Estos multimillonarios propietarios de hoteles de lujo planean crear operadores de cruceros

Los viajes de lujo se están recuperando más rápidamente que el mercado en general y están resultando tentadores para los operadores

Para los hoteleros, ofrecer cruceros significa que los clientes tienen más lugares donde utilizar sus puntos de fidelidad, lo que les anima a gastar más en la empresa.
Por Luca Casiraghi, Olivia Raimonde y Sabah Meddings
25 de febrero, 2023 | 12:09 PM

Bloomberg — A bordo del yate Ritz-Carlton, que zarpó de Barcelona en octubre en su viaje inaugural, no había espectáculos de Broadway, minigolf ni máquinas recreativas. En su lugar, los huéspedes pudieron disfrutar de músicos de jazz, una colección de arte a bordo y una tienda con bolsos Birkin de 30.000 dólares.

Bienvenidos a los cruceros para ricos.

El impulso de Marriott International Inc, el mayor grupo hotelero del mundo y propietario del Ritz-Carlton, a los cruceros de lujo forma parte de una nueva oleada de operadores de gama alta dirigidos a los ricos. Mientras los operadores existentes luchan por saldar las deudas contraídas durante Covid y la ocupación de habitaciones se mantiene por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, los nuevos operadores intentan hacerse con una porción del mercado de lujo.

Aman Resorts, propiedad del promotor inmobiliario Vladislav Doronin, se lanzará en 2025 en colaboración con Cruise Saudi, un nuevo operador propiedad del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí. Four Seasons, cuyos multimillonarios propietarios, Bill Gates y el príncipe Al-Waleed bin Talal, tienen sus propios yates, también tiene previsto estrenar su oferta.

PUBLICIDAD

“El primer barco de nuestra futura flota zarpará en 2025 con 95 suites de estilo residencial, a un coste de construcción de 4,2 millones de dólares cada una”, declaró Larry Pimentel, elegido por Four Seasons para dirigir su expansión en el sector. Las habitaciones tendrán ventanales, terrazas y, según dicen, casi un 50% más de espacio por huésped que las de la competencia.

Para los hoteleros, ofrecer cruceros significa que los clientes tienen más lugares donde utilizar sus puntos de fidelidad, lo que les anima a gastar más en la empresa.

“Se trata de captar corazones, mentes y carteras”, afirma Jeanelle Johnson, socia del departamento de hostelería y ocio de PwC.

PUBLICIDAD

Multimillonario italiano

Los nuevos operadores han captado la atención de los veteranos del sector. El magnate multimillonario de los cruceros Manfredi Lefebvre, al que a menudo se ve fumando un grueso puro, vendió un operador de lujo hace cinco años, frustrado por no poder conseguir las mismas condiciones de préstamo que los grandes.

Ahora ha vuelto, tras comprar el año pasado dos cruceros Crystal Cruise con A&K Travel Group, que se están transformando en buques de lujo.

“Consideramos la posibilidad de asociarnos con una marca hotelera, pero finalmente optamos por seguir adelante de forma independiente y posicionarnos en la gama alta del sector del lujo”, declaró a principios de esta semana. “Los cruceros cuestan el 60% de unas vacaciones equivalentes en un hotel, y hoy incluso menos que eso”.

Los viajes de lujo se están recuperando más rápidamente que el mercado en general y están resultando tentadores para los operadores, según Patrick Scholes, director gerente de alojamiento y ocio de Truist Securities.

“Uno de los principales motores del sector de los cruceros o de los viajes en estos momentos es el lujo de gama alta”, afirma. “Todo el mundo intenta aprovechar esta tendencia”.

David Bernstein, director financiero de Carnival Corp, observa con intriga la llegada de nuevos competidores. Admite que habrá una mayor competencia por los clientes más caros.

“Estoy seguro de que habrá gente que haya hecho cruceros con nosotros antes, que también se haya alojado en un hotel Four Seasons, que diga ‘sí, voy a probar este producto’”.

PUBLICIDAD

Balances

Carnival es uno de los operadores de cruceros que luchan por restablecer sus balances tras verse obligados a recurrir a los mercados de crédito para mantenerse a flote durante la pandemia.

Las turbulencias dejaron a Carnival, Royal Caribbean Cruises Ltd. y Norwegian Cruise Line Holdings Ltd. con unos 74.000 millones de dólares de deuda combinada, incluidos los arrendamientos operativos. Las tres compañías han añadido unos 44.000 millones de dólares a sus cargas de deuda desde finales de 2019, según un análisis de diciembre de Bloomberg Intelligence.

En algún momento habrá que refinanciarlo, ya que la era del dinero barato llega a su fin.

“Los beneficios de las múltiples medidas que hemos tomado en los últimos años para mejorar los márgenes siguen dando resultados mientras nos centramos en ejecutar nuestra fórmula probada de crecimiento moderado del rendimiento y fuerte control de los costes”, declaró Naftali Holtz, director financiero de Royal Caribbean.

PUBLICIDAD

Impacto de la expansión

En Carnival, los niveles de deuda han provocado que la empresa ralentice su expansión, según Bernstein. Antes de la pandemia, el operador construía tres o cuatro barcos al año. En la actualidad, sólo tiene previsto construir un barco en 2025 y ninguno en 2026, lo que, según Bernstein, restablecerá la calificación crediticia de la empresa y le permitirá seguir refinanciándose.

Los operadores de cruceros apenas están empezando a acercarse a los niveles de ocupación anteriores a la crisis. Carnival prevé una ocupación del 90% en el primer trimestre de este año, frente al 54% de los tres primeros meses de 2022, y espera superar el 100% en verano.

PUBLICIDAD

La lentitud del repunte significa que los operadores disponen de menos ingresos, al menos por ahora, para hacer frente a los pagos de intereses.

A la baja

Según Jody Lurie, analista de crédito de Bloomberg Intelligence, la subida de los tipos de interés “ha frenado realmente sus planes de recuperación, ya que seguían dependiendo en gran medida de los mercados de capitales para cubrir sus déficits de liquidez”.

El fondo de cobertura Marshall Wace, que ganó dinero en diciembre con una apuesta corta sobre Carnival, dijo a sus inversores que un deterioro del gasto de los consumidores podría hacer que los indicadores de beneficios de la compañía de cruceros no alcanzaran las expectativas.

PUBLICIDAD

Karim Moussalem, que dirige una estrategia de renta variable larga/corta en Selwood Asset Management, está cortocircuitando la empresa.

Tiene “una combinación muy problemática de tres cosas: el consumidor bajo presión; los balances, que siguen muy estirados; y la falta de cobertura en lo que respecta a los precios del petróleo, que creo que será un gran problema para 2023″, dijo el gestor de dinero, cuyo fondo de 100 millones de dólares se inició en abril y ha ganado alrededor de un 15,6% desde entonces.

En respuesta, el operador dijo que había demostrado sistemáticamente su capacidad de recuperación y que la gente está priorizando el gasto en experiencias sobre las cosas. “Nuestro futuro parece muy prometedor”, afirmó en el comunicado.

Carnival tiene opciones. El verano pasado se rumoreó que el operador vendería una de sus marcas.

PUBLICIDAD

“Alguien nos llamó y nos dijo que estaba interesado, y le escuchamos”, dijo Bernstein. “Estamos abiertos a ello, pensamos en ello, pero nadie está llamando a la puerta buscando comprar una marca”.

En cambio, ese reconocimiento del nombre es una de las ventajas que tienen los operadores hoteleros al entrar en el sector. Además, suelen contar con canales de venta directa más sólidos de huéspedes habituales a los que pueden recurrir para ayudar a llenar los barcos.

En el crucero del Ritz-Carlton, cerca de dos tercios de las reservas llegaron por esa vía, lo que, según dijo a los analistas Tony Capuano, Consejero Delegado de Marriott, superaba con creces los índices de la mayoría de las compañías de cruceros.

Bernstein ha decidido ser positivo, con la esperanza de que la incursión del Four Seasons o del Ritz-Carlton en los cruceros proporcione más clientes futuros a Carnival.

“Si se lo pasan muy bien, puede que también digan: ‘Viajar en crucero es una forma maravillosa de viajar. Quizá la próxima vez vaya en otra línea de cruceros y lleve a mis hijos y nietos’ y el Four Seasons y el Ritz-Carlton quizá no sean el camino a seguir’”.

(Añade detalles sobre la venta directa en los últimos cuatro párrafos)

Con la colaboración de Nishant Kumar.

Lea más en Bloomberg.com