Economía

Fed volvería a desacelerar alzas de tasas y debatirá hasta donde continuar

La campaña de endurecimiento parece estar dando sus frutos. No obstante, un mercado laboral que sigue tenso significa que la Fed no está lista para cantar victoria

El edificio de la Reserva Federal
Por Craig Torres
20 de enero, 2023 | 09:08 AM

Bloomberg — Los funcionarios de la Reserva Federal, alentados por una desaceleración de la inflación, se disponen a ralentizar el ritmo de sus subidas de tasas por segunda reunión consecutiva y debatir cuánto más necesitan endurecer para mantener los precios bajo control.

La campaña, que algunos críticos dicen comenzó muy tarde, parece estar dando sus frutos. Distintos datos muestran que la inflación finalmente se está desacelerando un año después de que, incorrectamente, Jerome Powell y sus colegas predijeran incorrectamente que esta cedería pronto.

No obstante, un mercado laboral que sigue tenso, con un nivel de desempleo en mínimos de cinco décadas, significa que los formuladores de políticas no están listos para declarar la victoria.

PUBLICIDAD

Las señales contradictorias complican las discusiones sobre cuándo hacer una pausa tras una subida de un cuarto de punto porcentual prevista para el 1 de febrero, un ritmo más moderado que la agresiva subida en curso desde mediados de 2022.

Los inversores y los economistas siguen dudando de las previsiones de la Reserva Federal de que las tasas subirán por encima del 5% desde su nivel actual, justo por debajo del 4,5%.

El diagrama de puntos de diciembre de la Feddfd

“Incluso con la reciente moderación, la inflación sigue siendo alta, y la política deberá ser suficientemente restrictiva durante algún tiempo para garantizar que la inflación vuelva al 2% de forma sostenida”, declaró el jueves en Chicago Lael Brainard, Vicepresidenta de la Reserva Federal. Brainard no especificó sus preferencias en cuanto a las tasas de interés en la próxima reunión o en los próximos meses, pero otros funcionarios han sido más explícitos.

PUBLICIDAD

Tanto Lorie Logan como Patrick Harker, presidentes de los bancos de la Fed de Dallas y Filadelfia y electores este año en materia de política monetaria, se mostraron partidarios de ralentizar el ritmo de subidas de tasas, aunque apoyaron un mayor endurecimiento.

“Subiremos las tasas unas cuantas veces más este año, aunque, en mi opinión, los días en los que los subíamos 75 puntos básicos cada vez seguramente han pasado”, dijo Harker en unas declaraciones en la Universidad de Delaware el miércoles. “En mi opinión, las subidas de 25 puntos básicos serán apropiadas en el futuro”.

Otro alto funcionario, el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, dijo el jueves que “la política monetaria aún tiene más trabajo por hacer” para devolver la inflación al 2%.

Las autoridades subieron las tasas medio punto el mes pasado hasta un rango objetivo de entre el 4,25% y el 4,5%, ralentizando el ritmo de subidas tras cuatro subidas consecutivas de 75 puntos básicos. También prevén que las tasas suban hasta el 5,1% en 2023, según la mediana de sus previsiones, que se actualizarán en marzo.

Los inversores consideran que las tasas subirán un cuarto de punto en la próxima reunión, pero que alcanzarán un máximo ligeramente inferior, en torno al 4,9%. Este punto de vista se ha visto reforzado por una serie reciente de lecturas benignas sobre la inflación que sugieren que la Reserva Federal está ganando la batalla a los precios, relajando las condiciones financieras a medida que los mercados se recuperan.

“¿Y si las condiciones financieras se están relajando porque la oferta se está recuperando?”, dijo Julia Coronado, presidenta de Macropolicy Perspectives LLC. “Esperaría que para la ronda de previsiones de marzo” algunos funcionarios de la Fed se acercaran más a donde está el mercado”.

