios sociales estaba reduciendo su enfoque en Tesla. También vendió una parte de sus acciones para ayudar a financiar la operación.

Sin embargo, en cuanto a valoración, Tesla sigue siendo el cuarto valor más caro del índice FANG+ de la Bolsa de Nueva York, con un múltiplo de 33 veces los beneficios estimados para 2022.

La empresa vale casi US$440.000 millones, mucho más que cualquier otro gran fabricante mundial de automóviles. La japonesa Toyota Motor Corp, la segunda mayor, está valorada en aproximadamente la mitad. Se calcula que Toyota venderá 8,9 millones de coches en el año fiscal 2023, que finaliza el 31 de marzo, mientras que las entregas de Tesla en 2022 se situarán en torno a 1,3 millones de vehículos, según datos recopilados por Bloomberg. Los alcistas señalan que los márgenes de Tesla son mucho mayores.

PUBLICIDAD

“Tesla sigue cotizando como una empresa tecnológica, como una empresa de alto crecimiento, mientras que otros fabricantes de automóviles no lo son”, dijo Kahn de Shelton. “La valoración sigue pareciendo rica, porque la gente cree que el complejo de los vehículos eléctricos crecerá exponencialmente y Tesla será uno de los principales actores en él”.

Para algunos, todo esto sugiere que hay margen para que las acciones sigan cayendo. Desde luego, el impulso no está del lado de Tesla. Ningún acontecimiento ha conseguido animar las acciones durante mucho tiempo en 2022, desde la decisión de dividir las acciones o la posibilidad de una recompra de acciones. La encuesta de Musk en Twitter sobre su dimisión como consejero delegado de la compañía tampoco ha logrado frenar la caída. Y su posterior confirmación el martes de que efectivamente renunciará al cargo no ha provocado ningún rally de alivio importante.

PUBLICIDAD

Es un momento de ajuste de cuentas para los inversores de Tesla, muchos de los cuales consideran que la capacidad de Musk para llevar a la empresa al éxito constituye la base de su potencial. Eso explica en parte por qué en un año en el que se espera que los beneficios de Tesla crezcan más de un 80% y los ingresos aumenten casi un 55%, la caída de las acciones ha sido tan profunda.

“Desde el punto de vista de la marca, Elon Musk es Tesla y Tesla es Elon Musk”, afirma Robert Schein, director de inversiones de Blanke Schein Wealth Management, que posee acciones de Tesla. “Cuanto más utilice Elon Twitter de forma política, más está empañando potencialmente la marca Tesla”.

Schein, que espera que la empresa sea líder en vehículos eléctricos a largo plazo, está esperando a que la acción caiga más para añadir acciones.

“Si Tesla cae entre un 15% y un 20% a partir de ahora, compraremos”, dijo.

PUBLICIDAD