El presidente de EE.UU., Joe Biden, durante un evento en el Eisenhower Executive Office Building en Washington, D.C., EE.UU., el viernes 4 de marzo de 2022.
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg Opinión — Las victorias del presidente Joe Biden siguen sumándose de cara al discurso sobre el Estado de la Unión de la próxima semana. El Plan de Rescate Americano. La Ley de Infraestructuras de 2021. La Ley de Reducción de la Inflación de 2022. Por impresionantes que sean esos logros, quizá el más asombroso sea lo que ha ocurrido en el mercado de valores. Sí, el mercado de valores.

A pesar de caer en un mercado bajista el año pasado, el índice S&P 500 ha ganado un 24,1% desde el día de las elecciones en noviembre de 2020. Lo que es notable es que bajo Donald Trump, un presidente con una reputación de políticas favorables al mercado, el rendimiento del S&P 500 no fue mucho mejor entre el día de las elecciones en noviembre de 2016 y el mismo punto de su administración, ganando un 26,5%. Y aunque el Promedio Industrial Dow Jones y el Índice Compuesto Nasdaq lo hicieron mejor bajo Trump, Biden le gana en el Índice Compuesto de la Bolsa de Nueva York.

El S&P 500 ganó un 24,1% entre el día de las elecciones de noviembre de 2020 y el 2 de febrero de 2023dfd
El S&P 500 ganó un 24,1% entre el día de las elecciones de noviembre de 2020 y el 2 de febrero de 2023dfd

Y si usted cree que las valoraciones son un signo de confianza, entonces con una relación precio-beneficio de 19,8, los inversores confían más en las empresas estadounidenses de lo que lo hacían en el mismo punto de la administración de Trump, cuando asignaron una relación precio-beneficio de 18, según datos compilados por Bloomberg. Sin duda, no es como si los mercados bajo la administración Trump no se enfrentaran a su cuota de adversidad. Los mercados se vieron sacudidos por la decisión de China a finales de 2018 de devaluar el yuan. Y a principios de ese año, los mercados se vieron trastornados por el episodio del “volmageddon”.

Sí, los presidentes reciben demasiado crédito cuando la economía y los mercados van bien y demasiada culpa cuando no. Además, los mercados están influenciados por un número aparentemente infinito de variables y no siempre reflejan las condiciones económicas actuales, y los presidentes en realidad tienen muy poca influencia. Pero aquellos que elogiaron a Trump por la forma en que los mercados se comportaron bajo su administración deberían darle a Biden su merecido.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.