Un cartel de Microsoft Corp. en la oficina de la compañía en el distrito central de negocios de Lisboa, Portugal, el martes 27 de diciembre de 2022.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Se podría perdonar que los directivos de Microsoft Corp. (MSFT) se estén frotando las manos ante su nuevo juguete. El buscador de la compañía, Bing, ha sido durante años el blanco de bromas por su incapacidad para hacer mella en la abrumadora cuota de mercado de Google. El hecho de que el término de búsqueda número 1 en Bing sea “Google” no hace sino agravar la humillación.

Sin embargo, Microsoft no ha renunciado a Bing. Según informes de Bloomberg News y The Information, Microsoft se está preparando para actualizar su herramienta de búsqueda con la tecnología detrás de ChatGPT, la herramienta de IA generativa que llamó la atención del mundo a finales del año pasado por su capacidad para responder a preguntas de gran alcance en un lenguaje natural.

PUBLICIDAD

Google, de Alphabet Inc. (GOOGL), utiliza a veces la IA para resumir una respuesta a determinadas consultas, pero tiene incentivos para evitar que esas respuestas sean demasiado buenas. Eso podría afectar a su mayor fuente de ingresos, que consiste en conseguir que la gente haga clic en los enlaces de sus resultados de búsqueda. Tan importante es ese modelo que en los últimos años Google ha ido llenando gradualmente su primera página de resultados con más anuncios, algo que puede hacer gracias a su dominio del mercado de las búsquedas.

Esa es una de las razones por las que la integración por Microsoft de la tecnología que hay detrás de ChatGPT no supondrá una amenaza inmediata para Google. Las grandes plataformas en línea como Facebook y Google han aprendido a lo largo de los años que ya no necesitan ser tan innovadoras para competir entre sí, sino que pueden aprovechar los lucrativos y arraigados modelos basados en la publicidad que ya han construido. Google.com es el sitio web más visitado del planeta, y los consumidores de todo el mundo podrían tardar años en recuperar ese hábito.

PUBLICIDAD

Eso no quiere decir que sea imposible, pero desafiar a la búsqueda de Google con un motor de texto de IA generativa será difícil para Microsoft por otras dos razones. Una es que Microsoft tendrá que limar la tendencia del modelo lingüístico que subyace a ChatGPT a equivocarse con seguridad. El modelo subyacente, creado por la empresa OpenAI y conocido como GPT-3.5, ha tenido casos donde ha arrojado respuestas inexactas sobre personajes históricos y literarios de una manera que podría ser difícil de detectar gracias a su tono autoritario y erudito.

No está claro con qué frecuencia ChatGPT, que es la aplicación para consumidores de GPT-3.5, se equivoca en los hechos. En mi experiencia con el servicio, observé un error flagrante entre otras 20 respuestas correctas. Pero las imprecisiones, incluso en casos extremos, pueden ser suficientes para dañar la confianza en un sistema y desanimar a posibles usuarios. No ayuda el hecho de que ChatGPT no facilite notas a pie de página ni fuentes de sus respuestas, sino que ofrece una misteriosa síntesis de datos de Internet disponibles públicamente y recopilados a finales de 2021.

PUBLICIDAD

A Microsoft le preocupa el problema de la precisión, según Bloomberg News, y los ejecutivos están sopesando cómo solucionarlo frente a la rapidez con la que se puede incorporar a Bing. Esto apunta al segundo problema al que se enfrenta Microsoft. Mientras lidia con hechos alternativos, también compite con otros fabricantes de aplicaciones. Bing es el segundo motor de búsqueda más popular del mundo por detrás de Google, y su cuota no ha dejado de crecer en la última década, pero sigue representando sólo el 9% del mercado mundial de búsquedas, mientras que Google domina con cerca del 85%. Eso significa que un tercero que utilice la tecnología de ChatGPT o algo similar que sea rápido, inteligente y fácil de usar podría desbancar a Bing del segundo puesto.

Esto es ciertamente posible porque Microsoft no es la única empresa que utiliza la tecnología de OpenAI. OpenAI empezó a vender el acceso a su gran modelo lingüístico en 2020 y, al año siguiente, decenas de miles de desarrolladores habían utilizado GPT-3.5 para crear más de 300 aplicaciones, incluidos juegos y herramientas de búsqueda específicas para sitios web. OpenAI declinó facilitar cifras actualizadas.

PUBLICIDAD

Ya hay varios servicios, como Neeva, You.com y Perplexity.ai, que rastrean la web y aumentan sus propios resultados de búsqueda utilizando GPT-3.5, o sus propios modelos lingüísticos, para escupir respuestas únicas y fusionadas que suenan como si procedieran de un oráculo omnisciente. Algunos servicios como Neeva citan fuentes, lo que parece un enfoque acertado para integrar un modelo lingüístico en la búsqueda.

Una extensión de Chrome llamada Web ChatGPT, que puede utilizarse en el sitio web de ChatGPT, también añade citas a sus respuestas. Recopila publicaciones recientes en Internet para producir sus resultados, sorteando potencialmente el problema de que la base de datos de ChatGPT sólo se actualiza hasta 2021. Lo utilicé el miércoles para preguntar sobre la candidatura de Kevin McCarthy a la presidencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y me devolvió una respuesta única y humana al cabo de unos segundos, con notas a pie de página, basada en el escaneo de artículos de las últimas 24 horas:

PUBLICIDAD

Se espera que los servicios de generación de texto e imágenes irrumpan en escena este año en una gran variedad de aplicaciones. Muchas de ellas utilizan los mismos modelos de IA subyacentes de organizaciones como OpenAI y Stability AI, pero la mayoría se distinguirán entre sí por un diseño y una funcionalidad inteligentes. Una interfaz atractiva puede ser a veces decisiva para el éxito (sin duda ayudó a aplicaciones como Uber). Pero la fuerza de Microsoft siempre ha residido en la creación de productos empresariales como Office 360 y la plataforma de computación en nube Azure, no en servicios web pulidos y gratuitos que atraen a una base de consumidores más amplia.

Microsoft tendrá al menos una ventaja tecnológica. Microsoft es un gran inversor en OpenAI, con una inversión de US$1.000 millones hasta la fecha. La relación permite que GPT-3.5 y ChatGPT de OpenAI funcionen en la infraestructura en la nube Azure de Microsoft. La potencia de cálculo necesaria para ejecutar la tecnología es cara: Sam Altman, consejero delegado de OpenAI, ha citado un costo de centavos de “un solo dígito” por chat, lo que probablemente suponga millones de dólares semanales.

PUBLICIDAD

A cambio de esa inversión, Microsoft debería obtener acceso anticipado a GPT-4, la próxima iteración del modelo de lenguaje de OpenAI, que se lanzará a finales de este año y de la que se dice que es muchísimo mejor que la anterior.

Si GPT-4 resuelve los problemas de precisión y Microsoft consigue crear una interfaz de búsqueda atractiva, es probable que pueda suponer una amenaza para las búsquedas de Google. Y si lo consigue, también podría encontrar nuevas e interesantes formas de integrar la tecnología ChatGPT en algunas de sus otras filiales, como LinkedIn, la empresa de reconocimiento de voz Nuance Communications, la firma de moderación de contenidos Two Hat Security y GitHub Inc, la plataforma mundialmente popular para programadores. Pero hasta entonces será una batalla cuesta arriba.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.