Por la discriminación, musulmanes franceses buscan trabajos fuera del país

Las actitudes islamófobas se han vuelto más generalizadas en todo el país, que alberga la mayor población musulmana de Europa

Islamofobia
Por Alice Kantor
19 de febrero, 2023 | 08:39 AM

Bloomberg — En 2020, Natasa Jevtovic, una joven musulmana de 38 años, se marchó de París con rumbo a Londres y la esperanza de encontrar más oportunidades de trabajo. Tuvo éxito.

A partir de su traslado a la capital británica, esta gestora de proyectos de finanzas ha prosperado. La han ascendido en varias ocasiones y actualmente gana el doble de lo que percibía en París. Jevtovic cree que su camino ocurrió por su decisión de irse del país, donde fue víctima de islamofobia cuando formaba parte de uno de los principales bancos de Francia.

“Las personas empleaban expresiones racistas y les pedía que cesaran. Mis compañeros me ignoraban”, dijo Jevtovic. Por lo menos una vez, su jefe le amenazó con darle de baja en la compañía si continuaba denunciando a sus colaboradores por discriminarla.

Natasa Jevtovicdfd

Jevtovic pertenece a un grupo de musulmanes con estudios que han dejado de ser bien recibidos en Francia, especialmente en el mundo laboral, y prefieren emigrar con sus habilidades a otros lugares donde las valoren.

PUBLICIDAD

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de la Universidad de Lille, Olivier Esteves, numerosos musulmanes, en su mayoría empleados administrativos altamente calificados, se están yendo de Francia, lo que contribuye a una fuga de cerebros que afecta cada vez más a la segunda economía de la zona euro. Esteves encuestó a 1.074 musulmanes que abandonaron Francia. Más de dos tercios dijeron que se mudaron para practicar su religión con más libertad, mientras que el 70% dijo que se fueron para enfrentar menos incidentes de racismo y discriminación.

VER +
Francia sacudida por nuevas huelgas mientras crece oposición a reforma pensional

Las actitudes islamófobas se han vuelto más generalizadas en todo el país, que alberga la mayor población musulmana de Europa. Los ataques terroristas de 2015 en París, reivindicados por ISIS, alimentaron la animosidad hacia la población musulmana, avivada aún más por grupos de extrema derecha. Desde entonces, el gobierno centrista de Emmanuel Macron ha aprobado una serie de políticas que, según afirma, son para frenar el terrorismo islámico radical, que los críticos dicen que ha creado una cultura de hostilidad. Alrededor del 42% de los musulmanes dicen que se han encontrado con discriminación religiosa en el país, según una encuesta de 2019 realizada por la firma de investigación de mercado Ifop.

La investigación de Esteves, que se publicará en las próximas semanas en la revista académica Modern & Contemporary France, sugiere que aquellos con los medios para irse, muchos de ellos profesionales talentosos con habilidades en demanda, están hartos y se mudan a otro lugar. “Lo irónico es que Francia paga por la educación de estas personas, pero el país pierde ese talento altamente calificado debido a la rampante islamofobia institucional”, dijo Esteves.

PUBLICIDAD
Ingresosdfd

Bloomberg News habló con media docena de musulmanes que se han mudado a países como Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Dubai. Algunas expresaron su deseo de mejores perspectivas de carrera, pero todas dijeron que ya no querían sentir ninguna presión para ocultar su fe, un tema de particular interés para las mujeres que usan el hiyab. La mayoría de los que hablaron con Bloomberg no querían usar sus nombres por temor a que pudiera dañar sus carreras o generar acoso en línea.

En particular, dicen que la discriminación en el mercado laboral es lo que los animó a irse, haciéndose eco de los hallazgos del informe de Esteves. Una quinta parte de toda la discriminación islamófoba en Francia ocurre en el trabajo, según un estudio de 2016. Los candidatos a puestos de trabajo con nombres que suenan árabes tienen un 32% menos de posibilidades de ser llamados para una entrevista que sus homólogos que no suenan árabes, según un informe del gobierno de 2021.

Un graduado de una escuela de negocios con un nombre árabe durante años tuvo dificultades para conseguir entrevistas cuando solicitaba trabajos de consultoría en París. Su esposa, que usa un hiyab, fue llamada para entrevistar varias veces para roles de marketing, pero nunca supo nada después de la primera ronda. Se mudaron a Londres en octubre de 2020. A los pocos meses ella estaba trabajando en una empresa de marketing y él consiguió un trabajo en Deloitte.

