Bonos mundiales se preparan para borrar las ganancias de 2023

Los activos de renta fija están a punto de revertir el aumento récord de enero

El horizonte de Manhattan reflejado en el East River Ferry cerca del barrio de Long Island City en el distrito de Queens de Nueva York, EE.UU., el miércoles 17 de agosto de 2022.
Por Garfield Reynolds
22 de febrero, 2023 | 07:57 PM

Bloomberg — Los bonos mundiales están a punto de borrar todas las ganancias que lograron en su mejor comienzo de año jamás registrado.

Los activos de renta fija han dado marcha atrás, ya que los bancos centrales de todo el mundo han mantenido su intención de seguir subiendo las tasas de interés para controlar la inflación, desafiando a los alcistas de bonos que se amontonaron en la deuda el mes pasado, apostando por un giro. Los bonos del Tesoro estadounidense cayeron el martes ante nuevos indicios de que la mayor economía del mundo está demostrando su resistencia a pesar de casi un año de endurecimiento de la política monetaria.

VER +
Acciones borran ganancias en medio de señales de recesión del mercado de bonos

Aunque la deuda pública estadounidense repuntó ligeramente el miércoles, las ganancias se redujeron tras la publicación por la tarde de las actas de la reunión de la Reserva Federal del 31 de enero al 1 de febrero.

 El tono agresivo de la Fed lleva a los bancos centrales a desafiar las esperanzas de un girodfd

Las actas mostraron que los funcionarios de la Fed seguían previendo que serían necesarias nuevas subidas de los costos de financiación para reducir la inflación hasta su objetivo del 2%.

PUBLICIDAD

“Los bonos mundiales pueden bajar aún más en las próximas semanas debido a la recalibración en curso de las perspectivas económicas y la función de reacción de la Reserva Federal”, dijo Damien McColough, jefe de investigación de renta fija de Westpac Banking Corp. en Sydney. La “narrativa de más altos por más tiempo” para los tipos de interés del banco central es el motor, dijo.

Un índice Bloomberg de bonos mundiales ha caído un 2,9% este mes hasta el martes, deshaciendo casi todo su aumento del 3,3% en enero, que fue el mejor primer mes de un año desde que se introdujo el indicador en 1990.

VER +
Acciones borran ganancias en medio de señales de recesión del mercado de bonos

Aumento de las apuestas

Tras registrar el martes su mayor subida desde septiembre, la rentabilidad del Tesoro a 10 años bajó unos 3 puntos básicos, hasta el 3,92%, en las operaciones de media tarde en Nueva York, al aparecer nuevas señales de demanda de tasa de interés que no ha estado disponible durante la mayor parte de la última década.

PUBLICIDAD

“La tendencia actual es al alza de los tipos en toda la curva. Y punto”, dijo en una nota Dennis DeBusschere, fundador de 22V Research.

Los estrategas de tasas de interés de Bank of America elevaron sus previsiones para 2023 de los rendimientos del Tesoro estadounidense a dos y cinco años basándose en “la reaceleración económica y los riesgos de inflación.”

Al cierre del martes, los bonos del Tesoro estadounidense perdían alrededor de un 0,14% este año, según un índice de Bloomberg. El 2 de febrero, un día antes de la publicación de los datos de creación de empleo en EE.UU. de enero, muy por encima de las previsiones, la deuda pública estadounidense había subido algo más del 3% en el año.

VER +
Sólido reporte de empleo en EE.UU. llevaría a Fed a subir tasas y mantenerlas altas

“Es probable que los inversores vuelvan a comprar una vez que consideren que los rendimientos son lo suficientemente altos como para justificar ese movimiento, dados los datos que indican fuertes flujos hacia los bonos como clase de activo”, dijo James Wilson, gestor senior de fondos en Melbourne de Jamieson Coote Bonds. “Nos estamos sumergiendo en los mercados con estas valoraciones tan atractivas”.

“La rentabilidad a 10 años en EE.UU. parece preparada para superar el 4%”, afirmó McColough, de Westpac. “Mi sensación es que todavía habrá una fuerte oferta de búsqueda de rendimiento cuando la volatilidad se calme un poco, probablemente en torno al rango de 4,15% a 4,20%”.

El miércoles, el banco central de Nueva Zelanda fue el último en advertir de los peligros de una inflación elevada. Los responsables de la política monetaria subieron su índice de referencia medio punto, como preveían los economistas, hasta el 4,75%, el más alto del mundo desarrollado.

Con la asistencia de Toby Alder, James Hirai y Liz Capo McCormick.