Justices of the US Supreme Court during a formal group photograph at the Supreme Court in Washington, DC, US, on Friday, Oct. 7, 2022. Seated from left: Associate Justice Sonia Sotomayor, Associate Justice Clarence Thomas, Chief Justice John Roberts, Associate Justice Samuel Alito Jr. and Associate Justice Elena Kagan. Standing from left: Associate Justice Amy Coney Barrett, Associate Justice Neil Gorsuch, Associate Justice Brett Kavanaugh and Associate Justice Ketanji Brown Jackson. The court opened its new term Monday with a calendar already full of high-profile clashes, including two cases that could end the use of race in college admissions.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Los pronosticadores políticos se enfrentan a una montaña de incógnitas para el próximo año, empezando por si el presidente Joe Biden optará a un segundo mandato. Hay otras incógnitas, como si el expresidente Donald Trump será acusado formalmente de un delito o si el congresista Kevin McCarthy logrará ser elegido presidente de la Cámara de Representantes por el partido republicano. A continuación, otros cinco acontecimientos que estoy observando y que pueden agitar el panorama político del país.

¿Cumplirá el Gobierno de EE. UU. con el pago de su deuda?

El Gobierno federal alcanzará su límite de endeudamiento el año que viene. Si el Congreso no eleva el techo de endeudamiento como hace periódicamente, el gobierno federal dejaría de pagar su deuda por primera vez en la historia, un acontecimiento que, según muchos economistas, desencadenaría una crisis inmediata en los mercados financieros.

Podría ocurrir de verdad. Ahora que los republicanos se han hecho con el control de la Cámara de Representantes, hablan de utilizar la necesidad de aumentar el límite para forzar cambios políticos. Pero el verdadero problema no es una posible ruptura de la negociación; es que muchos republicanos de la Cámara de Representantes simplemente no votarán a favor de un aumento del límite de deuda, independientemente de las circunstancias. De hecho, esos republicanos podrían estar inclinados a castigar a cualquier presidente republicano de la Cámara que lleve la medida al pleno.

Es casi seguro que habrá una mayoría bipartidista en la Cámara a favor de un aumento sin condiciones. Pero el partido mayoritario determina lo que se somete a votación, y no está claro que ningún portavoz republicano lo permita. Por desgracia, en general es una apuesta segura que en el Congreso ocurra algo que sólo requiera inacción, frente a algo que requiera acción.

PUBLICIDAD

¿Provocará la Cámara Baja un juicio político de Biden bajo el control republicano?

Si las elecciones de 2022 les hubieran ido mejor, lo más probable es que los republicanos de la Cámara de Representantes hubieran impulsado un juicio político contra Biden. E incluso con su desempeño menos que dominante, todavía podrían buscar uno. Sabemos que Trump quiere eliminar parte del estigma de sus dos propios juicios políticos, y tiene muchos amigos en la Cámara. Además, dentro del Partido Republicano, es difícil decir que no a los ataques contra los demócratas, y siempre hay alguien cerca para subir el tono.

Hacerle juicio político a Biden requeriría la cooperación de casi todos los republicanos de la Cámara, una perspectiva incierta. Sin embargo, incluso si el intento estuviera condenado al fracaso en la Cámara, hay muchos republicanos que quieren dejar constancia de su voto a favor de la destitución.

A diferencia de una suspensión de pagos, los efectos serían en gran medida simbólicos. Pero el daño simbólico al orden constitucional importa, y también están los costos reales de distraer a la Casa Blanca y al Congreso del gobierno.

PUBLICIDAD

Observarán que no he mencionado nada sobre los motivos para la destitución. Eso es porque no hay motivos legítimos, aunque eso probablemente no importe a los republicanos que lideran la acusación.

¿El reclutamiento republicano para elecciones cruciales será mejor que en 2022?

Esta será una gran historia en 2023. En los años impares es cuando se produce la mayor parte de la captación de candidatos para el Senado y las elecciones a gobernador. En 2021, los republicanos sufrieron un revés tras otro, ya que candidatos aparentemente fuertes como el gobernador de New Hampshire, Chris Sununu, y el gobernador de Arizona, Doug Ducey, decidieron no desafiar a los senadores demócratas en ejercicio. El resultado fue un grupo de candidatos históricamente débil y unas derrotas históricamente inusuales para un partido que no tiene el control de la presidencia.

Lo que no está nada claro es si los republicanos están arreglando lo que estaba roto. Los futuros candidatos podrían seguir asustados por la posibilidad de que figuras leales a Trump con dudosas cualificaciones tuvieran ventaja en las primarias del partido. Y los políticos interesados en crear políticas públicas conservadoras podrían seguir sin creer que fuera posible hacerlo en un partido que valora la indignación por encima de la sustancia.

Mientras tanto, en Pensilvania, el derrotado candidato a gobernador Doug Mastriano ya está compartiendo encuestas (aparentemente falsas) para la contienda al Senado de 2024, por lo que no es una buena señal para los republicanos.

PUBLICIDAD

¿Se jubilará la jueza del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor?

Tras la muerte de Ruth Bader Ginsburg durante la presidencia de Trump, los demócratas se volvieron más conscientes de los beneficios de un retiro estratégico de la Corte Suprema. Algunos están empezando a animar a Sonia Sotomayor, de 68 años, e incluso a Elena Kagan, de 62, a renunciar mientras haya un demócrata en la Casa Blanca y una mayoría demócrata en el Senado -ninguno de los cuales está garantizado después de 2024-.

Incluso si Biden u otro demócrata es presidente en 2025, los republicanos han dejado bastante claro que bloquearían a cualquier candidato demócrata al Alto Tribunal si de ellos dependiera. La última vez que un Senado de mayoría republicana confirmó a un juez de la Corte Supremo propuesto por un demócrata fue en el siglo XIX.

Y con un mapa del Senado muy favorable en este ciclo, el partido republicano está en posición de ganar dos escaños (y la mayoría del Senado) incluso si es un año decente en general para los demócratas. Tampoco es difícil imaginar que los demócratas tarden 12 años -o más- en recuperar la presidencia y la mayoría en el Senado.

PUBLICIDAD

El juez Clarence Thomas decidió no retirarse cuando los republicanos tenían el control unificado; cumplirá 75 años en junio, y sin duda podría estar cerca la próxima vez que un republicano en la Casa Blanca consiga confirmar a un candidato igualmente conservador. Pero cualquier juez de más de 65 años corre un riesgo real de poner en peligro los principios por los que luchó si no se retira estratégicamente. Sotomayor tendrá que decidir, y los demócratas se asegurarán de que sepa lo que está en juego.

¿Influirán los resultados electorales en la Corte Suprema?

La Corte Suprema actual tiene algo más que una mayoría muy conservadora. Como vimos en varias decisiones, pero especialmente en la sentencia Dobbs que anuló Roe contra Wade, es un tribunal agresivo y deseoso de influir en la política pública.

Los jueces de la Corte Suprema tienen cargos vitalicios y no tienen que preocuparse por las próximas elecciones. Pero los actores de los partidos sí se preocupan por esas cosas. Y hoy en día todos los jueces de la Corte Suprema actúan como si fueran partidistas. La preocupación por los efectos electorales puede ser la razón por la que el presidente de la corte, John Roberts, en muchos casos, incluido el de Dobbs, ha actuado con menos agresividad que los demás conservadores. Después de que se atribuyera a la decisión sobre el aborto el mérito de haber ayudado a los demócratas en las elecciones de mitad de mandato, la cuestión es si uno o más jueces conservadores moderarán su enfoque.

Es posible que los republicanos en general consideren que la compensación -una decisión radical sobre el aborto a cambio de unas decepcionantes elecciones de mitad de legislatura- ha merecido la pena. Aun así, Roberts podría encontrar algunos aliados entre los jueces que creen que es mejor para el partido obtener resultados conservadores en incrementos más pequeños, en lugar de a través de decisiones radicales como Dobbs. Con varias decisiones candentes esperadas en los próximos meses, incluyendo asuntos como el poder de las legislaturas estatales sobre las elecciones, la acción afirmativa y la regulación medioambiental, las consecuencias de la elección entre el incrementalismo y agarrar lo que puedan rápidamente podrían ser enormes.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.