A medida que la tecnología digital se vuelve más omnipresente, el sentido del tacto y la humanidad serán más buscados

Ropa a medida en McCann Bespoke, Londres, Reino Unido, el viernes 5 de noviembre de 2021.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — En las callejuelas de la bahía de Nápoles vivía y trabajaba Cesare Attolini, el gran maestro sastre del traje de hombros suaves. Murió en noviembre a los 91 años. Entre sus clientes se contaban estrellas del cine de ayer y de hoy: Clark Gable, Al Pacino, Marcello Mastroianni y Denzel Washington. En su funeral, hace un mes, el actor Toni Servillo lució la americana amarillo canario que le adornó en la ganadora del Óscar “The Great Beauty”.

Tras su fallecimiento, Attolini se une a un panteón italiano en el que sobresalen figuras de la talla de Michele Ferrero, creador de Nutella, y Leonardo Del Vecchio, icono de la industria moderna de las gafas. Es decir, se convirtió en el último de una larga lista de triunfadores de la posguerra italiana en abandonar el escenario. Pero la vida y la muerte de Attolini tienen algo que decir sobre el futuro, concretamente una lección sobre los placeres del oficio y la carrera para nuestra era de la IA. A medida que la tecnología digital se vuelve más omnipresente, el sentido del tacto y la humanidad serán más buscados. Por esta razón, la muerte de Attolini puede marcar, no el final, sino el principio de una nueva era de maestría artesanal.

PUBLICIDAD

Attolini vivió la fabricación de trajes de la cuna a la tumba. Fue su padre, Vincenzo, el primero que tuvo la valentía de atreverse a cuestionar las restricciones del traje inglés tradicional. Al hacerlo, provocó una revolución, consiguiendo que la chaqueta fuera más suave y ligera, como una camisa o una chaqueta de punto. De los seis hijos de Vincenzo, Cesare era el que más compartía su ojo, su tacto y su pasión. Pronto se incorporó al negocio y, como era típico en la segunda generación, se dirigió a una clientela más internacional con una oferta de productos más amplia.

En Nápoles se confeccionaban trajes de alta gama hechos a mano, cada uno de los cuales requería entre 25 y 30 horas de trabajo, y había tiendas en Milán, Nueva York, Miami y Moscú donde se hacían pruebas y se ofrecía una selección de prendas de confección. En verano, los Attolini también acudían a los yates amarrados en la costa de Amalfi para atender a los millonarios y multimillonarios que pasaban sus vacaciones.

PUBLICIDAD

Cuando visité su histórica fábrica hace unos años (antes de la ampliación a unas instalaciones más grandes, ya que los hermanos tecnológicos de Silicon Valley y los multimillonarios chinos de nuevo cuño estaban dispuestos a gastarse 50.000 euros (US$53.000) en un traje de fibra de vicuña cosido a mano) Cesare estaba ahí, pasando los dedos por las líneas de diminuto punto de cruz como si tocara el piano. En el armario de trajes acabados del piso inferior colgaban prendas con un trozo de papel blanco prendido en la solapa con los nombres manuscritos de sus compradores, entre ellos el ex presidente ruso Dimitry Medvedev.

Sus hijos Giuseppe y Massimiliano, que encabezan la tercera generación de la familia, insisten en que el negocio no se venderá. Eso no quiere decir que nadie se haya puesto en contacto con ellos. Renato Mason, responsable del lobby de artesanos de la región del Véneto, explica que las adquisiciones de fabricantes especializados de gama alta en Italia están en su punto álgido. La compra de estos especialistas representa una nueva manía comercial en Italia.

PUBLICIDAD

Parte de ese fervor se debe a la incesante demanda de artículos de lujo. Pero también hay una historia con más matices. Un estudio de 2013 de la Paris School of Economics, citado a menudo por los ejecutivos del lujo, sostiene que con la desigualdad aumenta el consumo de lujo, pero también la demanda de más opulencia y exclusividad, ya que los más ricos quieren presumir de formas más elaboradas.

Esto está impulsando una renovada atención a los oficios antiguos: encaje, marroquinería, tejeduría y, sí, confección de trajes cosidos a mano. Andrea Morante, antiguo ejecutivo de Gucci reconvertido en banquero y actual presidente de QuattroR, un grupo de capital riesgo con sede en Milán, me dijo hace poco que estamos asistiendo a un retorno al lujo de una época anterior.

PUBLICIDAD

“Todo tiene que ser lujoso, hasta la cadena del bolso”, afirma. Grandes casas como LVMH, el conglomerado que ha convertido a su propietario, Bernard Arnault, en el hombre más rico del mundo, está engullendo fabricantes italianos. En septiembre anunció la adquisición de la curtiduría florentina Ally Projects y de un fabricante de ropa de gama alta llamado Robans, que agrupó en una filial llamada LVMH Metiers d’Art. Comprar el control de su proveedor significa que su competidor no puede utilizarlo.

Esto también está impulsando la búsqueda de artesanos más cualificados, como escribieron recientemente mis colegas de Bloomberg News Alessandra Migliaccio y Flavia Rotondi. Dos décadas de industrialización de los artículos de lujo han dado paso a un retorno del anhelo de opulencia por parte de los consumidores. Como consecuencia, las casas de lujo se afanan por encontrar trabajadores cualificados. Attolini lleva décadas formando a nuevos sastres. Unos 140 artesanos trabajan en su sede ampliada. Massimiliano, el hijo de Cesare, me cuenta que llevan mucho tiempo buscando aprendices en las familias de los actuales sastres, con la convicción, como hacían los propietarios en siglos pasados, de que las habilidades vienen de familia.

PUBLICIDAD

Pero hay un mensaje más sencillo en la vida de Attolini. En “El artesano”, el libro de 2008 de Richard Sennett, fundador del Instituto de Humanidades de Nueva York, sostiene que la artesanía encarna un impulso humano básico y perdurable, el deseo de hacer bien un trabajo por su propio bien. Se opone a los trabajos “que miden la capacidad de una persona para gestionar muchos problemas a expensas de la profundidad, un régimen económico que premia el estudio rápido, el conocimiento superficial, encarnado con demasiada frecuencia por consultores que entran y salen corriendo de las organizaciones”.

La vida y la muerte de Attolini definen esa dicotomía. Su hijo Giuseppe dice que el trabajo que Attolini amaba le animó hasta sus últimas horas en la mesa familiar. Luego se fue a la cama y no volvió a despertarse. “Incluso hasta esa última noche hablamos de trabajo”, dice Giuseppe. Attolini tenía 91 años y llevaba 65 casado con su mujer, Anna. Para los trabajadores de cuello blanco que compiten con los robots por la supremacía, la simple dignidad humana de una vida hecha a mano puede convertirse en el verdadero lujo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.