Línea Latina

Universidad texana en el ojo de la tormenta por frenar políticas inclusivas

Legisladores conservadores alineados al gobernador Gregg Abbott se alistan para continuar con la eliminación de los programas DEI

Foto: Instagram
26 de febrero, 2023 | 09:53 AM

Tras la suspensión de los programas de diversidad, inclusión y equidad (DEI) en el sistema universitario de Texas, el cual está compuesto por 13 instituciones y más de 244.000 estudiantes está provocando el rechazo de legisladores y organizaciones negras y latinas.

VER +
Las claves del nuevo control migratorio de Biden que ya levanta voces en contra

Amparado en que según sus dichos “algunos esfuerzos de DEI se han desviado de la intención original para ahora imponer requisitos y acciones que legítimamente han generado preocupaciones en los legisladores”, Kevin Eltife, presidente de la junta de regentes del sistema y ex senador estatal designado por la junta del gobernador de Texas Gregg Abbot, anunció el miércoles que estaba retrasando nuevas políticas DEI.

Foto: Jordan Vonderhaar/Bloombergdfd

Según un memorando que el Jefe de Gabinete del gobernador Abbott envió a los directores de agencias estatales y universidades públicas, DEI “ha sido manipulada para impulsar políticas que favorecen expresamente a algunos grupos demográficos en detrimento de otros”. La carta fue dada a conocer por The Texas Tribune y luego difundida en redes sociales. Allí también se decía que una agencia estatal que gasta dólares de impuestos para pagar las iniciativas de DEI y los recursos relacionados con ellas es ilegal.

Fuente: Twitter @KHOUdfd

Según señala NBCNews, “las universidades en Texas, donde se estima que los hispanos son el grupo de población más grande, han tenido problemas para contratar profesores diversos y alcanzar números de inscripción que reflejen la población. En comparación con otras universidades emblemáticas a nivel nacional, UT-Austin, la insignia del sistema, tiene la segunda brecha más grande entre el porcentaje de estudiantes latinos que se gradúan de las escuelas secundarias del estado (51%) y el porcentaje de latinos que se inscriben como estudiantes de primer año (29%), según datos federales de 2020″.

PUBLICIDAD

El factor detonante

El proceso de reclutamiento llamado STRIDE que, hasta el 20 de febrero, se exhibió en el sitio web de A&M como su método aprobado para capacitar a los comités de búsqueda, su eliminación fue uno de los factores detonantes de los detractores de DEI. STRIDE, que significa “Estrategias y tácticas para el reclutamiento para mejorar la diversidad y la excelencia”, es un programa de contratación que elude las leyes contra las preferencias raciales.

Por otro lado la aparición de “How Texas A&M Went Woke”, un informe de Scott Yenor, autor y profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Boise acrecentó aún más el “ruido”. En dicho escrito se relata que la universidad ha estado ampliando sus programas de diversidad, lo cual va en contra de los principios fundacionales estadounidenses, según sus palabras.

Las especialidades en A&M incluyen Estudios de Género y de la Mujer, y Concentración de Raza, Género y Etnicidad. Los campos de estudio menores incluyen Estudios Africanos; Género y Salud; lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y queer; y Estudios de la Mujer y de Género.

PUBLICIDAD

Texas A&M es tradicionalmente una universidad conservadora, y según algunos referentes de este movimiento, está produciendo activistas de justicia social, discriminando a los blancos y gastando millones de dólares en programas de diversidad de izquierda.

El informe afirma que la universidad diluyó su plan de estudios, siendo cada vez más “antiestadounidense”. El impulso de DEI se notó en 2017, cuando la universidad examinó “el progreso representado por la disminución constante en el porcentaje de hombres blancos entre la facultad, en el cuerpo estudiantil y en posiciones de liderazgo”, según el informe.

Asimismo, el relevamiento extrapoló el costo total de los programas de diversidad en A&M en unos US$11 millones.

La resistencia

Líderes latinos y negros en Texas rechazaron las afirmaciones de que los programas DEI son ilegales. Gary Bledsoe, presidente de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color de Texas (NAACP por sus siglas en inglés), indicó que estos programas se establecen a través de los departamentos legales y son de naturaleza conservadora para no infringir las leyes federales contra la discriminación.

Bledsoe dijo que NAACP y otros están preparando quejas de derechos civiles “porque creemos que la acción que ha tomado el gobernador es discriminatoria y que deja en su lugar programas que benefician a otros, pero elimina programas que han ayudado a latinos, afroamericanos y otras minorías”.

Angela Valenzuela, cofundadora de Black and Brown Dialogue on Policy, por su parte, dijo que las políticas de DEI sobre contratación son pautas y no todas determinantes, “o tendríamos una facultad más diversa y no la tenemos”.

Las acciones del Gobernador sobre la contratación de DEI se producen en medio de una campaña liderada por los republicanos dirigida a la enseñanza diversa, además de realizarse en un momento donde los posibles candidatos presidenciales republicanos de 2024 han comenzado a competir por el apoyo de la base derechista del partido.