Pelé
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — El debate sobre si Pelé, fallecido el jueves a los 82 años, fue el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos nunca quedará zanjado (para lo que vale, creo personalmente que ese título le corresponde a Leo Messi). Pero no cabe duda de que fue el jugador más importante de la historia del deporte más popular del mundo.

El fútbol moderno, un espectáculo con miles de millones de seguidores que genera ingresos por valor de cientos de miles de millones de dólares, no sería posible sin Pelé. Como primera superestrella deportiva verdaderamente internacional, hizo accesible el juego a un público mundial. A su vez, atrajo la atención de anunciantes y patrocinadores que ansiaban la atención de ese público.

PUBLICIDAD

Y el hecho de que Pelé fuera una persona de color fue vital para su atractivo y para el efecto contagio que tendría en el fútbol.

Cuando apareció por primera vez en la escena mundial, en la Copa Mundial de 1958 en Suecia, el deporte seguía siendo predominantemente cosa de hombres blancos. Las cinco ediciones anteriores del torneo habían sido ganadas por Italia, Uruguay y Alemania Occidental. La clasificación de Brasil para la final de 1950 fue un presagio del cambio que se avecinaba, pero fue la llegada de Pelé, de 17 años, dos torneos más tarde, la que reunió la amalgama perfecta de talento, carisma y éxito necesaria para acabar con la división racial.

PUBLICIDAD

De repente había un jugador con el que el público no blanco podía identificarse por reflejo. Mientras los espectadores europeos se quedaban boquiabiertos con sus proezas deportivas, los niños y niñas que jugaban en las calles y campos de Asia y África se veían reflejados en él. También ayudó el hecho de que viniera del lado equivocado de las vías, del municipio de Bauru, en el estado brasileño de São Paulo.

En esto, Pelé precedió en unos años al boxeador Muhammad Ali, el siguiente deportista de color en convertirse en un ícono mundial. En los años sesenta, era difícil saber cuál de ellos tenía la cara más famosa del planeta. Sospecho que era el brasileño.

PUBLICIDAD

Inevitablemente fue apodado la “Perla Negra” por los cronistas deportivos contemporáneos (en su mayoría blancos). Si esto desprendía un tufillo de arrogancia, no importaba lo más mínimo a las legiones de personas de color, cuyos corazones se aceleraban con la emoción de ver a uno de los suyos brillar sobre el terreno de juego. La selección brasileña y el Santos, el club para el que competía profesionalmente, fueron invitados a jugar en todo el mundo, y los estadios se llenaron a reventar de gente que acudía a ver a O Rei, “el Rey”.

El clamor no hizo más que crecer cuando, con Pelé como talismán y máximo goleador, Brasil pasó a dominar el fútbol mundial durante más de una década, ganando la Copa del Mundo en 1962 y 1970. Esto coincidió con la difusión de la televisión en gran parte del planeta, lo que acercó aún más a la estrella a sus seguidores.

PUBLICIDAD

Aprovechando el atractivo de Pelé, el mercado del fútbol se expandió rápidamente, convirtiendo este deporte -y especialmente su competición cuatrienal- en el deleite tanto de los anunciantes como del público. La FIFA, el organismo rector del fútbol, se hizo con los ingresos: un récord de US$7.500 millones en la Copa Mundial del mes pasado, celebrada en Catar.

Al final de su carrera como jugador, Pelé llevó lo que el resto del mundo llamaba fútbol a su última frontera: Estados Unidos. Su etapa de tres años a mediados de la década de 1970 en el Cosmos de Nueva York introdujo este deporte entre los estadounidenses. Diez millones de personas sintonizaron la retransmisión en directo de su partido de debut, una audiencia sin precedentes para un partido de fútbol.

PUBLICIDAD

El primer experimento con una liga profesional en Estados Unidos no duraría mucho más luego de la retirada de Pelé en 1977, pero el segundo intento, la Major League Soccer, ha echado raíces. Pareció que Pelé se alegró mucho de que Estados Unidos organizara la Copa Mundial de 1994, y de que la ganara Brasil por primera vez desde su triunfo en 1970.

RIP Edson Arantes do Nascimento. Con tus pies y tu poder de estrella, enriqueciste el fútbol e inspiraste al mundo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.