La guerra en Ucrania restará US$190.000 millones a la economía rusa

Ahora está en juego la capacidad de Putin para mantener el mayor conflicto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, sin enemistarse con una población cada vez más preocupada por su bienestar financiero

Una mujer pasa por delante del Centro Internacional de Negocios de Moscú el 10 de febrero.
Por Bloomberg News
17 de febrero, 2023 | 05:57 PM

Bloomberg — Moscú evitó una debacle económica como consecuencia de la guerra del presidente Vladimir Putin en Ucrania, en lo que fue un acto de apertura de una crisis de combustión lenta que se desarrollará en los próximos años.

Según Bloomberg Economics, la economía que Putin quería convertir en una de las cinco mayores del mundo va camino de perder US$190.000 millones de Producto Interno Bruto en 2026 en relación con su trayectoria anterior a la guerra, aproximadamente el equivalente a todo el PIB anual de países como Hungría o Kuwait.

VER +
Pese a derrotas en Ucrania, Putin se prepara para nueva ofensiva y años de guerra

Pero incluso cuando Rusia registró su tercer trimestre consecutivo de contracción hasta finales de 2022, su caída para todo el año fue una fracción del colapso de casi el 10% que se predijo un mes después de la invasión. El banco central ha cifrado la caída del año pasado en un 2,5% y prevé que el crecimiento pueda reanudarse ya este año.

El gasto de los consumidores ha sido un lastre para la economíadfd

Según los analistas encuestados por Bloomberg, el descenso se intensificó probablemente el trimestre pasado en términos anuales y podría ser aún peor al comenzar este año.

PUBLICIDAD

En lo que sería la mayor contracción desde el apogeo de la pandemia mundial, se esperaba que los datos previstos inicialmente para el viernes mostraran que el PIB cayó un 4,6% anual en el cuarto trimestre, según el sondeo de Bloomberg.

El Servicio Federal de Estadística trasladó la fecha de publicación al próximo miércoles, un día después de que Putin tenga previsto dirigirse a la nación. La agencia, conocida como Rosstat, no dio explicaciones sobre el cambio.

Cada vez más y más

“El efecto de las sanciones se prolonga”, dijo Oleg Vyugin, exalto funcionario del Banco Central y del Ministerio de Finanzas. “Y el proceso de sanciones no ha terminado. Cada vez se introducen más nuevas”.

PUBLICIDAD

Las sanciones no afectaban a las principales exportaciones rusas vitales para los mercados mundiales, como el petróleo y el gas y los productos agrícolas, aunque en los últimos meses se añadieron algunas restricciones sobre la energía.

Sin embargo, la resistencia mostrada hasta ahora es el resultado de años de esfuerzos de los tecnócratas próximos a Putin para blindar la economía frente a las perturbaciones, con políticas que guardaban los ingresos inesperados de la energía y trataban de hacer a Rusia menos dependiente de algunas importaciones.

Lo que está en juego ahora es la capacidad de Putin para mantener el mayor conflicto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y seguir reuniendo los recursos, pero sin enemistarse con una población cada vez más preocupada por su bienestar financiero.

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Los grandes países con control de recursos cruciales, responsables de política económica competentes y aliados poderosos no van a desmoronarse ni siquiera ante sanciones muy severas. Rusia reúne las cuatro características”.

-Alexander Isakov, economista ruso.

La tarea será más difícil este año, ya que el gobierno de Putin se esfuerza por evitar el desplome de los ingresos del petróleo y aumenta el gasto en programas sociales en un momento en que la movilización de cientos de miles de hombres está vaciando el mercado laboral.

VER +
Putin promete victoria en Ucrania y celebra el triunfo en la Segunda Guerra Mundial

Un análisis de Bloomberg Economics identificó varias pistas sobre la supervivencia económica de Rusia tras la imposición de sanciones sin precedentes que incluyeron confiscaciones de activos dirigidas a personas cercanas a Putin y que supusieron el bloqueo de unos US$300.000 millones en reservas internacionales.

PUBLICIDAD

La necesidad de Estados Unidos y sus aliados de preservar el acceso a la energía les llevó a alcanzar un compromiso para equilibrar las medidas punitivas con sus propios intereses. De hecho, Rusia bombeó más petróleo, y los altos precios de las materias primas le permitieron ganar lo suficiente para apuntalar sus ingresos aprovechando la demanda de países como China e India.

Los países que representan más del 30% del PIB mundial mantuvieron sus lazos comerciales y se abstuvieron de condenar la invasión, lo que permitió a Rusia reconstruir las cadenas de suministro y luchar contra el aislamiento económico.

Para Vyugin, veterano banquero y economista ruso, las sanciones fueron “menos un golpe de gracia que un ligero jab”.

El giro del comercio hacia países que no han impuesto sanciones, y un aumento masivo del gasto público, son algunas de las razones por las que el Fondo Monetario Internacional concedió a Rusia la mayor revisión al alza de las perspectivas entre las principales economías para este año y el próximo.

PUBLICIDAD
 El FMI revisa al alza las perspectivas económicas de Rusiadfd

Igualmente cruciales para contener los daños fueron las medidas de emergencia que evitaron un colapso financiero, según Bloomberg Economics.

Junto con los controles de capital, una fuerte subida de las tasas de interés (que desde entonces se ha revertido con creces) evitó una crisis financiera. Sin embargo, tuvo un costo, ya que frenó el crédito minorista y perjudicó el consumo.

PUBLICIDAD

Umbral del dolor

Después de casi un año de una guerra que ha llevado el combate a las finanzas y el comercio, así como al campo de batalla, Putin puede descubrir que el dolor económico no le escuece lo suficiente como para cambiar su cálculo militar.

Sin embargo, la economía que se está formando ahora saldrá debilitada, a medida que se adentra en el modo de supervivencia.

El traslado de trabajadores de las fábricas al frente está reduciendo la oferta de mano de obra y puede restar medio punto porcentual al crecimiento del sector privado en 2023, según Bloomberg Economics. La guerra también alterará las perspectivas demográficas, que indican que la población rusa en edad de trabajar podría disminuir un 6,5% en la próxima década.

PUBLICIDAD

Y los costosos desembolsos en defensa y programas sociales ya elevaron el gasto del gobierno federal en un 25% el año pasado, al tiempo que aumentaron el empleo en el sector público en 300.000 personas.

Aunque evitará un colapso, la economía rusa seguirá sometida a tensiones y va camino de ser un 8% más pequeña en 2026 de lo que habría sido si Putin no hubiera ordenado el ataque a Ucrania en febrero de 2022, según estimaciones de Bloomberg Economics.

“El descenso de las importaciones de tecnología reduce el potencial de crecimiento de la economía a largo plazo, en lugar de provocar un desplome puntual que se materialice en un solo año”, afirma Natalia Lavrova, economista jefe de BCS Financial Group.

Lea más en Bloomberg.com