La batalla por el objetivo de inflación en Brasil afecta a los mercados

Lula, que asumió el cargo el mes pasado, lleva semanas arremetiendo contra el tipo de interés del 13,75% del Banco Central, el más alto de los últimos seis años

Unos compradores adquieren productos en el mercado de Madureira, en el barrio de Madureira de Río de Janeiro, Brasil, el miércoles 10 de agosto de 2022.
Por Maria Eloisa Capurro - Martha Beck - Josue Leonel
10 de febrero, 2023 | 08:53 PM

Bloomberg — Los inversores se están alarmando por la escalada de la lucha sobre los objetivos de inflación de Brasil, y apuestan a que la campaña del Gobierno para abaratar el dinero será contraproducente.

Los mercados bursátiles y la moneda de la mayor economía de América Latina se desplomaron el jueves después de que Bloomberg News informara de que el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva está presionando para que se revisen pronto los objetivos de inflación del país, con la intención de elevarlos.

VER +
Gobierno de Brasil considera anticipar debate sobre metas de inflación: fuentes

Lula, que asumió el cargo el mes pasado, lleva semanas arremetiendo contra el tipo de interés del 13,75% del Banco Central, el más alto de los últimos seis años. Quiere aumentar el gasto público para reactivar una economía que apenas crece, y considera que el elevado coste de los préstamos es un obstáculo que puede eliminarse fijando un objetivo de inflación más flexible. Pero desde que empezaron las críticas, los mercados han estado valorando tipos de interés aún más altos, lo contrario de lo que quiere el Presidente.

Changing Bets | Traders see higher long-term interest ratesdfd

Según Adriana Dupita, de Bloomberg Economics, esto demuestra que los ataques políticos contra el banco central por mantener los tipos demasiado altos pueden ser contraproducentes y, por el contrario, “elevar el obstáculo” para que el banco comience a bajarlos.

PUBLICIDAD

El real brasileño cayó un 1,4% el jueves, antes de recuperar parte de la pérdida en las primeras operaciones del viernes. El principal indicador bursátil lleva dos días de caídas.

Varios indicadores de la inflación esperada y de los tipos de interés a largo plazo se han movido al alza desde que Lula inició su campaña de críticas, que también ha incluido algunos ataques a la autonomía del banco central respecto a la política, consagrada en la ley hace apenas dos años.

VER +
Lula dice que el Banco Central de Brasil debe reflexionar sobre la economía

Los economistas encuestados por el banco central retrasaron dos meses, hasta noviembre, su previsión para el inicio del ciclo de relajación monetaria. Algunos bancos de Wall Street son aún más pesimistas: Credit Suisse Group AG prevé que la primera bajada de tipos no se producirá hasta el tercer trimestre del año próximo.

PUBLICIDAD
 Los economistas han elevado las previsiones de inflación en las últimas semanas, mientras el Gobierno arremetía contra el Banco Central por mantener los tipos de interés demasiado altos.dfd

No es una buena señal

En Brasil, el banco central tiene autonomía para aplicar las políticas que considere necesarias para alcanzar los objetivos de inflación, pero no los fija. Esa tarea corresponde al Consejo Monetario Nacional, un órgano gubernamental formado por los ministros de Hacienda y Planificación y Roberto Campos Neto, actual director del Banco Central. Esto significa que es probable que Lula, a través de los miembros de su gabinete elegidos a dedo, tenga la última palabra en la decisión.

Pero incluso después de que el Banco Central no cumpliera sus objetivos de inflación durante dos años consecutivos -para ser justos, la mayoría de sus homólogos mundiales tampoco los alcanzaron-, rebajar ahora el objetivo podría sembrar la sospecha de que el Gobierno ha abandonado la lucha.

VER +
Banco Central de Brasil mantiene tono agresivo para las tasas, pese a críticas de Lula

“No es una buena señal”, afirma Juan Prada, estratega de Barclays Plc. Cambiar el objetivo de inflación en un momento en el que los shocks de precios siguen llegando, y hay tanta incertidumbre sobre los planes de gasto del Gobierno, “pone en cuestión el régimen monetario”, afirma.

Y una consecuencia probable sería el aumento de los tipos de interés a largo plazo para tener en cuenta la expectativa de que la inflación se mantendrá, lo que no será de mucha ayuda para el crecimiento y la inversión que Lula valora.

Nada de esto significa que los objetivos de inflación de Brasil -actualmente del 3,25% para 2023 y del 3% para los dos años siguientes- sean necesariamente los correctos para su economía.

No hay una ciencia precisa detrás de la elección de un objetivo de inflación, ni consenso sobre el nivel adecuado. En Estados Unidos y otros países avanzados, por ejemplo, muchos economistas de peso consideran que los objetivos del 2% actualmente en vigor son demasiado bajos.

Poco apetito

En Brasil, el objetivo era más alto cuando Lula llegó al poder a principios de la década de 2000, hasta que el Gobierno empezó a rebajarlo en 2019.

PUBLICIDAD

“Brasil vivió con una meta del 4,5% durante mucho tiempo y de forma razonable”, dice Sergio Werlang, profesor de economía que fue el arquitecto del régimen de metas de inflación. Hay razones para elevarlo de nuevo ahora, dijo en un correo electrónico, aunque cualquier cambio debe ser “bien comunicado y preferiblemente gradual” - y sería mejor esperar hasta que las perspectivas fiscales estén “bajo control”.

Tras obtener luz verde para gastar 168.000 millones de reales (34.000 millones de dólares) más este año, se espera que Lula presente nuevas reglas presupuestarias para garantizar la sostenibilidad de la deuda pública después de que el ancla anterior, un tope de gasto ajustado anualmente por la inflación, perdiera credibilidad entre los inversores.

Aumentar la meta de inflación sugiere que el Gobierno se conformará con una regla fiscal menos ambiciosa para mantener el gasto a lo grande, según el exdirector central José Julio Senna. “Si el Gobierno cambia la meta ahora, es señal de que no hay mucho apetito por los recortes de gasto necesarios” para frenar los precios al consumo, afirma.

Tradicionalmente, el Consejo Monetario Nacional fija los objetivos de inflación en su reunión de junio. Sin embargo, está considerando la posibilidad de adelantar el debate de este año para revisar también los objetivos a más corto plazo, según dos funcionarios del Gobierno con conocimiento del asunto.

PUBLICIDAD

Marcar todas las casillas

En este momento, las insinuaciones sobre el aumento del objetivo son una señal de que el gobierno de Lula toleraría más inflación siempre que permitiera tipos de interés más bajos y un crecimiento más rápido.

Esa idea es familiar en Brasil. Fue conocida como la “nueva matriz económica” bajo el gobierno de Dilma Rousseff en la década de 2010 e incluía más gasto público y crédito subsidiado a través de bancos estatales. Los esfuerzos por turboalimentar la economía en aquel entonces terminaron con una inflación disparada y una profunda recesión.

PUBLICIDAD

Las “políticas adoptadas y anunciadas ahora mismo cumplen todos esos requisitos”, dijo Alexandre Schwartsman, director del banco central durante el primer mandato de Lula.

Incluso los economistas que apoyan el aumento de los objetivos suelen oponerse a ello cuando la inflación se dispara, porque entonces parece una admisión de fracaso.

“La forma de recuperar la credibilidad es volver a situar la inflación en el objetivo”, afirma Schwartsman. Cambiar el objetivo, en cambio, sería como pegarse un tiro en el pie.