Mercados

La guerra de Rusia convierte a las divisas vecinas en las mejores del mundo

Los rusos que huyen de la guerra transfieren dinero a los países vecinos, beneficiando sus economías

Taris
Por Bloomberg News
22 de diciembre, 2022 | 03:57 AM

Bloomberg — La emigración rusa provocada por la guerra de Vladimir Putin en Ucrania ha situado este año a las divisas de las exrepúblicas de la Unión Soviética a la cabeza de la clasificación internacional.

Tanto Georgia y Armenia, en la región del Cáucaso, como Tayikistán, en el centro de Asia, figuran entre los Estados que mejor se han comportado con respecto al dólar estadounidense, desde que decenas de miles de residentes rusos se instalaran en ellos a partir de febrero, trayéndose con ellos el equivalente a varios miles de millones de dólares en ahorros.

Se trata de pequeños refugios interesantes, ya que no se requieren visados, el idioma ruso está muy extendido y no existen obstáculos para transferir fondos a los bancos de la región.

PUBLICIDAD

El dram de Armenia ha ganado más de un 22% en relación con el dólar desde el inicio del 2022, lo que le convierte en la divisa más apreciada del mundo, según indican los datos recabados por Bloomberg. El lari de Georgia y el somoni de Tayikistán se han fortalecido en más de un 16% y un 10%, por encima de las ganancias del rublo ruso, que ha dejado de ser una divisa de libre negociación desde el establecimiento de controles de capital de urgencia que han puesto un límite a su caída.

“Son los rusos, que se mudaron a estos países durante mucho tiempo debido a problemas geopolíticos, quienes mantienen su dinero en esas monedas y elevan el tipo de cambio”, dijo Natalia Milchakova de Freedom Holding Corp.

Dinero rusodfd

La guerra explica que las remesas que ingresan a Georgia desde Rusia se quintuplicaron en lo que va del año, equivalente a más del 60% de todas las transferencias y superando los US$1.750 millones, según el Banco Nacional de Georgia. Las transferencias de dinero a Armenia ascendieron a US$2.800 millones en los primeros diez meses, casi el cuádruple en comparación con el mismo período de 2021. En octubre, alcanzaron el nivel más alto desde al menos 2004, dijo el banco central de Armenia.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, el impacto monetario de las oleadas de llegadas de rusos es mayor en las exrepúblicas más pequeñas. Kazajistán, cuya población de 19 millones es aproximadamente 6 veces mayor que la de Armenia y Georgia, también ha recibido flujos rusos, pero su moneda el tenge va camino de terminar el año con una pérdida del 7,5% frente al dólar.

Las ganancias económicas no eran un hecho al comienzo de la guerra, y se esperaba que los vecinos de Rusia sufrieran a medida que su mayor socio comercial se doblegaba ante las sanciones internacionales. En realidad, las enormes entradas de capital han aumentado sus reservas de divisas y mejorado su saldo en cuenta corriente. La economía de Armenia se expandió en dos dígitos en el segundo y tercer trimestre, mientras que la economía de Georgia registró un crecimiento de casi el 10% en los tres meses hasta septiembre.

Tranferencias desde Rusiadfd

Para Tayikistán, las transferencias de dinero aumentaron al menos un 50% en la primera mitad del año, dijo Natalia Lavrova de BCS Financial Group, citando datos de la balanza de pagos. Eso ha puesto a la economía de la nación sin salida al mar en camino de expandirse un 7% este año, en comparación con las predicciones anteriores de un 4-5%, dijo.

El Fondo Monetario Internacional elevó el pronóstico de crecimiento económico de Georgia para todo el año al 10%, señalando “un aumento en la inmigración y las entradas financieras provocadas por la guerra”. Mientras tanto, el banco central de Armenia elevó su pronóstico de crecimiento del PIB del 4,9% al 13% debido a la afluencia de rusos, informaron los medios locales, citando al gobernador Martin Galstyan.

“El fuerte aumento de las remesas sin duda explica un crecimiento tan rápido”, dijo Lavrova de BCS. Tanto en Armenia como en Georgia, las transferencias de dinero generaron una mayor demanda de los consumidores y la construcción de viviendas, dijo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD