Mercados

Vuelve el optimismo a Wall Street y se espera un aterrizaje suave

Desde JPMorgan creen que la inflación seguirá disminuyendo en 2023, lo que ayudará a la economía estadounidense a escapar por poco de una recesión

Foto: Michael Nagle/Bloomberg
Por Denitsa Tsekova
08 de enero, 2023 | 10:16 AM

Bloomberg — No había mucho sol en la pila de previsiones de Wall Street que predecían que 2023 traería consigo una contracción económica mundial y un duro camino para los activos de riesgo. Pero, a medida que las operaciones de enero cobran impulso, un pequeño grupo de optimistas se desmarca del consenso y apuesta por un aterrizaje suave que pueda generar ganancias en el mercado.

David Kelly, estratega jefe mundial de JPMorgan Asset Management, apuesta por que la inflación seguirá disminuyendo en 2023, lo que ayudará a la economía estadounidense a escapar por poco de una recesión. Ed Yardeni, estratega bursátil de larga trayectoria y fundador de su firma de investigación homónima, sitúa las probabilidades de un aterrizaje suave en el 60%, basándose en unos datos económicos sólidos, unos consumidores resistentes y señales de una caída de las presiones sobre los precios.

“Si se habla con la gente, dicen que es el peor de los mundos posibles”, dijo Kelly en una entrevista. “No lo es: la inflación está bajando, el desempleo es bajo, estamos dejando atrás la pandemia. Lo más probable es que los activos de riesgo vayan muy bien”.

PUBLICIDAD

El desplome de casi el 20% de las acciones mundiales el año pasado ha hecho que la mayoría de los analistas e inversores se inclinen por la cautela, y la mayoría predice que la inflación históricamente alta ha llegado para quedarse y que una recesión es inevitable. Kelly, que cree que la Reserva Federal concluirá su histórico ciclo de subidas de tipos tras la reunión de marzo y empezará a recortarlos en el cuarto trimestre, afirma que el pesimismo puede brindar buenas oportunidades para comprar valores estadounidenses y créditos con grado de inversión a precios rebajados.

Yardeni, que no descarta la posibilidad de un aterrizaje brusco, ve oportunidades en los valores financieros, industriales, energéticos y tecnológicos que, según él, parecen ahora mucho más baratos que el año pasado. Los bonos de estas empresas también podrían tener un buen comportamiento en 2023, afirma.

Los optimistas y los pesimistas están de acuerdo en que 2022 fue un año terrible para las acciones y los bonos, pero no va a durar para siempre”, dijo Yardeni en una entrevista. “El mercado ha respondido al hecho de que la inflación ha resultado ser más persistente y la Fed más agresiva”.

PUBLICIDAD
Fuente: Bloomberg.dfd

Los datos económicos publicados el viernes reforzaron el optimismo. Otro sólido informe sobre el empleo en EE.UU. mostró que el crecimiento de la contratación superó las expectativas, mientras que los aumentos salariales se ralentizaron más de lo previsto. La inflación de la zona euro volvió a situarse en un solo dígito por primera vez desde agosto, lo que alimenta la esperanza de que el peor repunte de los precios al consumo haya tocado techo.

Los años consecutivos a la baja son muy raros para el S&P 500, ya que sólo se han producido en cuatro ocasiones desde 1928. Sin embargo, cuando se han producido, las caídas en el segundo año siempre han sido mayores que en el primero, con un descenso medio del 24%. El objetivo medio de fin de año para el S&P 500 entre los estrategas encuestados por Bloomberg en diciembre era de 4.078, lo que implicaría una ganancia del 6% para el índice, aunque eso refleja en gran medida el gran desplome que tuvo lugar a finales de año. En noviembre, la previsión media era de descenso.

Los estudios de Bespoke Investment Group sugieren que, de todos modos, los objetivos de final de año suelen tener un desvío de unos 5 puntos porcentuales en cualquier dirección. “Por lo general, no fijamos objetivos porque creemos que hay que tomárselos con cautela”, afirma Paul Hickey, cofundador de Bespoke. “Si hay algo que he aprendido con la experiencia, es que cuando hay un acuerdo tan generalizado sobre cualquier cosa, las cosas no suelen desarrollarse según lo previsto”.

Las probabilidades de recesión están disminuyendo en el mercado de crédito, donde la diferencia entre los diferenciales de los swaps de impago de las empresas de alta calificación y sus homólogas basura ha caído más de 100 puntos básicos desde septiembre. Esto, conocido como “compresión” en la jerga del mercado, apunta a un menor temor a que una fuerte recesión económica deje a los créditos más débiles vulnerables al impago. Aun así, la medida se mantiene por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

Fuente: Bloomberg.dfd

Una medida de Bank of America del sentimiento de los estrategas parece respaldar la opinión de Kelly de que el consenso del mercado es demasiado pesimista. Se ha desplomado tanto que ahora señala una rentabilidad de alrededor del 16% en los próximos 12 meses. El cambio más importante que se ha producido desde el año pasado, dice, es que los precios han caído, creando oportunidades “por todas partes”. Los miembros del índice S&P cotizan a unas 17 veces los beneficios previstos a 12 meses, en línea con su lectura media de este siglo.

Una resolución que he hecho al comienzo de 2023 es evitar el pesimismo irrazonable”, escribió Kelly en una nota. “Un nuevo año, como un nuevo bebé, merece ser recibido con optimismo”.

PUBLICIDAD

-- Con la colaboración de Jan-Patrick Barnert y Vildana Hajric.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD