Lo siento, niños, pero esto no un dulce.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Blooberg Opinión — A los cinco años, mi esposo robó dos paquetes de chicles Hubba Bubba sabor sandía en el K-Mart local. Según la historia familiar, cuando su madre lo descubrió, el suelo estaba lleno de envoltorios de chicle y su camiseta cubierta de manchas de color rosa brillante. Se había metido un paquete entero de chicles en la boca y se estaba comiendo el segundo.

Siempre pienso en esta historia cuando sale a la luz otro estudio sobre los niños y los comestibles de marihuana. Porque, como todos sabemos, los niños que encuentran (o roban) una golosina escondida no suelen probarla de un bocado, sino que se la zampan toda de un tirón. Y eso plantea un problema cuando se trata de una bolsa de gominolas que contienen 10 miligramos de THC cada una.

Cada vez está más claro que la legalización del cannabis recreativo tiene consecuencias para los niños. La proliferación de comestibles que parecen caramelos o dulces horneados está llevando a cada vez más niños a urgencias, y EE.UU. no está haciendo lo suficiente para prevenir su ingestión accidental. Los profesionales de la salud, los responsables de formular las políticas y los padres deben colaborar para evitar que los comestibles lleguen a las manos de los más pequeños.

Con la forma en que se venden y almacenan los comestibles de THC, “hemos renunciado a todo lo que hemos aprendido en cinco décadas de prevención de lesiones infantiles”, afirma Kevin Osterhoudt, director médico del Centro de Toxicología del Hospital Infantil de Filadelfia.

PUBLICIDAD

El estudio más reciente que ha hecho saltar las alarmas procede de un análisis de los datos de los centros de control de intoxicaciones. Entre 2017 y 2021, los investigadores encontraron un aumento del 1.375% en la ingestión accidental de cannabis entre niños menores de 6 años.

 Casos registrados de ingestión accidental de cannabis entre preescolares.dfd

Estos datos nacionales coinciden con varios estudios estatales, como los de Colorado, California y Massachusetts, que han descubierto que la legalización coincide con un aumento del consumo involuntario de comestibles por parte de los niños. Ese aumento se produce rápidamente: Nueva Jersey, por ejemplo, legalizó la marihuana recreativa el año pasado y ya ha registrado un aumento de la ingesta de comestibles entre los niños (al igual que la vecina Pensilvania, donde la droga sólo es legal para uso medicinal).

Algunos de estos casos han sido graves. Alrededor del 8% de los niños necesitaron ser ingresados en cuidados críticos, según datos del estudio nacional del Centro de Intoxicaciones. Investigadores de Canadá, que en 2018 legalizó y reguló el cannabis, descubrieron de manera similar que los estados que permitían la venta de comestibles tenían un número significativamente mayor de hospitalizaciones pediátricas que las que las prohibían.

PUBLICIDAD

Si bien cada estudio tiene sus limitaciones, la tendencia general es inequívoca: La legalización de los comestibles de marihuana ha puesto el THC al alcance de los niños. “Ya no es discutible si afecta a los niños”, afirma George Sam Wang, profesor de medicina de urgencias pediátricas en el campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado. Wang ha dirigido varios estudios sobre el efecto de la legalización en la ingestión accidental de cannabis entre los niños de Colorado, donde el consumo recreativo está permitido desde 2012.

La cuestión ahora es qué hacer al respecto. A pesar de su omnipresencia (ya se han aprobado leyes que legalizan el uso recreativo en 21 estados y Washington DC, mientras que 37 han aprobado leyes que permiten el uso medicinal), no hay uniformidad en la forma en que los estados abordan las restricciones sobre los comestibles.

Casi la mitad de los Estados permiten también el uso recreativo de la marihuana.dfd

Una solución sería que los estados adoptaran un enfoque más coordinado para regular el envasado de comestibles con el fin de minimizar su atractivo para los niños. La mayoría de los estados han puesto algunos límites al aspecto de los productos, por ejemplo exigiendo que los envases sean opacos, tengan una etiqueta de advertencia clara o envases a prueba de niños. Pero esas restricciones no son uniformes ni se vigilan de manera uniforme. (Esto está regulado a nivel estatal, no por una agencia federal como la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego o la Administración de Alimentos y Medicamentos, porque la hierba sigue siendo ilegal a nivel federal).

Otra opción que debería adoptarse más ampliamente es limitar el número de dosis en un paquete determinado. Colorado limitó el año pasado el número de dosis por paquete, y Wang dice que los médicos de allí están notando anecdóticamente casos más leves de ingestiones pediátricas accidentales. Si más adelante los datos confirman esas anécdotas, otros estados deberían aprender del ejemplo de Colorado.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los profesionales de la salud pueden desempeñar un papel más activo para garantizar que las familias tengan en cuenta el almacenamiento seguro de los productos del cannabis. Durante las revisiones médicas, los médicos infantiles hacen una lista de preguntas para asegurarse de que los niños viven en un entorno seguro; por ejemplo, preguntan cómo se guardan las armas. Tenemos que normalizar las preguntas a los padres sobre el consumo y el almacenamiento del cannabis.

Los datos preliminares sugieren que los padres están dispuestos a mantener esas conversaciones. Investigadores de California preguntaron a adultos que vivían en un hogar con niños sobre su consumo, almacenamiento y actitudes respecto al cannabis. La mayoría de los encuestados (el 79% de los consumidores de cannabis y el 73% de los no consumidores) dijeron que se sentirían cómodos si su médico les facilitara esa información. Los estados en los que el cannabis recreativo es legal deberían trabajar con los profesionales de la salud para encontrar el enfoque adecuado.

Los padres también deben intensificar su propia vigilancia. Eso significa asegurarse de que los comestibles se almacenan de forma segura. Dejar los productos al aire libre, o donde se guardan otros alimentos, es buscarse problemas. “Si tomo una droga como el THC y la meto en una gominola, y dejo esa gominola en la cocina donde va mi hijo, cuando mi hijo se la coma, no será un accidente”, dice Osterhoudt. “Es totalmente predecible”.

PUBLICIDAD

En general, los mismos principios utilizados para almacenar medicamentos se aplican a los comestibles, dice Osterhoudt. “Fuera del alcance, fuera de la vista, fuera de la mente”.

Los padres también deben ser conscientes de los signos de ingestión de cannabis en los niños, sobre todo porque no es probable que se coman un comestible delante de ti. El síntoma más común es la somnolencia, o parecer “flojos” o desequilibrados. Algunos niños pueden acelerar el ritmo cardíaco. En situaciones más raras, los niños pueden tener convulsiones o dificultad para respirar.

Y, por último, los padres deben consultar con cualquier persona que vaya a cuidar de su hijo -un abuelo, una niñera u otros padres- para preguntar si los comestibles están guardados de forma segura. Y con los niños mayores, dice Wang, se puede insistir en que el niño pida siempre permiso antes de comer algo en casa de un amigo.

Dados los rápidos cambios en el panorama legal y las normas culturales en torno al cannabis, esto puede resultar incómodo. Pero los niños siempre querrán atiborrarse de caramelos de colores brillantes. Depende de nosotros asegurarnos de que no sea nada peor que un chicle.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.