PUBLICIDAD
El IPC de EE.UU. es consistente con una moderación de la inflacióndfd

Los funcionarios empiezan a dividirse. Algunos consideran que los desequilibrios pandémicos están mejorando y quieren que sean los datos los que dicten cuánto más hay que actuar. Otros tienen una visión más dura, porque temen que la inflación sea rígida y requiera un periodo sostenido de política restrictiva para asegurarse contra un resurgimiento de los precios.

Por ahora, nadie está dispuesto a pedir una pausa en el ciclo de endurecimiento.

Los más recientes datos económicos de EE.UU. coinciden en su mayoría con la ralentización gradual de la actividad que esperaban los funcionarios. Pero insisten en que su trabajo no ha terminado, y algunos afirman que son necesarias pérdidas de empleo para volver a situar la inflación en su objetivo del 2%.

PUBLICIDAD

Varios siguen empeñados en elevar las tasas por encima del 5% como forma de gestión del riesgo, independientemente de lo que digan los datos a corto plazo.

“Probablemente tendríamos que superar el 5% para poder afirmar sin temor a equivocarnos que tenemos el nivel adecuado de tasas de interés oficiales para seguir presionando a la baja la inflación durante 2023″, declaró el miércoles James Bullard, presidente de la Fed de San Luis. “Queremos garantizar, en la medida de lo posible, que la inflación baje y vuelva a una senda estable hacia el objetivo del 2%. Y no queremos vacilar en eso, porque uno de los problemas de los años 70 es que la inflación seguía reapareciendo justo cuando se pensaba que la habíamos matado”.

PUBLICIDAD

Los mercados de futuros de los fondos de la Reserva Federal prevén sólo dos subidas más este año, y las tasas de equilibrio de los valores del Tesoro protegidos contra la inflación sitúan los precios de nuevo en el objetivo a finales de año. Bullard se mostró escéptico ante tal “crash” inflacionista.

La mayoría de los funcionarios de la Fed parecen unidos en torno al marco de Powell, según el cual será necesaria una desaceleración de los precios de los servicios básicos distintos de la vivienda para que la inflación vuelva al 2%. Esa opinión está estrechamente vinculada a la reducción de las ganancias salariales con el aumento del desempleo. Los funcionarios de la Fed prevén un aumento de alrededor de un punto porcentual en la tasa de desempleo en sus perspectivas de diciembre.

Precios Vs. Serviciosdfd

“Para lograr la estabilidad de precios creo que va a ser necesaria cierta relajación en la economía y el mercado laboral”. dijo Logan en un turno de preguntas tras su discurso del miércoles en Austin (Texas). “Y exactamente cuánto, y la configuración exacta de eso, creo que es muy incierto”.

PUBLICIDAD

Brainard es una de las pocas funcionarias que ofrece una perspectiva diferente.

“Sigue siendo posible que una moderación continuada de la demanda agregada facilite una relajación continuada del mercado laboral y una reducción de la inflación sin una pérdida significativa de empleo”, dijo Brainard el jueves.

Brainard no especificó hasta qué punto está a favor de subir. Pero sí citó indicios “provisionales” de desaceleración de los aumentos salariales, anclaje de las expectativas de inflación y posibilidad de reducción de los márgenes de beneficio como fuerzas que también podrían reducir la inflación en los próximos meses.

PUBLICIDAD

Logan, en sus comentarios de Austin, también dijo que preferiría que la gestión del riesgo respondiera a los datos en lugar de fijarse un objetivo específico.

De 2016 a 2019, un período en el que la tasa de desempleo estuvo por debajo del 5%, la medida “supercore” de Powell del IPC de servicios, menos los alquileres, promedió ganancias interanuales del 2,3%. Para 2022, la medida subió a un ritmo del 6,2%.

La inflación general, según la medida preferida de la Reserva Federal, fue del 5,5% en los 12 meses hasta noviembre, frente al 6,1% del mes anterior.

“Todavía no tenemos pruebas suficientes de que el crecimiento salarial vaya a evolucionar de forma coherente con una inflación del 2%”, declaró Matthew Luzzetti, economista jefe para EE.UU. de Deutsche Bank Securities Inc.

--Con la colaboración de Vince Golle y Jordan Yadoo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD