Tecnología

Musk tiene “más para perder” si intenta evitar los pagos de deuda de Twitter

La compañía tiene dinero suficiente para pagar, pero a medida que se acerca la fecha, sigue habiendo algo de ansiedad sobre lo que podría hacer su impulsivo CEO

Elon MuskFotógrafo: Andrew Harrer/Bloomberg
Por Paula Seligson
19 de enero, 2023 | 12:02 PM

Bloomberg — Todas las cuentas incluidas las de Elon Musk, indican que Twitter tiene dinero más que suficiente para realizar su primer pago de intereses, que se espera ascienda a unos US$300 millones.

Pero a medida que se acerca la fecha, sigue habiendo algo de ansiedad sobre lo que podría hacer su impulsivo CEO para aliviar la carga de deuda de la empresa, de más de US$12.000 millones.

Musk dijo en un Twitter Spaces en diciembre que la empresa tiene unos US$1.000 millones en efectivo en su hoja de balance. Pero también ha hablado abiertamente la idea de la bancarrota, citando una “caída masiva” de los ingresos luego de que varios anunciantes dejaran la plataforma.

PUBLICIDAD

Un grupo de siete bancos, liderados por Morgan Stanley, son los propietarios de la deuda. El drama en torno a la adquisición de Musk y la volatilidad de los mercados les han hecho cargar con los préstamos, que normalmente habrían descargado en inversores.

Ahora, después de haber perdido unos US$4.000 millones sobre el papel por respaldar la oferta de Musk sobre Twitter, los observadores del mercado ven pocas razones para que los bancos sigan adelante con cualquier maniobra inesperada cerca de la fecha límite de pago de intereses, aproximadamente el 27 de enero.

Al fin y al cabo, en la mayoría de las quiebras, el capital se elimina y los prestamistas acaban tomando el control.

PUBLICIDAD

“Hay demasiado en juego para Musk y sus co-inversores”, dijo Jordan Chalfin, analista senior de la firma de investigación de crédito CreditSights. “Twitter hará sus pagos de intereses a corto plazo, contra viento y marea, y le dará tiempo al negocio para darse la vuelta”.

Representantes de Morgan Stanley y Musk no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Pocas razones

Aunque todo es posible con Musk, no tiene muchas razones para saltarse el primer pago de intereses. El largo plazo es una cuestión más importante: En la conversación de Twitter Spaces, dijo que la compañía estaba en camino de perder US$3.000 millones en 2023.

“Por eso me he pasado las últimas cinco semanas recortando costes como un loco”, dijo.

Pero a corto plazo, si Twitter no pagara sus intereses, podría desencadenarse un impago, lo que permitiría a los bancos obligar a la empresa a acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras. Algunas deudas permiten un período de gracia de 30 días, pero no está claro si eso existe para los préstamos de Twitter.

En cualquier caso, las consecuencias para Musk, de 51 años y propietario de aproximadamente el 79% de la empresa, serían inmediatas y graves.

PUBLICIDAD

Aunque Twitter es el responsable de la deuda, y no Musk personalmente, éste aportó más de US$20.000 millones por su participación en la empresa. Se calcula que ahora vale US$11.600 millones, una parte considerable de su fortuna de US$137.400 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

“Si usted es un prestamista de Twitter y Elon Musk amenaza con no pagar el cupón, usted va al libro de jugadas estándar, que es: ‘OK, te veré en la quiebra’”, dijo Philip Brendel, analista de deuda en dificultades de Bloomberg Intelligence.

En términos de quién tiene más que perder, es sin duda Elon Musk”, dijo Brendel. “Si le importa perderlo o no, esa es una cuestión totalmente diferente. Desde luego, se comporta de forma diferente a lo que haría la gente normal en esas situaciones.”

PUBLICIDAD

Negociaciones más amplias

Musk es conocido por ser impredecible y podría utilizar el primer pago en negociaciones más amplias con los prestamistas de Twitter. Él y los bancos han estado tratando de encontrar soluciones para la carga de intereses, que se ha vuelto más punitiva que cuando hizo su oferta en abril, cuando las tasas de interés se dispararon.

