Tayyip Erdogan
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Entre las numerosas elecciones generales de importancia internacional que se celebrarán este año, las de Nigeria, previstas para febrero, serán con mucho las más grandes; las de Pakistán, previstas para octubre, serán probablemente las más ruidosas. Pero, sin duda, las más importantes tendrán lugar el 18 de junio, cuando el Presidente Recep Tayyip Erdogan intente prolongar su mandato en Turquía una tercera década.

El resultado influirá en los cálculos geopolíticos y económicos de Washington y Moscú, así como en las capitales de Europa, Medio Oriente, Asia Central y África. “Lo que ocurre en Turquía no se queda en Turquía”, afirma Ziya Meral, investigador asociado del Real Instituto de Servicios Unidos para Estudios de Defensa y Seguridad. “Turquía puede ser una potencia media, pero las grandes potencias se juegan algo en su elección”.

PUBLICIDAD

La influencia de Ankara en los asuntos mundiales da fe de los logros de Erdogan en su larga etapa al frente del país. Aun así, tanto dentro como fuera del país, sus perspectivas electorales suscitan sentimientos encontrados. Y quienes desean que se vaya el 19 de junio no pueden ser optimistas sobre quién o qué vendrá después.

Los líderes occidentales se alegrarán de ver la espalda de Erdogan. Ha socavado la seguridad de la OTAN adquiriendo sistemas de defensa antimisiles a Rusia, ha frustrado la alianza bloqueando la adhesión de Suecia y Finlandia, ha amenazado repetidamente con inundar Europa de refugiados y, en los últimos meses, ha lanzado una retórica cada vez más belicosa contra Grecia. Las relaciones de Ankara con Washington se han tensado hasta el punto de que altos cargos turcos acusan habitualmente a Estados Unidos de respaldar un golpe de Estado contra Erdogan y de complicidad con grupos terroristas.

PUBLICIDAD

Estados Unidos y Europa estarían mejor sin la influencia perturbadora de Erdogan en los asuntos mundiales, especialmente a medida que se intensifica su enfrentamiento con Vladimir Putin. Su utilidad como interlocutor es limitada: Aunque ayudó a negociar un acuerdo para garantizar la continuidad de los flujos de grano y aceite vegetal desde Ucrania el verano pasado, Erdogan no ha tenido ninguna influencia restrictiva sobre su “querido amigo” Vladimir.

Erdogan tampoco tiene freno. Aunque muchos en los círculos de política exterior de Washington y las capitales europeas se aferran a la esperanza de que se le pueda atraer de nuevo, la visión del mundo de Erdogan es “mucho más radical de lo que la mayoría de los occidentales piensan”, dice el analista político Selim Koru. Sus ambiciones para la vecindad inmediata de Turquía, donde Ankara es cada vez más influyente, no es complementar la influencia estadounidense y europea, “es reemplazarlas y contrarrestarlas”, afirma Koru.

PUBLICIDAD

Si Erdogan es derrotado, dice Sinan Ulgen, director del think tank de Estambul EDAM, “su sucesor transformará a Turquía en un actor de política exterior diferente, más cómodo con su posición como nación occidental.”

Pero aunque eso ocurra, nadie debería esperar un giro rápido de 180 grados. Erdogan ha tenido 20 años para sembrar las instituciones turcas -el gobierno, el ejército, el mundo académico, el estamento religioso y los medios de comunicación- con su visión radical del mundo. Si hay un nuevo presidente el 19 de junio, tendrá que desmantelar el edificio que Erdogan ha construido. La tarea será aún más difícil porque su Partido AK seguirá teniendo una presencia sustancial en el Parlamento, que seguramente se resistirá con furia al cambio.

PUBLICIDAD

Merece la pena recordar que Erdogan tardó casi una década en socavar el profundo Estado laico construido por Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna, y el Partido AK tuvo cómodas mayorías en el Parlamento durante todo ese periodo. A un Hércules le daría reparo tener que limpiar los establos de Anatolia tras su marcha.

Todo esto suponiendo que los votantes echen a Erdogan, lo que no es seguro. Los turcos tienen dos opiniones sobre su presidente y sus políticas. Una encuesta de Metropoll de finales de octubre mostraba que la aprobación de Erdogan había subido al 47,6%, frente al 39% de hace un año. Esto sería notable para cualquier líder que lleve en el poder tanto tiempo como él -en las democracias, el sentimiento contra los gobernantes tiende a crecer con el tiempo-, pero es francamente asombroso para alguien que preside un desastre económico.

PUBLICIDAD

Ese desastre es en gran parte obra suya: El pensamiento mágico de Erdogan sobre las tasas de interés ha contribuido enormemente a una inflación asombrosa, una lira debilitada y una inversión anémica. Y por eso, según otras encuestas, la mayoría de los turcos cree que su país va en la dirección equivocada.

Golpeada por la inflación, Turquía imprime su billete de mayor denominación a niveles récorddfd

¿Por qué, entonces, muchos siguen esperando que Erdogan corrija el rumbo de Turquía? En parte, porque no saben quién le desafiará en el poder. Los principales partidos de la oposición han formado un frente unido conocido como la Mesa de los Seis, pero a menos de seis meses del día de las elecciones, aún no han anunciado su candidato presidencial. Los dos principales aspirantes pertenecen al principal partido de la oposición, el CHP: el alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu, y el veterano líder del partido, Kemal Kilicdaroglu.

PUBLICIDAD

La Mesa de los Seis también ha tardado en articular una estrategia clara para sanear la economía turca. A principios del mes pasado, el CHP desveló por fin algo parecido a un programa, pero con abundantes promesas de grandes inversiones y pocos detalles. (Lo más destacable del acto fue la presencia del economista del Instituto Tecnológico de Massachusetts Daron Acemoglu. El Partido Bueno, otro de la Mesa de los Seis, cuenta entre sus líderes con Bilge Yilmaz, profesor de capital riesgo de Wharton).

El oponente preferido de Erdogan sería Kilicdaroglu, un veterano algo incoloro que ha dirigido el CHP durante 12 años. Muchos analistas políticos turcos opinan que Imamoglu, más joven y carismático, sería el rival más fuerte. Ganó la alcaldía de Estambul en 2019 llevando a cabo una campaña inclusiva y optimista, incluso después de una repetición forzada por la negativa de Erdogan a aceptar los resultados de la primera votación.

PUBLICIDAD

El presidente y su partido han gastado grandes energías para mantener a raya a Imamoglu. El mes pasado, el alcalde fue condenado por la insignificante acusación de insultar a los funcionarios electorales, pero el veredicto unió a la oposición tras él y puede haber impulsado sus posibilidades de convertirse en candidato presidencial. “Ahora existe una fuerte narrativa en torno a Imamoglu”, afirma Ayse Zarakol, profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad de Cambridge. “El impulso está con él”. (Las normas electorales permiten al alcalde presentarse a presidente mientras sus abogados impugnan la condena).

Pero los números de Erdogan, aún fuertes, sugieren que podría mantener a raya a cualquier contrincante, especialmente si la economía muestra signos de recuperación en la primavera boreal. El presidente cuenta con las inversiones y los depósitos bancarios de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, así como con las promesas de Putin de convertir a Turquía en un centro de exportación de gas natural ruso, para disipar el pesimismo. Erdogan también ha estado hablando de los propios hallazgos de gas natural de Turquía en el Mar Negro, alentando la especulación de una ganancia inesperada. El mes pasado anunció una subida del salario mínimo del 55% y la semana pasada aumentó los sueldos y pensiones de los funcionarios.

Por si fuera poco, él y su partido han invocado los viejos fantasmas del terrorismo kurdo y la perfidia occidental, así como tropos de la guerra cultural sobre los peligros de la homosexualidad para la familia y los valores islámicos. Las amenazas a Grecia están dirigidas a avivar el fervor nacionalista.

Estas tácticas ya han ayudado a Erdogan a ganar elecciones. Puede que vuelvan a hacerlo. Hasta que los turcos voten, los líderes occidentales seguirán en vilo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.