Brasil en español

Equipo de Lula dice que buscará recuperar grado de inversión para finales del 2026

Las agencias rebajaron la calificación al país en el año 2015 durante el mandato de Dilma Rouseff

El presidente coordina su primera reunión ministerial de su gobierno (José Cruz/Agência Brasil)
Por Martha Viotti Beck
18 de enero, 2023 | 07:28 PM

Bloomberg — Los planes del equipo a cargo de la economía del presidente Lula da Silva son recobrar el grado de inversión para Brasil de aquí a finales del año 2026 por medio de una conjunción de cambios fiscales e impositivos que hagan posible un aumento en el gasto social y la estabilización del endeudamiento, de acuerdo con el secretario del Tesoro, Rogério Ceron.

Aunque se barajan diversas opciones para reemplazar la principal de las reglas fiscales brasileñas, un techo que restringe el aumento del gasto público a la tasa de inflación, el nuevo responsable del Tesoro afirmó que el requisito fundamental para establecer la futura referencia fiscal es que se cree espacio en el presupuesto para invertir en cuestiones sociales y, al mismo tiempo, se generen superávits fiscales primarios (que no tienen en cuenta el pago de intereses).

“En el retorno de Brasil hacia el grado de inversión, las reformas juegan un rol fundamental”, aseguró Ceron durante una entrevista con Bloomberg News y un medio de comunicación local. “No nos hallamos tan distantes del grado de inversión”.

PUBLICIDAD

Cuando la agencia Fitch Ratings degradó la calificación de Brasil a grado especulativo en diciembre de 2015, apenas 3 meses tras una decisión equivalente de S&P Global, el país perdía el grado de inversión, un distintivo otorgado por las agencias calificadoras que certifican una escasa posibilidad de incumplimiento. Ambas medidas llegaron como consecuencia de la relajación de los objetivos de ahorro fiscal de la mandataria Dilma Rousseff, en un contexto de crisis de la economía y de peligro de destitución, que se produjo justo al año siguiente.

Pero Brasil ha tomado ahora una dirección diferente, dice Ceron.

Si bien Lula mantendrá su promesa de impulsar el gasto social, los gastos corrientes que se requieren para el funcionamiento normal del Gobierno se revisarán de manera “más rigurosa” y los ingresos públicos deberían aumentar al 19% del producto interno bruto, aproximadamente el mismo nivel en el que estaba en 2022 antes de una serie de exenciones fiscales otorgadas por la Administración de Jair Bolsonaro.

PUBLICIDAD

Dividendos

Una reforma del impuesto sobre la renta es otra forma de dar credibilidad a las finanzas de Brasil sin ignorar las exigencias sociales, dijo Ceron. La discusión sobre esa reforma, que Haddad planea llevar a los legisladores en el segundo semestre del año, podría incluir el impuesto a los dividendos, una propuesta que el Gobierno anterior intentó, pero no logró aprobar en el Congreso.

Bonos ESG

El secretario también dijo que el Tesoro avanza con un plan para emitir bonos soberanos vinculados a proyectos ESG (ambiental, social y de gobernanza corporativa).

“Observamos de cerca la emisión vinculada a ESG y evaluamos esa posibilidad”, dijo Ceron, y agregó que el plan es que el Gobierno emita dichos bonos, ayudando a las empresas privadas en sectores como la energía a captar fondos en los mercados internacionales.

En el mercado de deuda interna, la estrategia del Tesoro sigue siendo alargar los vencimientos como una forma de reducir los riesgos, dijo. Alargar el vencimiento de la deuda pública también reduce el impacto de las variaciones de la tasa de interés de referencia del banco central sobre el costo de la deuda pública.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD