Asia

El éxodo de chinos ricos se acelera con el fin de la política Covid Cero

China es el segundo país del mundo con mayor número de ultrarricos, después de Estados Unidos, con más de 32.000 personas con un patrimonio superior a US$50 millones

Golfistas juegan al atardecer en el campo de golf de Marina Bay, en Singapur. Fotógrafo: Wei Leng Tay/Bloomberg
Por Bloomberg News
25 de enero, 2023 | 08:10 PM

Bloomberg — La decisión del presidente Xi Jinping de desmantelar las restricciones de viaje impuestas por la ley Covid está acelerando el éxodo de los chinos ricos, que podrían generar miles de millones en salidas de capital al invertir en propiedades y activos en el extranjero.

Desde el fin de la Covid Cero en diciembre, muchos chinos ricos han empezado a viajar al extranjero para comprobar propiedades inmobiliarias o concretar planes para emigrar, según dijeron consultores de inmigración en entrevistas. Esto amenaza con una fuga de cerebros en la segunda mayor economía del mundo, así como con flujos de salida que podrían presionar a sus mercados financieros.

En los dos últimos años, las medidas enérgicas de Xi contra sectores como el tecnológico, el inmobiliario y el educativo, y su apuesta por la “prosperidad común”, han asustado a los ricos, acostumbrados desde hace tiempo a enriquecerse siempre que no cuestionaran la supremacía del Partido Comunista. Los asesores de los ricos dicen que esas preocupaciones han empeorado desde octubre, cuando Xi cimentó su control político en un congreso del partido celebrado dos veces al año.

PUBLICIDAD

El bufete canadiense de abogados especializados en inmigración Sobirovs observa una creciente urgencia por parte de los clientes chinos que buscan emigrar al país norteamericano. “Yo diría que en los últimos seis meses la gente se ha hartado de verdad. Por eso vemos un aumento de las consultas”, explica Feruza Djamalova, abogada de Sobirovs. “Ahora nuestros clientes de China están dispuestos a hacer el traslado y quieren hacerlo cuanto antes”.

Antes de la pandemia, China se enfrentaba a una fuga de capitales de unos US$150.000 millones anuales de personas que se marchaban al extranjero, pero es probable que la cantidad sea mayor en 2023, ya que no han podido viajar en los últimos tres años, según Alicia García Herrero, economista jefe para Asia-Pacífico de Natixis SA. Su cálculo -elaborado a partir de diferenciales no explicados en los datos del turismo mundial- es una estimación de los fondos que los ciudadanos chinos que viajan dejan permanentemente en el extranjero.

“China se enfrentará a grandes salidas de capital este año, lo que probablemente presionará al renminbi y a la balanza por cuenta corriente”, afirmó García Herrero. La fuga de capitales podría no ser mayor que en años anteriores si muchos no pueden sacar su dinero, pero aún así podría afectar a la mano de obra, la productividad y el crecimiento, dijo.

PUBLICIDAD
China registró una salida neta de 10.800 personas adineradas en 2022dfd

China es el segundo país del mundo con mayor número de ultrarricos, después de Estados Unidos, con más de 32.000 personas con un patrimonio superior a US$50 millones, según un informe de septiembre de Credit Suisse Group AG.

Las salidas entre los ricos ya comenzaron el año pasado. Alrededor de 10.800 chinos ricos emigraron en 2022, la mayor cantidad desde 2019, y la segunda más después de Rusia, según New World Wealth, un socio global de inteligencia de datos de la consultora de migración de inversiones Henley & Partners.

Henley vio consultas de individuos chinos sobre migración más que cuadruplicarse en los días posteriores a la reapertura de China en comparación con la semana anterior. La emigración fue baja al principio de la pandemia, pero las consultas se duplicaron en 2022.

Juwai IQI, una empresa inmobiliaria que ayuda a vender propiedades internacionales a clientes en Asia, dijo que el número de consultas de compradores chinos continentales bajó un 26% en 2021 y cayó un 11% en 2022, pero ha subido un 55% en 2023 hasta ahora y se ha mantenido en ese nivel.

Denny Ko, un abogado de inmigración en Hong Kong que asesora a clientes chinos ricos, dijo que los verdaderamente ricos han tenido planes de contingencia durante años, y las personas que ahora están buscando opciones tienden a estar más abajo en la escala de riqueza, incluida la clase media alta, los empresarios y los ejecutivos de alto nivel.

Las búsquedas y las menciones de palabras clave sobre “emigración” en Wechat casi se quintuplicaron el 26 de diciembre con respecto al día anterior, hasta 110,7 millones, después de que China rebajara el Covid-19 a la categoría de enfermedad menos peligrosa y anunciara que eliminaría todas las medidas de cuarentena.

PUBLICIDAD

A medida que los ricos buscan invertir en el extranjero, los bancos privados han ido construyendo sus oficinas para gestionar el flujo de capital.

Han contratado personal en Singapur para atender a los chinos ricos que invierten en la ciudad estado. La avalancha de dinero ha disparado los precios de mansiones, campos de golf y coches de lujo en Singapur.

JPMorgan Chase & Co. y Julius Baer Group Ltd. son algunos de los bancos que han dotado de personal de habla mandarín a sus oficinas en otros lugares, como la bahía de San Francisco y Zúrich, respectivamente, según personas familiarizadas con el asunto. Una portavoz de Julius Baer confirmó que el banco cuenta con hablantes de mandarín como parte de su equipo en Suiza que atiende a clientes ricos de Asia-Pacífico. JPMorgan declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Los cinco programas más populares entre los ciudadanos chinos

  • Residencia en Portugal
  • Residencia en Grecia
  • Ciudadanía granadina
  • Residencia en Singapur
  • Ciudadanía de Santa Lucía

*Basado en consultas en Henley & Partners en 2022

PUBLICIDAD

Entre los que quieren marcharse está Dahua, cuya familia dirige una empresa farmacéutica en el centro de China. No es su primer intento, pero tiene más esperanzas de poder salir ahora que es posible viajar. Un intento anterior de obtener la tarjeta verde estadounidense se frustró cuando regresó a China antes de la pandemia y ya no pudo viajar de vuelta a Estados Unidos, al no pasar allí el tiempo requerido.

Dahua, que pidió que sólo se utilizara su nombre de pila, está estudiando ahora un programa en Canadá que permite a los solicitantes estudiar allí y, en última instancia, adquirir la residencia permanente tras trabajar unos años.

Muchos de sus colegas y amigos han emigrado o están explorando activamente esa opción, dijo, y muchos han perdido la confianza en el futuro del país.

PUBLICIDAD

“Ha llegado el momento de reactivar mi plan de emigración ahora que podemos viajar al extranjero y debería ser mucho más fácil tramitar estas cosas que antes, cuando todavía teníamos los bloqueos”, dijo.

China aplica estrictos controles de capital. Los ciudadanos sólo pueden convertir 50.000 yuanes en divisas extranjeras al año. Pero a pesar de esas restricciones, la reapertura de los viajes basta para alimentar las salidas sólo con el turismo, aunque la gente no decida quedarse fuera permanentemente.

“Si varios millones de personas salen de viaje este año, eso puede suponer una presión a la baja de decenas de miles de millones de dólares sobre las reservas de divisas de China”, afirma Chen Zhiwu, catedrático de finanzas de la Universidad de Hong Kong.

PUBLICIDAD

Chen calcula que las salidas por turismo podrían alcanzar este año entre 100.000 y 200.000 millones de dólares, algo que no ocurrió en los tres últimos años debido a las restricciones de Covid. Las salidas deberían tener “cierta presión de depreciación” sobre el yuan, pero el banco central aún puede intervenir para mantener la moneda en un nivel sobrevalorado, dijo.

Las familias chinas siguen teniendo dificultades para emigrar. Según Iris Pang, economista jefe para la Gran China de ING Groep NV, la debilidad económica en destinos populares como Europa y EE.UU. puede afectar a la capacidad de algunos chinos para encontrar trabajo en esas regiones. Las políticas de inmigración también se están endureciendo en todos los países, desde Portugal a Malta.

Según un banquero privado, las personas adineradas le dijeron que el coste de transferir dinero al extranjero había subido a 12 céntimos por dólar a finales del año pasado, frente a 1 céntimo en los años anteriores a la pandemia, a medida que el gobierno tomaba medidas drásticas contra las transferencias de dinero.

Pero eso no impide que los que quieren irse lo hagan. Peter Luo, consultor principal de Express Immigration, una consultora de inmigración neozelandesa, afirma que siguen llegando solicitudes de clientes chinos, la mayoría procedentes de la comunidad empresarial. “Lo destacable es que son muy urgentes, con la petición de que las solicitudes se aprueben inmediatamente si es posible”, dijo.

--Con la colaboración de Linda Lew, Anders Melin, Cathy Chan, Lisa Du y Enda Curran.

PUBLICIDAD