Opinión

¿Quiénes son los hijos del nepotismo entre nosotros?

Bloomberg Línea
Por Adrian Wooldridge
08 de enero, 2023 | 09:50 AM

La esencia de la modernidad es la sustitución del nepotismo por la meritocracia. El mundo premoderno era el de las conexiones familiares y los favores personales. Los reyes y las reinas gobernaban y además dictaban las reglas. Las familias controlaban el mundo comercial. Los puestos de la función pública se transmitían a los parientes. Las universidades de Oxford y Cambridge concedían becas automáticamente a los descendientes de sus fundadores. La palabra “nepotismo” deriva del latín y se utilizó por primera vez para describir la práctica de la Iglesia Católica de permitir a los Papas nombrar a sus sobrinos (que a menudo eran hijos ilegítimos) para el Colegio Cardenalicio.

La marcha del progreso puede medirse por la abolición del nepotismo. La Iglesia prescindió del cargo de cardinalis nepos en 1692. Las burocracias estatales introdujeron los exámenes abiertos en el siglo XIX. Las universidades de Oxford y Cambridge sustituyeron a los “parientes fundadores” por becarios examinadores. El auge de las grandes empresas a finales del siglo XIX y principios del XX sustituyó a los propietarios-administradores por empresarios profesionales.

Sin embargo, hay dos ámbitos de gran notoriedad en los que el nepotismo sigue prosperando: el espectáculo y la política. El número del 19 de diciembre de la New York Magazine ha popularizado el término “nepo babies” (bebés del nepotismo) para describir a los hijos de estrellas de Hollywood que son a su vez estrellas. “Tiene los ojos de su madre - y agente” reza el pie de foto de la portada junto a las fotografías de ocho destacados nepo babies recortados sobre cuerpos infantiles en palanganas.

PUBLICIDAD

Hollywood siempre ha tenido un problema de nepotismo. El negocio del cine fue fundado por exuberantes nepotistas, como Carl Laemmle, cofundador de Universal Pictures, conocido como “el tío Carl” por traer a bordo a tantos miembros de su familia. Y clanes dirigentes como los Fairbanks, Houstons, Douglases, Barrymores y Redgraves acapararon papeles protagonistas a lo largo de generaciones. Pero el problema se está agravando y, desde luego, no mejora. Once Upon a Time in Hollywood, una película de Hollywood que celebra Hollywood, contó con nueve nepo babies. O’Shea Jackson, Jr. interpretó a su propio padre, Ice Cube, en la película biográfica de 2015 Straight Outta Compton. La siempre creciente industria de servicios de agentes, abogados y demás también está dominada por familias dirigentes.

La situación no es mejor en Gran Bretaña. Es imposible tomar un tabloide sin leer sobre las travesuras de las estrellas: los Beckham y los Jagger, Iris y Raff Law, Amber Le Bon, Lily Collins. La cantante Lily Allen es hija del actor Keith Allen y de la productora de cine Alison Owen. Kate Winslet acaba de aparecer en el drama de Channel 4 “I Am Ruth” junto a su hija Mia Threapleton. Liz Hurley protagonizará un thriller dirigido por su hijo Damian, de 20 años.

La única industria prominente que puede igualar a la del espectáculo es la política. Hay productos del nepotismo por todas partes: El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, es hijo de un ex primer ministro y la política de extrema derecha de Francia es un negocio familiar de los Le Pen. La política estadounidense ha estado dominada durante mucho tiempo por una colección de dinastías regionales: Roosevelts y Cuomos en Nueva York, Tafts en Ohio, Kennedys en Massachusetts, Stevensons en Illinois, Browns en California, DuPonts en Delaware, La Follettes en Wisconsin y Bushes en Connecticut y Texas.

PUBLICIDAD

Hay indicios de que el principio dinástico se está consolidando: George W. Bush fue, después de todo, el primer hijo presidencial en llegar a la Casa Blanca desde 1824. Los nombres de marca dan ventaja a los miembros de la familia, de ahí la atención prestada a los jóvenes Bush, Clinton y Trump. Las parejas con doble carrera, como los Clinton y los Cheneys, se impulsan mutuamente y producen hijos políticos. Los congresistas gestionan la política como un negocio familiar, dando trabajo a los hijos de sus amigos a cambio de que sus amigos den trabajo a sus hijos.

Según un recuento reciente, en la Cámara de los Comunes británica hay 52 nepo babies, alrededor del 8% del total de sus miembros. Lindsay Hoyle, Presidente de la Cámara de los Comunes y por tradición una figura apolítica, es hijo del parlamentario laborista Doug Hoyle y asistió a su primera conferencia del Partido Laborista siendo un bebé.

