Imagen ilustrativa
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Aquí vamos de nuevo. En muchos sectores, el auge de la izquierda en América Latina parece estar inspirando reacciones viscerales y cansinas que surgen del tipo de mentalidades ideológicas rígidas que han incrustado la historia de la región.

No cabe duda que los inversores de los mercados financieros sienten justificados sus temores ante la nueva cohorte de líderes de izquierdas que ocupan cargos en América Latina. Están asustados por la agenda de Gabriel Boric en Chile. Están preocupados por los planes de Luiz Inácio Lula da Silva para Brasil. Se estrujan las manos ante las políticas económicas “reacias a los negocios” de Gustavo Petro en Colombia.

Es probable que los políticos latinoamericanos se sientan igualmente justificados a la hora de despreciar a los inversores como obstáculos en el camino hacia la prosperidad compartida.

Sin duda, el chileno Boric está trabajando para revisar no sólo la Constitución, sino también el sistema privado de pensiones, que ha resultado ser muy lucrativo para el sector financiero. Lula tiene ambiciosos planes de gasto público y ha arremetido contra las elevadas tasas de interés del banco central brasileño. Argentina podría haber entrado en suspensión de pagos.

PUBLICIDAD

En Bolivia y Colombia, los izquierdistas han hablado mal del capital internacional y del imperialismo. Incluso el mexicano Andrés Manuel López Obrador, que dirige una de las políticas macroeconómicas más conservadoras y restrictivas del mundo, asusta al dinero de Wall Street con palabras que suenan a izquierdas sobre el papel del Estado en el sector energético y cosas por el estilo.

Pero mientras murmuran en voz baja sobre las afinidades bolcheviques de los latinoamericanos, los que mueven los hilos de los mercados mundiales de capitales deben reconocer un hecho incómodo: muchos de los gobiernos de izquierda de los últimos tiempos en la región han administrado decentemente sus economías, ciertamente no peor que sus enemigos ideológicos de la derecha.

El PIB per cápita creció fuertemente durante los mandatos de los gobiernos de izquierdadfd

De hecho, la izquierda latinoamericana hace un mejor trabajo que la derecha en uno de los indicadores favoritos de Wall Street: los rendimientos del mercado de valores.

PUBLICIDAD

Pensemos en los gobiernos peronistas de Argentina, los de la creencia mágica en el poder de su política sobre el comportamiento de los agregados macroeconómicos. Han obtenido mucho mejores rendimientos en la bolsa de Buenos Aires que sus rivales partidarios del libre mercado, campeones del orden neoliberal que llevan el agua de la clase empresarial.

El merval en dólaresdfd

A pesar del Covid y todo eso, el Merval se ha más que duplicado en dólares en lo que va de la presidencia de Alberto Fernández, un bonito contraste con la pérdida del 57% en dólares durante los cuatro años de Mauricio Macri. En los 12 años anteriores, bajo los gobiernos peronistas de Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, el mercado ganó casi un 600%.

Algo similar ocurrió en Brasil, donde el Ibovespa cayó un 2,2% anual, en dólares, desde 2019 hasta 2022, durante el régimen de Jair Bolsonaro, y recuperó la mayor parte de la pérdida en las primeras semanas del de Lula, (quien, por cierto, presidió en la década de 2000 ganancias promedio en dólares del 40% anual durante 8 años. Incluso incluyendo las enormes pérdidas bajo su sucesora, Dilma Rousseff, el mercado retornó más del 13% al año en promedio durante sus más de 13 años combinados en el gobierno).

El Ibovespa en dólaresdfd

La Bolsa mexicana ganó más del 40% en poco más de cuatro años con AMLO, casi lo mismo que perdió con su predecesor derechista Enrique Peña Nieto, y más o menos lo mismo que ganó en los seis años del derechista Felipe Calderón.

PUBLICIDAD
El IPC en dólaresdfd

En Chile, la bolsa subió durante los dos mandatos de la Presidenta Michelle Bachelet, de izquierdas, y se hundió durante los gobiernos del derechista Sebastián Piñera, que se alternó con ella desde 2006 hasta 2022.

El IPSA en dólaresdfd

Por supuesto, el rendimiento del mercado bursátil está influido por muchas cosas -precios de las materias primas, tasas de interés internacionales, etc.- que no tienen nada que ver con quién gobierne el país en ese momento. Quizá la derecha haya tenido una mala suerte espectacular. La izquierda estaba, sin duda, en el poder en el momento adecuado, cuando China compraba materias primas sudamericanas a gran escala.

Pero los amos de las finanzas mundiales harían bien en considerar cómo las causas de la izquierda -la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la inversión en educación pública y en servicios sociales como la vivienda para los pobres- mejoran en última instancia las sociedades de un modo que puede aumentar su estabilidad, su capacidad productiva y su poder adquisitivo, el tipo de cosas que impulsan las economías y hacen subir los precios de las acciones.

PUBLICIDAD
El progreso contra la desigualdad eventualmente se estancódfd

Las fuerzas de la derecha que gobernaron los países latinoamericanos durante largos períodos desde la década de 1980 -a veces alternando con la izquierda como en Chile, Brasil y Argentina, a veces ininterrumpidamente como en México, país que dirigieron desde finales de la década de 1980 hasta 2018- no lograron construir economías estables y exitosas por las que Wall Street pudiera apostar de manera consistente.

Una de las razones fue su incapacidad para construir el tipo de red de seguridad social que sustenta la mayoría de las economías exitosas. La derecha pro-mercado adoptó el TLCAN como el billete de entrada de México en el primer mundo. Ignoraba que México entraba en ese compromiso con la economía moderna con la mitad de su mano de obra en el sector informal, sin acceso ni siquiera a una exigua pensión, seguro médico o seguro de desempleo.

En toda la región, el entusiasmo de la derecha por el llamado Consenso de Washington, que abogaba por unas cuentas fiscales equilibradas, una política monetaria ortodoxa, la privatización de las empresas estatales y la reducción de las barreras al comercio y al capital extranjero, contrastaba con su falta de interés por la enorme concentración de la renta en una minúscula plutocracia, que convertía a América Latina en la región más desigual del mundo.

Tal vez la mayor ironía de la historia de América Latina sea cómo las políticas de la izquierda sirvieron a la más estrecha camarilla de inversores nacionales y extranjeros. Con sus pocas empresas cotizadas en bolsa controladas por consorcios empresariales, los mercados de valores de la región apenas financian la inversión productiva. Y muy pocos latinoamericanos poseen acciones. Aunque los ahorros de las pensiones privadas de México, Colombia y, sobre todo, Chile, invierten en los mercados de renta variable locales, el “pueblo” no ha sido el gran beneficiario de unos mercados al alza.

PUBLICIDAD

El dinero de la elegante Vitacura de Santiago puede erizarse ante la reforma fiscal propuesta por Boric y su plan para una pensión de reparto gestionada por el gobierno y financiada con impuestos a los empresarios. Los inversores de Faria Lima, en Sao Paulo, pueden fruncir el ceño ante la reticencia de Lula a cumplir las estrictas restricciones fiscales de Brasil.

Es posible que quieran dedicar más tiempo y esfuerzo a valorar las consecuencias sociales y económicas de la desigualdad sin trabas de Brasil, o a considerar cómo la incapacidad de Chile para financiar una red de seguridad adecuada, en particular la incapacidad de sus pensiones privadas para garantizar una jubilación digna, está socavando su cohesión social y destruyendo su promesa.

Deberían contar sus bendiciones. La agenda de Boric no es la principal amenaza para lo que Milton Friedman llamó “la mejor historia de éxito económico de América Latina”. Un riesgo mucho mayor sería ignorar las heridas que dejan cicatrices en la sociedad chilena y que los acólitos derechistas de Friedman dejaron supurar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.