“Hay un aumento muy claro de la islamofobia en Francia, a diferencia de cualquier otra lugar en Europa”, dijo Karim Ridwan, activista del Colectivo sin fines de lucro para contrarrestar la islamofobia en Europa, que rastrea los incidentes contra los musulmanes. “El mundo anglosajón es mucho más acogedor en comparación”.

En el Reino Unido, por ejemplo, los espacios multiconfesionales se ven con frecuencia en centros comerciales, hospitales y entornos corporativos, incluida la Bolsa de Valores de Londres y muchos bancos de la ciudad de Londres. Eso también era común en Francia cuando los trabajadores musulmanes poco calificados de las antiguas colonias llegaron en la década de 1980, pero ahora es raro, según Esteves.

Musulamanesdfd

Fatiha Zeghir, una mujer de 44 años que creció en las afueras de París, también se fue al Reino Unido. Como asistente ejecutiva de una empresa de medios, dijo que su carrera ha sido mucho más exitosa desde que se mudó. Se fue hace una década y nunca miró hacia atrás. En París, dijo que ni siquiera podía arrendar un departamento a su nombre; en cambio, le pidió a su compañera de cuarto con un nombre no musulmán que firmara el contrato de arrendamiento para ambas.

VER +
Tasa de natalidad en Francia se desploma al nivel más bajo en décadas

“En el Reino Unido, finalmente puedo ser musulmana y no sentirme mal por ello. Es tan liberador”, dijo

PUBLICIDAD
Fatiha Zeghirdfd

Los trabajadores saben que no pueden escapar por completo del sentimiento antimusulmán en Occidente, pero dicen que la discriminación es más prominente en Francia, y que se ha vuelto notablemente peor.

Desde 2015, Francia ha aprobado una serie de leyes que, según los musulmanes, han restringido algunas de sus libertades. En 2016 se introdujo una ley que limita el uso de símbolos religiosos manifiestos, como los hiyabs, en el trabajo. En 2017, el gobierno de Macron aprobó una ley que pone el nombramiento de imanes bajo un estricto escrutinio gubernamental, parte de un esfuerzo mayor que, según dijo, ayudaría a detener la propagación del Islam radical. El gobierno también cerró varios grupos dirigidos por musulmanes, como mezquitas, organizaciones benéficas y organizaciones sin fines de lucro, incluido el Colectivo contra la islamofobia en Francia. Los críticos dicen que tales políticas han contribuido al aumento de la islamofobia en el país.

En 2021, el entonces ministro de Educación Superior dijo que quería frenar a los académicos de presuntas ideologías islamistas de extrema izquierda, algo a lo que se refirió como Islamo-gauchisme . La oficina del primer ministro no respondió a una solicitud de comentarios. El entorno mediático también ha presentado una visión más negativa de los musulmanes, dicen académicos, reforzados durante la campaña presidencial de 2022 por los candidatos de extrema derecha Marine Le Pen y Eric Zemmour, quienes dedicaron gran parte de sus discursos electorales a los “peligros del Islam”.

Ibrahim Bechrouri, un investigador de 32 años, se fue de París a Nueva York en diciembre de 2019 después de que los donantes le dijeran que solo recibiría fondos si cambiaba su enfoque a la radicalización islamista. También dijo que algunos académicos pusieron obstáculos injustos en su camino porque no consideraban que el odio antimusulmán fuera un tema de investigación serio.

PUBLICIDAD
Ibrahim Bechrouridfd

Se volvió más preocupado por las perspectivas de su carrera después de ver los apartamentos de sus colegas allanados por la policía. Bechrouri también perdió amigos cuando algunos comenzaron a creer teorías conspirativas antimusulmanas. Uno le dijo que todo musulmán es un terrorista potencial, dijo.

“Las cosas en Francia después de 2015 empeoraron cada vez más, hasta el punto en que sentí que no podía trabajar en mi campo adecuadamente”, dijo el investigador, que ahora reside en Washington, DC. “En los EE.UU., hay desafíos, por supuesto, pero al menos puedes hacer el trabajo que quieras y expresar tus ideas libremente”.

Lea más en Bloomberg.com