Imagen ilustrativa
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Con el nuevo año aquí, las grandes preocupaciones por la seguridad global son bastante obvias. Deberíamos estar preocupados por una escalada de la guerra entre Rusia y Ucrania durante la primavera boreal, y considerar la posibilidad de que la creciente desesperación del líder ruso, Vladímir Putin, lo lleve a usar un arma nuclear táctica. Si bien es muy poco probable, un ataque nuclear podría distorsionar aún más los cimientos militares, económicos y diplomáticos del mundo.

Un segundo peligro claro es un ataque de China a Taiwán, que sería aún más sísmico dado que sus consecuencias irían desde un gran impacto en la fabricación de microchips de alta gama hasta el reordenamiento de los patrones comerciales globales a medida que se imponen sanciones contra Pekín.

PUBLICIDAD

En tercer lugar está el intenso malestar popular en Irán. Los resultados potenciales allí fluctúan desde el derrocamiento de la teocracia hasta una represión brutal por parte de los mulás y un ataque contra los enemigos regionales Israel y Arabia Saudita.

Los legisladores y analistas estadounidenses dedicarán mucho tiempo a anticipar y planificar estos escenarios dramáticos y de baja probabilidad. Cuando yo era el comandante supremo aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, hacíamos juegos de guerra en varios escenarios, incluidos algunos en los que Rusia jugaba la carta nuclear. Nunca terminó bien para ninguno de los dos lados. Y durante los muchos años que pasé en el Pacífico al mando de destructores, tuve muchas oportunidades de analizar nuestros planes de guerra en caso de un ataque a Taiwán.

PUBLICIDAD

Estas son áreas para las que el Departamento de Defensa de EE.UU. está razonablemente bien preparado, incluso si los riesgos son altos y los costos, grandes. Sin embargo, ¿qué cosas nadan justo debajo de la superficie que podrían terminar creando una agitación global inesperada? ¿Qué estamos dejando de prever?

En la parte superior de mi lista hay un espacio creciente para una potencial serie global de ataques cibernéticos.

PUBLICIDAD

Cada año, la cantidad de dispositivos conectados a internet crece rápidamente. Según algunas estimaciones, el recuento asciende a más de 50.000 millones de dispositivos, frente a los 7 millones de hace una década. Los beneficios son reales y obvios. (¡Hurra, puedo cerrar la puerta de mi garaje a miles de kilómetros de distancia en mi Nest doméstico!) Pero también lo es el hecho de que cada uno de esos dispositivos es un punto único de ataque para los piratas informáticos. Hemos creado una superficie de amenaza vasta e indefendible.

Al igual que en el mundo del atletismo, donde se rompen récords a medida que mejora la destreza física de los competidores, una nueva generación de hackers está constantemente aprendiendo, creciendo y practicando su oficio. Hay más herramientas disponibles en línea y los grupos con quejas y habilidades están migrando entre sí, a menudo con el estímulo tácito o incluso abierto de los Gobiernos nacionales.

PUBLICIDAD

Los Estado-naciones están perfeccionando sus habilidades en línea, tanto para la defensa como para el ataque. Si bien Estados Unidos no tiene (todavía) una fuerza cibernética designada como el Ejército, la Armada, la Infantería de Marina, la Fuerza Aérea o los guardianes del espacio, muchas naciones ya la tienen; y otros están contemplando la creación de una fuerza con ese nivel de dedicación. Putin no solo tiene piratas informáticos gubernamentales y militares “internos”, sino que también ha mostrado una propensión a recurrir a actores criminales rusos del sector privado, esencialmente dándoles el equivalente a una “patente de corso” del siglo XVII para actuar como piratas contra los enemigos de Rusia.

Dado el apoyo brindado a Ucrania por parte de Occidente, Putin puede estar preparando ataques cibernéticos severos en 2023. Este tipo de iniciativas permiten un enfoque de bajo costo que requiere poca mano de obra, justo lo que Putin necesita mientras pierde hombres y equipos en su invasión fallida. Lo más probable es que vaya tras los blancos más fáciles: las cadenas de suministro de alimentos, gasolina, suministros médicos y otros objetivos que son críticos pero están mal defendidos. Los rusos han mostrado su disposición a hacer esto, como lo demuestran los ataques perpetrados contra la empacadora de carne JBS y la red de gas Colonial Pipeline en 2021.

PUBLICIDAD

China también tiene guerreros cibernéticos muy capaces, aunque tienden a estar menos inclinados a usar ataques ofensivos de fuerza bruta en favor del espionaje profundo, a menudo dirigido contra la seguridad nacional y los centros de investigación y desarrollo. Irán y Corea del Norte también tienen capacidades cibernéticas altamente desarrolladas.

Deberíamos pensar mucho más sobre estos riesgos y cómo contrarrestarlos durante el próximo año. Un evento cibernético del nivel de los ataques del 11 de septiembre podría estar dirigido contra la vulnerable red de transporte de EE.UU. (mire cómo las aerolíneas se pusieron de rodillas esta semana debido a una severa tormenta invernal y con qué facilidad se hackearon los sitios web de los clientes de los aeropuertos en octubre), nuestro inestable servicio de sistema eléctrico (decenas de miles de clientes en todo el país se quedaron sin electricidad el año pasado después de simples actos de vandalismo), y el sistema financiero (bien defendido, pero sigue siendo un objetivo tentador).

PUBLICIDAD

El segundo riesgo global potencial bajo el radar es el resurgimiento de alguna nueva variante de Covid o un patógeno completamente nuevo. A lo largo de la historia humana, hemos visto una y otra vez el ciclo de una pandemia letal, seguida de la adaptación de la especie humana. Pero luego vuelve a surgir otro virus mortal. Dado lo comprimidas que están nuestras poblaciones humanas en vastos centros urbanos, junto con la ubicuidad de los viajes globales, hay muchas razones para creer que esto ocurrirá más temprano que tarde.

De particular preocupación es la situación en China, donde se está retirando abruptamente la estricta política Cero Covid del presidente Xi Jinping a 1.400 millones de personas sin el tipo de red de seguridad médica que brindan las vacunas avanzadas de ARNm, una red hospitalaria sólida capaz de tratar a cantidades masivas de enfermos de cuidado, ni un sistema de distribución sólido de paliativos para los enfermos de mayor gravedad. Debido a la política Cero Covid, hay muy poca inmunidad natural en la vasta población y adultos mayores corren un riesgo muy alto. Y los ciudadanos chinos ahora podrán viajar libremente por el mundo, liberando años de demanda turística reprimida. Todo eso crea una placa de Petri que podría producir otra pandemia.

PUBLICIDAD

La mayor parte del mundo ha aprendido mucho sobre los vastos efectos de las crisis de salud pública en los últimos dos años. Pero China, al salir de su burbuja autoinducida, está muy por detrás de la curva, y una epidemia masiva que comience allí podría diezmar la economía global y causar el tipo de malestar político generalizado que conduce al conflicto.

¿Deberíamos estar preocupados por la guerra en Ucrania, una actitud obstinada de China hacia Taiwán y la severa turbulencia en el Medio Oriente? Por supuesto. Pero muy a menudo es una serie de eventos repentinos e inesperados la que realmente trastorna el sistema internacional. Tenga cuidado con los ataques cibernéticos y las pandemias que acechan bajo las olas de un mar internacional ya agitado.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.