Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Sólo hay una cosa que realmente hay que saber sobre la inversión en 2023, y es a la vez asombrosamente obvia e invariablemente olvidada: No hay almuerzo gratis.

Por supuesto, todo el mundo sabe que un mayor rendimiento esperado conlleva un mayor riesgo de pérdida. Pero una y otra vez los inversores ponen a prueba esta regla básica en una especie de delirio alcista. Eso explica el último año espeluznante para las inversiones, los últimos 15 años e incluso los últimos mil años.

PUBLICIDAD

Siempre aparece el último gurú financiero que afirma tener la clave para obtener altos rendimientos seguros. El verdadero secreto para invertir con éxito es que si tiene en cuenta la sencilla regla de alta rentabilidad/alto riesgo, nunca se equivocará.

Si invierte en algo que no sea un bono seguro protegido contra la inflación, existe la posibilidad de que pierda dinero. Y si invierte en cualquier cosa que prometa una rentabilidad mayor que la del mercado en general, también está aceptando la posibilidad de una mayor desventaja.

PUBLICIDAD

Esto debería ser lo primero que la gente asimila cuando aprende finanzas personales y se inicia en la inversión. Pero, por alguna razón (¿la codicia?), incluso las personas que trabajan en finanzas suelen ignorarlo.

Comprender la relación riesgo/rentabilidad es también la mejor manera de protegerse de las estafas financieras. Si alguien le promete que puede batir al mercado, una de estas tres cosas es cierta: le están mintiendo, no saben lo que hacen o le están cobrando comisiones muy altas y no merece la pena.

PUBLICIDAD

La teoría financiera moderna se basa en el hecho de que no hay almuerzo gratis en las finanzas. Independientemente de las nuevas innovaciones que surjan (por ejemplo, la negociación de alta frecuencia o la blockchain), seguirá siendo cierto.

Basta con echar un vistazo a los últimos años. En 2020 parecía que cualquiera podía batir al mercado. Solo tenías que elegir los activos adecuados (tal vez criptomonedas o acciones tecnológicas, que ofrecían rendimientos muy altos y hacían rica a mucha gente). Y TikTok estaba lleno de gente ofreciendo consejos sobre cómo elegir ganadores seguros.

PUBLICIDAD

Ahora, todo lo que parecía genial en 2020 y 2021 está rindiendo por debajo de lo esperado. Desde enero del año pasado, el S&P ha bajado un 20%. Pero si asumieras un riesgo extra y apostaras por la tecnología, tu cartera hubiera bajado un 45%; si compraste criptomonedas, la cifra sería 64%.

La única clase de activos que dice ir bien es la renta variable privada, pero eso también es arriesgado porque no tiene liquidez y los fondos tienen mucho margen para calcular los rendimientos (ya que no se venden en el mercado), por lo que no hay forma de saber si esos altos rendimientos son siquiera ciertos.

PUBLICIDAD

Y así es como suele ocurrir. Las inversiones más arriesgadas suelen ir mejor en los mercados alcistas y mucho peor en los bajistas, y un mercado bajista es el peor momento para perder dinero porque entonces todo el mundo necesita dinero y tus perspectivas laborales son peores. Por lo tanto, si algún activo en el que inviertes lo está haciendo mejor que el resto, lo más probable es que no sea porque hayas hecho una gran apuesta, sino simplemente porque has asumido más riesgo.

Sin embargo, olvidamos fácilmente esta dura verdad. Quizá porque muchos de nosotros conocemos a alguien que se hizo rico con las criptomonedas y vendió en el momento adecuado. Esa es la naturaleza de los mercados de riesgo: si se acierta en el momento oportuno, se puede salir ganando, pero acertar es poco frecuente y, aunque se haga una vez, lo más probable es que no se pueda repetir. Muchas de las personas que predijeron la crisis financiera de 2008 no han vuelto a repetir su éxito, ni su suerte.

PUBLICIDAD

Ahora que hemos establecido la sencilla regla de riesgo/rentabilidad, es importante entender que no hay nada malo en asumir más riesgos. Si lo hace, probablemente obtendrá una mayor rentabilidad con el tiempo. Un mayor riesgo no significa que las grandes pérdidas sean inevitables. Simplemente tiene menos certeza.

El problema, ya sea la burbuja inmobiliaria, la bolsa de criptomonedas FTX, el fondo de cobertura Long-Term Capital Management LP o cualquier otro desastre financiero, es cuando la gente asume mucho riesgo y lo presenta como (o cree erróneamente que está) libre de riesgo.

PUBLICIDAD

Las grandes catástrofes financieras se producen cuando alguien cree que tiene una apuesta sin riesgo que batirá al mercado y, para aumentar aún más su rentabilidad, asume un apalancamiento adicional, pidiendo prestado para financiar su “apuesta segura”.

El apalancamiento hace que todo sea más grande, los beneficios y las pérdidas, por lo que cuando el “valor seguro” pierde dinero puede ser catastrófico. Ni siquiera el apalancamiento es intrínsecamente malo. El verdadero problema es pensar que algo está libre de riesgo cuando en realidad es arriesgado, y luego doblar o triplicar (o más) esa apuesta sin tener en cuenta la posible desventaja.

Cualquiera que trabaje en servicios financieros debería saberlo, pero rara vez lo hace. Tal vez sea porque es demasiado fácil creer que uno es más listo que los demás, y cuando el mercado sube y su cartera también, puede parecerlo. Pero no es cierto. Si está batiendo al mercado, está arriesgándose a una pérdida mayor, y probablemente ocurrirá en el peor momento posible.

Si puede permitirse esa pérdida y tiene la entereza de capear los mercados bajistas, entonces puede ser una compensación que merezca la pena. Si paga por asesoramiento, debe ser para gestionar el riesgo o planificar la jubilación, no para batir al mercado.

En 2023, si quiere hacerlo usted mismo, piense en el equilibrio: Asuma cierto riesgo, pero no excesivo. Para la mayoría de nosotros, eso puede significar un fondo indexado que invierta en muchos valores y cobre comisiones bajas. Así limitará su exposición únicamente a ese riesgo de mercado, que se reparte entre más empresas. Incluso después del mercado bajista de 2022, el S&P 500 está más alto que hace tres años. No ocurre lo mismo con muchas inversiones de mayor riesgo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.