Brasil en español

Fuerzas de seguridad de Brasil arrestan más de 1.500 partidarios de Bolsonaro

Más de 1.500 personas que se encontraban acampando fuera de cuarteles militares en Brasilia y demandando un golpe de estado fueron detenidas el lunes

Imagen de los disturbios en el Congreso de Brasil
Por Walter Brandimarte
09 de enero, 2023 | 12:32 PM

Bloomberg — Las fuerzas de seguridad de Brasil están dispersando y arrestando partidarios del ex presidente Jair Bolsonaro, quienes el domingo invadieron las sedes de los tres poderes del estado, a medida que el actual mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva, se mueve para reafirmar su autoridad sobre los protagonistas de los disturbios que buscaron sacarlo del poder.

Más de 1.500 personas que se encontraban acampando fuera de cuarteles militares en Brasilia y demandando un golpe de estado fueron detenidas el lunes luego de que el presidente de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, le diera 24 horas a la policía para dispersar grupos de esa naturaleza en el país.

Cámaras aéreas mostraron como docenas de autobuses utilizados para llevar manifestantes a la capital estaban llevando a los protagonistas de los disturbios a sedes policiales.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, Lula celebró una reunión con los presidentes de la Corte Suprema, el Congreso y varios miembros de su gabinete en un palacio presidencial que quedó en ruinas.

Luiz Inácio Lula da Silvadfd

“Estamos unidos para garantizar que las medidas institucionales se tomen de acuerdo con la ley”, escribieron en un comunicado conjunto tras la reunión. “Llamamos a la sociedad a mantener la calma, defendiendo la paz y la democracia en nuestro país”.

En una demostración de fuerza adicional, el presidente se reunirá con el alto mando de las Fuerzas Armadas y tiene previsto recibir a los gobernadores de los estados que se espera que vuelen a la capital a lo largo del día.

PUBLICIDAD

El lunes, Moraes criticó los “despreciables ataques terroristas contra la democracia” y ordenó la destitución del gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, durante 90 días, mientras se investiga su responsabilidad en la violación de la seguridad. También ordenó nuevas investigaciones y posibles detenciones de quienes financiaron los actos.

El real se debilitó un 1,4% el lunes, liderando las pérdidas entre las 16 principales divisas del mundo analizadas por Bloomberg. Los tipos swap subieron, mientras que el índice bursátil de referencia Ibovespa cayó hasta un 0,8%, desaprovechando un repunte de las acciones mundiales.

Rastro de destrucción

Miles de partidarios de Bolsonaro encontraron poca resistencia de las fuerzas de seguridad el domingo al irrumpir en el Congreso de Brasil, el palacio presidencial y el máximo tribunal en un levantamiento similar a la invasión del 6 de enero del Capitolio de Estados Unidos hace dos años. La policía tardó horas en recuperar el control de los edificios modernistas saqueados, y sólo después de que Lula decretara una intervención en la seguridad del Distrito Federal, que engloba Brasilia.

Los alborotadores, envueltos en banderas brasileñas y cantando himnos nacionalistas, rompieron ventanas y muebles y llevaron a cabo otros actos vandálicos en la sede del gobierno, mientras otros se tomaban vídeos y selfies. Varias obras de arte resultaron dañadas.

El asalto a la capital del país llevaba tiempo en ciernes. Los partidarios de Bolsonaro han estado protestando contra el resultado de las elecciones de octubre que dieron al líder izquierdista una victoria por la mínima. Habían estado acampando principalmente frente a cuarteles militares a los que las fuerzas policiales no tenían acceso mientras el ex presidente viajaba a EE.UU. en lugar de participar en una ceremonia en la que se entregó el poder a Lula el 1 de enero.

Jair Bolsonarodfd

Los militares evitaron tomar medidas contra los manifestantes incluso después de que Lula asumiera el poder y nombrara a un jefe de defensa civil para dirigirlos. El ministro de Defensa, José Mucio Monteiro, optó por un enfoque blando, diciendo que incluso tenía “familiares y amigos” entre los manifestantes, y que esas acampadas se disiparían con el tiempo.

PUBLICIDAD

En cambio, los partidarios más radicales de Bolsonaro utilizaron los campamentos como base para tramar acciones contra el nuevo gobierno, con la esperanza de que, si desataban el caos, los militares intervinieran y tomaran el poder. A finales de diciembre hubo un aviso de bomba cerca del aeropuerto de Brasilia. Más de cien autobuses de partidarios de Bolsonaro llegaron a la capital antes de las protestas del domingo.

Bolsonaro ha emitido hasta ahora una tibia condena de los hechos, y horas después de que tuvieran lugar el domingo.

“Manifestaciones pacíficas, dentro de la ley, son parte de la democracia”, escribió en Twitter. “Pero depredaciones e invasiones de edificios públicos como las que hemos visto hoy, similares a los actos hechos por la izquierda en 2013 y 2017, no están dentro de las normas.”

PUBLICIDAD

--Con la colaboración de Daniel Carvalho y Bruna Lessa.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD