Desaparición de barbacoas muestra que la demanda mundial de carne de vacuno está bajo presión

El reciente aumento de los precios en un país famoso por consumir más carne de vacuno que casi ningún otro está obligando a los consumidores a pasarse al pollo

Los gauchos mueven el ganado después de las subastas en el nuevo Mercado de Carne de Canuelas en Canuelas, provincia de Buenos Aires, Argentina. Fotógrafo: Sarah Pabst/Bloomberg
Por Agnieszka de Sousa, Jonathan Gilbert y Leslie Patton
28 de enero, 2023 | 02:47 PM

Bloomberg — Los consumidores de todo el mundo llevan reduciendo la ingesta de carne desde los primeros días de la pandemia. En 2022, el golpe de la demanda llegó para la carne de vacuno, y aunque la inflación se enfríe, todo apunta a que la presión continuará este año, especialmente en algunas de las naciones más carnívoras del mundo.

No es infrecuente que la compra de carne disminuya durante las recesiones económicas. Lo sorprendente es que la demanda está cayendo más rápidamente en muchos de los países en los que la carne de vacuno ha sido tradicionalmente la proteína preferida. En Brasil, el consumo iba camino de alcanzar un mínimo histórico en 2022. Según datos de NielsenIQ, los compradores estadounidenses han reducido sus compras más de un 4% en el último año, mientras que las ventas de asados y filetes de vacuno en el Reino Unido se han desplomado.

Quizá ningún lugar refleje mejor esta tendencia que Argentina. La barbacoa argentina, o asado como dicen los lugareños, está tan estrechamente entretejida en el tejido nacional que, incluso durante algunas de las peores recesiones, el consumo ha demostrado ser resistente a apretarse el cinturón. El reciente aumento de los precios en un país famoso por consumir más carne de vacuno que casi ningún otro está obligando a los consumidores a pasarse al pollo, que ahora compite por el título de la principal proteína del país.

Omar Aníbal Sosa, de 41 años, padre de tres hijos y residente en Buenos Aires, recuerda con nostalgia su último asado, hace más de un mes, lo que en Argentina parece una eternidad. Recuerda el menú: sustituyó a regañadientes las antaño insustituibles costillas y falda por cortes de carne de baja calidad, junto con pollo y cerdo. Y compró la carne pidiéndole al carnicero que le cortara uno o dos filetes, en lugar de hacer el pedido por kilos, como es tradicional.

PUBLICIDAD
Trabajadores preparan un asado tradicional durante la feria AgroActiva en Armstrong, Santa Fe, Argentina, en 2017. Fotógrafo: Pablo E. Piovano/Bloombergdfd

“Solía encender la parrilla todos los fines de semana”, dice Sosa, que trabaja como personal de mantenimiento en la iglesia y chófer repartidor. Y añade: “Hoy, hacer barbacoas es un lujo”.

Para 2023, el Departamento de Agricultura de EE.UU. prevé un consumo prácticamente estable en todo el mundo. En algunos de los mayores mercados de carne de vacuno, sin embargo, la caída es pronunciada. En Argentina, la agencia prevé una disminución de más del 2%. En Estados Unidos se espera un descenso de casi el 5%.

Disminución de la carne roja | El consumo de carne per cápita está cayendo en los principales consumidores del mundo
dfd

Puede ser difícil captar con precisión la caída de la demanda, porque la mayoría de los analistas toman la producción de carne como base de sus estimaciones de consumo. Algunas de las mejores medidas de la disminución del interés por la carne de vacuno proceden de una combinación de seguimiento de las ventas al por menor e información anecdótica.

PUBLICIDAD

El debilitamiento de la demanda pone en jaque a los principales productores mundiales de carne de vacuno, como JBS SA y Tyson Foods Inc. Las empresas también han luchado contra sequías que han mermado los rebaños, el aumento de los costes de los insumos y la creciente presión de los inversores para producir carne de forma más sostenible.

La presión sobre la demanda de carne de vacuno es una buena noticia para el planeta. Según algunas mediciones, la agricultura es responsable de más emisiones globales de gases de efecto invernadero que el transporte, gracias en gran parte a la producción ganadera.

En Made in Hackney, una escuela de cocina vegana del este de Londres, su fundadora, Sarah Bentley, dice que ha notado una evolución en la actitud de la gente desde que creó la escuela hace una década. Las lentejas, antes consideradas pasadas de moda y “un poco hippies”, son ahora un gran éxito entre sus clientes. Las clases de cocina se llenan rápidamente.

La mayoría de los alumnos no son veganos ni vegetarianos, pero sienten curiosidad por una alimentación asequible, explica. “No se puede discutir el precio”, afirma Bentley.

A customer shops at a butcher’s stall in Sheffield, UK. Photographer: Dominic Lipinski/Bloombergdfd

En el Reino Unido, las compras de carne de res en tiendas de comestibles y restaurantes cayeron un 5,8 % respecto al año anterior, y las ventas de asados disminuyeron un 22 %, según datos compilados por el asesor agrícola AHDB. La compra de bistec cayó alrededor de un 19%.

Muchos de los cambios de consumo parecerán sutiles. La gente cambiará los cortes y las proteínas: primero la carne de res, luego la de cerdo y la de pollo. Los platos como los espaguetis a la boloñesa tendrán menos carne en la salsa y, en cambio, se llenarán con más tomates o agua.

La carne es algo que se ve afectado con bastante rapidez, especialmente para los consumidores de bajos ingresos”, dijo Rupert Claxton, consultor de Gira que ha estudiado la industria cárnica durante aproximadamente dos décadas.

PUBLICIDAD
Los compradores del Reino Unido reducen el consumo de carne de vacuno | Las ventas minoristas han caído a medida que los precios han aumentadodfd

En Estados Unidos, Michael Roberts, responsable de marketing de una organización sin fines de lucro de Oak Park (Illinois), vio cómo su anterior negocio como consultor se agotaba durante la pandemia, mientras a su pareja le diagnosticaban un cáncer cerebral. Como sus ingresos se redujeron y los gastos sanitarios se dispararon, Roberts y su pareja redujeron su consumo de carne de cuatro a dos veces por semana, sustituyendo normalmente la ternera y el pollo por alubias pintas, lentejas y arroz.

“La carne roja ha pasado a un segundo plano”, afirma Roberts, de 57 años, que padece niveles bajos de hierro. “Ya no entra en casa. Lo hemos sustituido por muchas comidas sin carne, que pueden ser sanas y no tienen nada de malo. Pero las proteínas son principalmente alubias, arroz y lentejas”.

Cortes de carne en oferta en una carnicería en Washington, D.C., EE. UU. Fotógrafo: Al Drago/Bloombergdfd

Sin duda, es demasiado pronto para decir si la tendencia se mantendrá a nivel mundial. Muchos economistas aún esperan que el consumo se expanda en algunos lugares durante la próxima década a medida que crece la población y los consumidores en Asia y otros mercados emergentes comen más carne de res.

De vuelta en Argentina, se estima que el consumo de carne per cápita alcanzó los 47,2 kilogramos en 2022, según el grupo de la industria de la carne Ciccra. Eso se compara con un récord moderno de 68,7 en 2007. Mientras tanto, el consumo de pollo ha aumentado a casi 46 kilogramos desde aproximadamente 18 hace dos décadas, gracias a su precio competitivo, según muestran los datos de la Cámara de Comercio de Rosario.

PUBLICIDAD
Oferta para el consumo de carne, per cápita en 2019, en las Américasdfd

Parece un despojo de la identidad nacional para un país que tradicionalmente ha rivalizado con el vecino Uruguay por el título de mayor carnívoro del mundo per cápita.

Hace un año, el gobierno nacional declaró que intentaría mantener el consumo de carne de vacuno por encima de los 50 kilos por persona, mediante políticas como las cuotas de exportación. Pero hasta ahora ese objetivo está resultando inalcanzable y la inflación es galopante. La inflación anual de los alimentos en Buenos Aires en diciembre fue del 97,5%, según los últimos datos del organismo nacional de estadística.

PUBLICIDAD

Para consumidores como Sosa, padre de tres hijos, la parrilla exterior, antaño punto de gran orgullo comunitario, se ha convertido en doloroso recordatorio de lo que fue. “Antes no tenía ese aspecto de abandono”, afirma.

--Con la colaboración de Tatiana Freitas, Jinglu Gu y Dominic Carey.

Lea más en Bloomberg.com.