Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Puede sonar frívolo afirmar que el invierno boreal ha terminado: al fin y al cabo, en Europa recién empieza a hacer frío, aún estamos a mediados de enero y nos esperan febrero y marzo. Sin embargo, para el mercado europeo del gas natural, la temporada ha terminado.

Esta semana, Europa atraviesa el ecuador de su trimestre de calefacción. Por término medio, los próximos días suelen ser los más fríos del año. Casi como un reloj, vuelve el tiempo invernal y la nieve cubre la reunión anual del Foro Económico Mundial en la estación alpina de Davos. De hecho, desde Londres hasta Berlín, las temperaturas han bajado hasta el punto de congelación. Pero incluso si el resto del invierno resulta más frío de lo normal, la región tendría suficiente gas almacenado para evitar el peor de los escenarios: quedarse sin él si Rusia reduce sus exportaciones como parte de su estrategia contra los aliados de Ucrania.

PUBLICIDAD

Para los comerciantes de gas, es luz verde para vender. El precio mayorista del gas natural en Europa cayó a principios de esta semana a un mínimo de 17 meses de 55 euros (US$60) por megavatio hora, más de un 80% menos que el máximo de casi 350 euros por MWh alcanzado a finales de agosto. Los precios mayoristas de la electricidad a un año en Alemania, una referencia regional, también se han desplomado, cotizando esta semana en torno a 150 euros, por debajo del máximo de casi 1.000 euros de hace seis meses.

Precios de referencia del gas natural en Europa han caído 80% desde su máximo de 2022. No obstante, los precios mayoristas siguen siendo el doble que los niveles previos a la crisisdfd

Sin duda, si el tiempo más frío de lo normal de los próximos días persiste en febrero y marzo, los precios del gas y la electricidad volverían a subir. Pero esas subidas serían limitadas. Con la mitad de la temporada de calefacción ya en el retrovisor y unas existencias de gas lo bastante elevadas, es prácticamente imposible que se produzca una subida del precio del gas similar a la del pasado mes de agosto.

PUBLICIDAD

Sin embargo, no hay que celebrar. Todo esto ha tenido un coste enorme.

Los gobiernos europeos han gastado casi un billón de euros en subvencionar el suministro energético. A pesar de ello, los precios al por mayor y al por menor del gas natural y la electricidad se mantienen muy por encima de los niveles anteriores a la crisis. Debido a los efectos retardados, las facturas minoristas de energía no bajarán hasta la segunda mitad del año. Y como los gobiernos han aislado a las familias de la peor parte de la subida de precios del mercado mayorista, también verán menores reducciones de precios en el futuro.

PUBLICIDAD

Nada hace pensar en una vuelta a los precios anteriores a 2022. Por ejemplo, la consultora Cornwall Insight prevé que la factura anual de gas y electricidad de la familia media británica rondará las 2.800 libras en el segundo semestre de 2023. En los cuatro años transcurridos hasta 2021 habían estado pagando menos de 1.500 libras. Aún así, es mucho mejor que temer que las facturas alcancen las 5.000 libras este año

¿Cómo ha pasado Europa de la crisis a una relativa calma en sólo seis meses?

PUBLICIDAD

En primer lugar, la región tuvo mucha suerte, a falta de una palabra mejor, con el tiempo, un factor que no puede controlar y el resultado de la calamidad más amplia del cambio climático. Las temperaturas primaverales de Nochevieja son motivo de celebración para cualquiera que esté preocupado por los precios del gas. Pero deberían preocupar a cualquiera que se preocupe por el medio ambiente.

Entre el 19 de diciembre y el 16 de enero, la región más consumidora de gas del noroeste de Europa disfrutó de 29 días consecutivos de temperaturas superiores a las normales. Esta cifra se suma a los 37 días consecutivos de calor desde mediados de octubre hasta mediados de noviembre. El invierno ha sido hasta ahora un 12% más cálido que la media de los últimos 30 años. En términos de consumo de gas, la diferencia es enorme.

PUBLICIDAD
En este gráfico: cuanto más negativos los números, más cálido el climadfd

La vulnerabilidad europea a los cambios de temperatura es palpable cuando se echa la vista atrás a la ola de frío de principios de diciembre. Bastaron unos días fríos y sin viento para que subieran los precios del gas. La electricidad a corto plazo alcanzó máximos históricos. Pero el frío se fue casi tan rápido como llegó.

En segundo lugar, Europa ha reducido considerablemente la demanda industrial de gas: algunas fábricas han interrumpido su actividad y otras se han pasado al gasóleo. Por ejemplo, la producción de productos químicos en Alemania se ha desplomado. También ha aumentado el consumo de carbón. Las centrales eléctricas alemanas, en particular, queman el más contaminante de los combustibles fósiles para ahorrar gas.

PUBLICIDAD

En conjunto, la demanda europea de gas se ha situado hasta un 20% por debajo de la media quinquenal. En Alemania, el consumo de gas a principios de enero fue en algunos momentos un 38% inferior a la media. Con la fuerte caída de la demanda, Europa no ha agotado sus reservas de gas tan rápido como se esperaba, o tanto como se temía. Actualmente, los tanques de almacenamiento están llenos en un 82%, frente a la media de cinco años para mediados de enero del 62%. Incluso una repetición del invierno de 2013-14 -cuando Europa redujo considerablemente sus inventarios en la segunda mitad de la temporada- reduciría los niveles europeos a sólo alrededor del 45% a principios de abril. Eso está muy por encima de la media de cinco años del 33% - y de cualquier umbral de pánico.

Con más gas almacenado ahora, las empresas europeas y los gobiernos necesitarían comprar menos durante la primavera y el verano para prepararse para la temporada 2023-24. Cuanto antes acabe el invierno actual, más tarde empezará el siguiente.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.