Los peatones miran una pantalla electrónica y un teletipo digital en el edificio de la Bolsa de Bombay (BSE) en Mumbai, India, el lunes 3 de febrero de 2020.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Comparado con la situación de hace un año y medio, cuando apenas había empezado a reabrirse su economía tras una devastadora oleada de la variante delta del Covid-19, el mercado bursátil de la India no ha variado en términos de dólares. No obstante, su peso en el índice MSCI de mercados emergentes ha superado con creces al de Taiwán y Corea del Sur y se ha situado en segundo lugar, principalmente a expensas del principal exponente el indicador: China.

Desde junio de 2021, la renta variable de la segunda economía mundial se ha desplomado en dos quintas partes debido a las políticas aislacionistas de Pekín (Covid-19), las turbulencias del sector inmobiliario y una campaña antimonopolio contra las empresas tecnológicas del país. Si China ha estado sumida en un exceso de pesimismo, lo contrario ocurre en la India. Gracias a la demanda urbana reprimida tras la pandemia, las acciones han resistido razonablemente bien a pesar del agresivo endurecimiento monetario de la Reserva Federal estadounidense.

PUBLICIDAD

En consecuencia, mientras que la cuota de China en el MSCI EM ha caído hasta el 28%, desde el 35% de mayo de 2021, la de la India ha subido hasta el 15%, desde el 10%.

¿Pondrá fin la actual reapertura de la economía china a los mejores resultados de la India? Esa será la pregunta que se harán los inversores mundiales en 2023.

PUBLICIDAD

Si la experiencia de otros países sirve de guía, el paso de tener un objetivo de cero infecciones a dejar que el virus se propague por las comunidades será caótico y posiblemente mortal para los ancianos chinos, de los que sólo el 40% tiene vacunas de refuerzo. Sin embargo, una transición decisiva puede ayudar a sacar la confianza de los consumidores y las empresas de sus mínimos casi históricos, sacudir el mercado inmobiliario de su letargo y acelerar las ventas de automóviles. Esto también puede llevar a los analistas a aumentar sus previsiones de crecimiento de los beneficios del 4% en los próximos 12 meses. Antes de la pandemia, esas expectativas se situaban en el 17%.

A pesar del fin del cero Covid, las estimaciones de los analistas sobre los beneficios empresariales a 12 meses vista son mucho más pesimistas para China que para la Indiadfd

En la India, tanto el dolor de Covid-19 como las ganancias de la reapertura han quedado atrás. La economía está perdiendo impulso, aunque el mercado sigue espumoso. Incluso con cierta cautela en las estimaciones debido a la elevada inflación (que afecta a los márgenes de las empresas de consumo locales) y a la ralentización mundial (que afecta a los exportadores de software), el consenso espera que los beneficios aumenten un 18% en los próximos 12 meses. El optimismo es mayor en los bancos. Se están beneficiando de mayores volúmenes de negocio, así como de precios superiores: Los elevados precios de las materias primas han impulsado la demanda de préstamos de capital circulante, al tiempo que el aumento de las tasas ha apuntalado los márgenes de interés.

PUBLICIDAD

Los argumentos a favor de una cierta rotación de los valores indios a los chinos ya se están consolidando. Recientemente, BNP Paribas rebajó la calificación de India de “sobreponderar” a “neutral”, eliminando los valores de consumo básico del país de su cartera modelo y recortando la exposición a los exportadores de software. “Nuestra cautela táctica sobre la India se debe a las elevadísimas valoraciones relativas del mercado y a la posibilidad de que los fondos se reasignen al norte de Asia con la reapertura de China”, afirma Manishi Raychaudhuri, responsable de análisis de BNP para Asia. La opinión de consenso sobre los valores orientados al consumo de la India es probablemente demasiado optimista, mientras que el presupuesto del Gobierno federal (el último antes de las elecciones de 2024) podría introducir volatilidad adicional, añade.

Una vez superada la caótica fase de la reapertura de China, los inversores podrían interesarse por un mercado más amplio; las exageradas valoraciones de la India podrían estar en peligrodfd

A largo plazo, India quiere reforzar su atractivo inversor presentándose como una alternativa a China. Con las políticas del presidente Xi Jinping agravando las desavenencias con Occidente, el primer ministro Narendra Modi está presentando su país como destino para que las multinacionales reduzcan su sobreexposición a las cadenas de suministro chinas.

PUBLICIDAD

No hay garantías de que la apuesta, respaldada por US$24.000 millones en subvenciones a los fabricantes, funcione. Como señalaron Arvind Subramanian, asesor económico de la administración Modi hasta 2018, y Josh Felman, exfuncionario del Fondo Monetario Internacional en Nueva Delhi, en un reciente artículo de Foreign Affairs: “India se enfrenta a tres grandes obstáculos en su intento de convertirse en ‘la próxima China’; los riesgos de inversión son demasiado grandes, la inercia política es demasiado fuerte y los desequilibrios macroeconómicos son demasiado grandes.”

El peso de la economía más pequeña en el Índice MSCI de Mercados Emergentes ha saltado al puesto nº 2, a medida que la importancia de su mayor rival se ha reducido.dfd

Otros países también pueden buscar ese objetivo Vietnam, más abierto al comercio que India, va camino de dejar a Gran Bretaña fuera de la lista de este año de los siete mayores socios comerciales de bienes de Estados Unidos. La potencia manufacturera del sudeste asiático ni siquiera figuraba entre los 15 primeros hasta 2019. Además, por muy atractivas que sean sobre el papel las políticas de Nueva Delhi, no es seguro en absoluto que se apliquen de forma imparcial y no se modifiquen para beneficiar a los campeones nacionales: “los gigantescos conglomerados indios a los que el Gobierno ha favorecido”, según Subramanian y Felman.

PUBLICIDAD

Sólo las empresas controladas por Gautam Adani, el empresario indio más rico, han representado un tercio del aumento del 33%, en términos de moneda local, desde 2021 en el BSE 500, un amplio índice de las mayores empresas del país. Si añadimos el imperio de las telecomunicaciones y la petroquímica de su rival Mukesh Ambani, la mitad de las ganancias corresponden a los dos magnates más ricos.

Hasta ahora, sin embargo, la creciente concentración de riqueza parece haber funcionado bien para los inversores locales, que no se muestran ni demasiado escépticos sobre el destino de su país ni demasiado críticos con su dirección. Eso se debe a que su prosperidad también está enganchada al mismo carro de las políticas procapitalistas. Hace cuatro años, las mayores empresas de la India obtuvieron unos ingresos combinados antes de impuestos de 7 billones de rupias (US$85.000 millones), de los que el erario público se llevó casi un tercio. Ahora, el beneficio antes de impuestos ha subido a 13 billones de rupias, pero la parte del gobierno ha caído a cerca de una cuarta parte. La importancia relativa de los impuestos indirectos (incluidos los derivados del petróleo) ha crecido.

PUBLICIDAD
 India Inc. pagó aproximadamente un tercio de sus beneficios antes de impuestos al fisco en el año fiscal 2018; esa cifra se redujo al 24% en 2022dfd

No es un gran resultado para los pobres de la India, que se ven más perjudicados que los ricos por los gravámenes sobre el consumo, especialmente en un entorno inflacionista. Pero en la medida en que la carga impositiva recaiga sobre las empresas, es poco probable que el mercado bursátil cuestione la ausencia de un poder adquisitivo significativo más allá de una pequeña clase acomodada. La economía asalariada de la India se ha convertido en una empresa impulsada por los beneficios, y los inversores nacionales parecen estar de acuerdo con ello. En cinco años, las inversiones gestionadas en India (seguros de vida, fondos de inversión, cuentas de jubilación, fondos de cobertura y servicios de cartera) han crecido hasta el 57% del producto interior bruto desde el 41%, según Crisil, filial de S&P Global Inc. A medida que la búsqueda de rentabilidad llegue a ciudades y pueblos más pequeños, es posible que este sector de US$1,6 billones no tarde mucho en alcanzar los 2 billones de depósitos bancarios a plazo fijo.

Con salidas netas superiores a los US$187.000 millones, la salida de los inversores mundiales de China este año ha sido mucho más brutal que los US$17.000 millones que han retirado de la India. A medida que China se reabra, seguramente pondrán más dinero a trabajar en la República Popular. Incluso si algunos de esos fondos llegan a expensas de la India, es importante recordar que el rápido crecimiento de la liquidez institucional local está erosionando la influencia de los gestores de fondos extranjeros. Mientras India Inc. ofrezca un crecimiento razonable de los beneficios, los extranjeros no podrán ignorar un país donde una clase inversora nacional cada vez más musculosa ha llegado a adorar los beneficios.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.