A finales del año pasado, los banqueros estaban considerando la posibilidad de sustituir parte de la deuda de alto interés con nuevos préstamos de margen respaldados por acciones de Tesla Inc. (TSLA) que él sería personalmente responsable de pagar, una de las varias opciones consideradas en ese momento.

PUBLICIDAD

Como Musk vendió US$3.600 millones en acciones de Tesla el mes pasado, algunos analistas especularon con que podría utilizar el dinero para comprar deuda de Twitter a los bancos, lo que le situaría en una mejor posición en el procedimiento de quiebra. Pero no está claro si Morgan Stanley y otros estarían dispuestos a venderle a precios de saldo.

También existe la posibilidad de que Musk decida abandonar Twitter y volver a centrarse en sus otras empresas, incluidas Tesla y SpaceX.

Por supuesto, si Musk se marchara, no sólo se perjudicaría a sí mismo, sino también a otros inversores que se sumaron a su inversión, como el fondo soberano Qatar Investment Authority, (QIA)que aportó US$375 millones.

PUBLICIDAD

“Nos comprometemos con la dirección, con Elon, en términos del plan que tiene para la compañía, y creemos en ello, y confiamos en su liderazgo en términos de dar la vuelta a la compañía”, dijo el director ejecutivo de QIA, Mansoor Al Mahmoud, en una entrevista con Bloomberg TV en Davos el lunes.

QIA formaba parte de un grupo de unos 20 inversores que contribuyeron al compromiso de capital, según una declaración de mayo. El príncipe saudí Alwaleed bin Talal también refinanció más de 30 millones de acciones, valoradas en unos US$1.900 millones utilizando el precio de compra de US$54,20. Jack Dorsey también transfirió su participación.

Detalles de la deuda

Twitter tiene tres grandes deudas con intereses vencidos: US$6.500 millones destinados a ser vendidos a inversores de préstamos apalancados y US$6.000 millones de préstamos puente, divididos a partes iguales entre un tramo garantizado y otro no garantizado, que los bancos habían planeado vender en forma de bonos basura.

PUBLICIDAD

Toda la deuda parece tener pagos trimestrales de intereses, según una carta de compromiso de deuda de abril y personas familiarizadas con el asunto, que pidieron no ser citadas al tratarse de una transacción privada.

Se espera que los intereses a pagar en las próximas semanas asciendan a unos US$300 millones, según cálculos de Bloomberg y de participantes en el mercado ajenos a la operación de Twitter. Esta cifra se basa en la carta de compromiso de deuda y en una tasa de interés máxima del 11,75% sobre el tramo no garantizado.

Esta cifra podría ser mayor dependiendo de si los bancos aumentaron la tasa de interés del tramo de US$6.500 millones utilizando su cláusula “flex” cuando se cerró la operación, y de si Twitter está utilizando la versión a uno, tres o seis meses del tipo de referencia Secured Overnight Financing Rate. (Si la empresa optara por la tasa a un mes, podría haber pagado menores cantidades de intereses cada mes en lugar de una suma mayor trimestralmente).

Twitter también tiene una línea de crédito renovable de US$500 millones, que permite a la empresa pedir prestado, devolverlo y volver a pedir prestado a lo largo de la vida del préstamo. Si Twitter recurre a ella, el gasto por intereses aumentaría significativamente. Twitter ya paga una comisión anual del 0,5% por tener acceso a los fondos.

Mientras tanto, Twitter ha buscado formas creativas de reducir gastos. En algunos casos ha dejado de pagar el alquiler de algunas de sus oficinas, y también ha pedido a sus empleados que intenten renegociar acuerdos con proveedores externos. Esta semana, Twitter ha subastado cientos de muebles de oficina.

Mientras tanto, Musk tuitea periódicamente sobre la decisión de la Reserva Federal de subir las tasas de interés al ritmo más rápido en una generación.

“Me pregunto qué habría pasado en 2009 si la Fed hubiera subido las tasas en lugar de bajarlas”, dijo el 13 de enero. “Cuanto más suben las tasas, más dura es la caída”.

--Con la colaboración de Jeannine Amodeo, Lisa Lee y Kurt Wagner.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD