Actualidad

Biden visitará la frontera y expondrá una ciudad tensionada por la migración

El presidente norteamericano atenderá las peticiones de funcionarios republicanos, así como de algunos de sus aliados demócratas

Foto: Caitlin O'Hara/Bloomberg
Por Shelly Hagan y Justin Sink
07 de enero, 2023 | 10:54 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — La elección de Joe Biden de El Paso, Texas, para realizar su primera visita presidencial a la frontera entre Estados Unidos y México expone una ciudad que luchó para lidiar con un aumento de cuatro veces en el número de migrantes en sus calles.

El alcalde Oscar Leeser -demócrata como Biden- aseguró que los refugios y grupos de caridad de su ciudad se vieron desbordados a medida que El Paso se convertía en un popular punto de tránsito en los últimos meses, al posicionarse en el centro de un debate nacional sobre la seguridad fronteriza.

Leeser incluso tomó prestada una táctica del gobernador republicano Greg Abbott, quien criticó duramente lo que califica de fracasos de Biden en la frontera. La ciudad gastó millones de dólares en autobuses para transportar a los inmigrantes liberados en la ciudad a otros lugares de Estados Unidos, incluida Nueva York. A diferencia del Estado, El Paso coordinó los viajes con funcionarios de las ciudades de destino para asegurarse de que había servicios esperándoles a su llegada.

El Paso se ha convertido en el epicentro de la crisis humanitaria”, afirmó Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza para los Derechos Humanos, un grupo de defensa de los derechos humanos con sede en El Paso que aboga por una reforma de la inmigración.

PUBLICIDAD
VER +Biden contempla viajar a la frontera de EE.UU. y México ante aumento de migración

Leeser, que supervisa una ciudad de 700.000 habitantes, una cuarta parte de los cuales son inmigrantes, ha sido un firme defensor de la reforma integral de la inmigración. Dijo en una entrevista con NPR el mes pasado: “No podemos seguir en esta dirección”.

“Como todos sabemos, nuestro sistema de inmigración está roto”, dijo Leeser en un comunicado. “Estoy deseando discutir nuestros retos de inmigración con el presidente y trabajar con él mientras trabajamos para abordarlos de la manera más humana posible”.

Con su visita a la frontera, Biden atenderá las peticiones de funcionarios republicanos, así como de algunos de sus aliados demócratas, para conocer de primera mano la situación. Los críticos afirman que su administración ha hecho la vista gorda ante el narcotráfico y el contrabando de personas, al tiempo que no ha protegido la soberanía del país.

PUBLICIDAD

En un esfuerzo por reducir el número de nuevas llegadas, el Gobierno de Biden anunció el 5 de enero una nueva política que amplía las oportunidades para que personas de cuatro países lleguen directamente a Estados Unidos, al tiempo que restringe su capacidad para entrar desde México. El cambio permite hasta 30.000 inmigrantes adicionales al mes procedentes de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela.

La ciudad tiene un sitio web donde recluta voluntarios para ayudar a los migrantes, y hace hincapié en un enfoque humanitario. Ha gastado casi 10 millones de dólares en transportar a los inmigrantes en autobús a otras ciudades.

Las autoridades de El Paso afirman que empezaron a observar un aumento significativo de los cruces ilegales a finales de agosto, y que el número de personas procesadas por las autoridades de inmigración y entregadas después a la ciudad y a las agencias humanitarias locales pasó de 250 al día a más de 1.000 al día en septiembre. El número de encuentros con inmigrantes por parte de la patrulla fronteriza en la región de El Paso superó los 55.800 en noviembre, los últimos datos disponibles, lo que supera con creces las cifras medias mensuales de los ejercicios fiscales 2020 y 2021.

Al margen de la inmigración, la ciudad es también un importante centro de comercio entre EE.UU. y México, con más de 80.000 millones de dólares en piezas de automóviles, fruta, televisores y otras importaciones y exportaciones que cruzan por la ciudad anualmente.

Este flujo se vio interrumpido a principios de año cuando Abbott ordenó a las fuerzas de seguridad del Estado que intensificaran las inspecciones de los camiones procedentes de México, una medida que, según dijo, estaba destinada a impedir el contrabando, lo que provocó retrasos masivos en los envíos y la reacción del Gobierno mexicano.

La visita de Biden a El Paso irá seguida de una cumbre entre los líderes de Canadá, México y Estados Unidos en Ciudad de México en los días siguientes. El comercio y la inmigración serán sin duda algunos de los temas que tratarán los líderes.

En la Casa Blanca, la decisión de viajar a El Paso se debe en parte a la esperanza de que los líderes locales -especialmente los que simpatizan con la administración- puedan ayudar a amplificar su llamamiento al Congreso para que apruebe fondos adicionales para la seguridad fronteriza y la tramitación del asilo.

PUBLICIDAD

Biden pedirá específicamente a los republicanos que financien íntegramente su petición de 3.500 millones de dólares para aumentar los recursos en la frontera, a fin de hacer frente a la previsible avalancha de inmigrantes cuando se levanten las restricciones sanitarias de la era Covid, según un alto cargo de la Administración que pidió el anonimato para detallar el viaje antes de que se anunciaran los pormenores. Biden también evaluará las operaciones de aplicación de la ley en la frontera y se reunirá con socios externos que ayudan a gestionar el histórico flujo de migrantes, dijo el funcionario.

Funcionarios de la Casa Blanca también han defendido sus esfuerzos existentes para proporcionar asistencia a El Paso, señalando que el Departamento de Seguridad Nacional ha desplegado agentes adicionales y capacidades de procesamiento. La administración también ha desplegado en la región sistemas lineales de detección terrestre, torres de vigilancia automatizadas e instalaciones temporales de retención.

Aumenta el número de migrantes que cruzan la frontera sur de EE.UU.dfd

Los migrantes que pasan por el sistema de asilo y son liberados en la ciudad reciben alimentos, agua y acceso a Internet, además de ayuda para el transporte. El mes pasado, Leeser declaró el estado de emergencia, ya que las bajas temperaturas combinadas con las limitadas opciones de alojamiento creaban una situación peligrosa.

La comunidad ha mostrado mucho apoyo a los migrantes”, afirmó García, de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos.

Lee más en Bloomberg.com