El nepotismo solía asociarse principalmente con el Partido Conservador: la frase “Bob es tu tío” proviene del hecho de que Lord Salisbury -Robert Gascoyne-Cecil- ayudó a convertir a su sobrino, Arthur Balfour, en su sucesor como primer ministro. La tradición continúa: 10 parlamentarios tories son hijos o familiares de parlamentarios anteriores. Podría decirse que el Partido Laborista actual es un practicante aún más entusiasta del nepotismo. Hilary Benn y Neil Kinnock son hijos de dos gigantes laboristas. John Cryer, presidente del Partido Laborista Parlamentario, es hijo de una pareja de parlamentarios, está casado con otra diputada laborista, Ellie Reeves, y es cuñado de la Ministra de Hacienda en la sombra, Rachel Reeves.

¿Por qué importa todo esto? La respuesta obvia es que la justicia social importa en todos los ámbitos de la vida: Las profesiones dominadas por personas con información privilegiada, en particular las dinastías familiares, merecen escrutinio. Varios nepo babies han contraatacado a la revista neoyorquina argumentando que los actores tienen que pasar una interminable prueba de rendimiento: Una conexión familiar puede servir para entrar por la puerta grande, pero no para mantener una carrera como actor. Lo mismo puede decirse de la política, ya que los políticos tienen que actuar en público.

En cualquier caso, entrar por la puerta grande es uno de los privilegios más importantes. ¿Qué pasa con todos los “Miltons mudos e ingloriosos” -como diría Thomas Gray- que no consiguieron entrar porque los hijos de los privilegiados habían acaparado todas las oportunidades? Y hay muchas figuras que deben su prominencia a las conexiones familiares más que al talento innato. ¿Sería Brooklyn Beckham la estrella de un programa de cocina si sus padres no fueran David y Victoria Beckham? ¿Y habría llegado George W. Bush a la presidencia si no perteneciera a una dinastía tan prominente?

Una respuesta más reveladora es que la justicia social importa aún más en el mundo del espectáculo y la política que en otros ámbitos de la vida. Especialmente en este último. No puede ser bueno para la democracia que los cargos representativos estén acaparados por personas que pertenecen a una casta estrecha y privilegiada. La democracia se marchita si no tiene raíces profundas en el suelo de la sociedad.

PUBLICIDAD

En cuanto al espectáculo, sus protagonistas desempeñan un papel casi público porque nos cuentan las historias que ayudan a dar sentido a nuestras vidas. También asumen un papel cada vez más destacado en la vida pública al pronunciarse sobre los grandes temas públicos, generalmente desde una posición liberal de izquierdas. Los mundos de la política y el espectáculo están cada vez más entrelazados: Boris Johnson se labró su reputación como actor de televisión y periodista en lugar de en la Cámara de los Comunes, mientras que Barack Obama produce ahora programas para Netflix. El Príncipe Harry y Meghan Markle ocupan un extraño mundo intermedio entre la política y la celebridad, y entre la dinastía a la antigua y la nueva.

La mayoría de las profesiones están intensificando la guerra contra los privilegios familiares ante la preocupación por el estancamiento de la movilidad social y el mayor estancamiento económico. Un número creciente de empresas ha introducido la “contratación a ciegas” (en la que se eliminan los nombres, escuelas y universidades de los candidatos). Las empresas familiares obligan a sus miembros a pasar pruebas meritocráticas si quieren tener un papel activo. (John Elkann, el jefe de la italiana Exor NV, mantiene actualmente un enconado pleito para reducir el papel de los miembros de la familia en la dirección de las empresas relacionadas con Agnelli). Las universidades de Oxford y Cambridge parecen esforzarse por no dar plazas a los hijos de antiguos alumnos.

Los mundos de la política y el espectáculo van muy a la zaga. Se habla, por ejemplo, de mejorar la contratación en la política británica con currículos ciegos. Pero tanto la política estadounidense como el mundo del espectáculo se resisten al cambio. “La conversación actual sobre los nepo babies sólo pretende disminuir, denigrar y herir”, afirma Jamie Lee Curtis, hija de Tony Curtis y Janet Leigh, miembros de la realeza de Hollywood. “Somos muchos. Dedicados a nuestro oficio. Orgullosos de nuestro linaje. Firmes en nuestra creencia en nuestro derecho a existir”. Difícilmente una actitud que conduzca a una reforma que cambie la industria. En la política estadounidense también hay mucha gente que nació en tercera base y cree que ha bateado un triple.

PUBLICIDAD

El arma más poderosa del populismo es la acusación de que el mundo está controlado por una élite egoísta que se aplica a sí misma una serie de normas (¡cuida primero de tu familia!) y otra al resto del mundo. Los artistas y los políticos desempeñan un papel destacado en la creación de esta impresión, en parte porque ocupan el escenario público y en parte porque, de hecho, son culpables de muchos de los pecados de los que se les acusa. También podrían contribuir en gran medida a calmar la furia populista si asumieran un papel más responsable en la mejora de la contratación y la promoción en sus profesiones.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

PUBLICIDAD