Bloomberg Green

Bancos necesitan girar hacia las bajas emisiones de carbono para evitar crisis climática

Los bancos se han enfrentado a críticas considerables por su apoyo a la industria de los combustibles fósiles, que es la principal fuente de contaminación que calienta el planeta

Paneles solares
Por Tim Quinson
01 de marzo, 2023 | 04:04 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Las entidades bancarias han de recorrer un larguísimo camino en materia de lucha contra el calentamiento global.

Esto es lo que se desprende de un nuevo informe de BloombergNEF que examina el grado de financiamiento que la banca está inyectando en el proceso de transición energética. De acuerdo con los investigadores de BNEF, la relación entre la concesión de préstamos para energías no contaminantes y la asignación de fondos en relación con los hidrocarburos tiene que ser de 4 a 1 de aquí a finales de esta década si se pretende impedir que la Tierra sufra los efectos más devastadores del cambio climático, tal y como se estipuló en el Acuerdo de París de 2015.

De acuerdo con el informe, al final del año 2021 esa relación era de apenas 0,8 a 1.

“Como la economía real, e inextricablemente vinculada a ella, la financiación de los bancos es un petrolero que necesita girar”, afirmó William Young, director de asociaciones estratégicas de BNEF y uno de los responsables del informe.

PUBLICIDAD

La mayor entidad suscriptora de operaciones en el sector de la energía del mundo, JPMorgan Chase & Co. (JPM) presentaba en el 2021 un coeficiente bancario de 0,7 en el sector energético. Una cifra un poco peor que la de Citigroup Inc. (C)y Bank of America Corp. (BAC) aunque mejor que la de Wells Fargo & Co. (WFC) (0,4). BNP Paribas SA tenía el ESBR (por sus siglas en inglés) más alto de entre los 10 principales bancos, con un 1,7.

Bancosdfd

“Al relacionar los escenarios climáticos con la inversión de capital en la economía real con la plomería financiera fundamental de nuestra economía moderna, podemos examinar el financiamiento bancario como un indicador de progreso”, dijo Young.

El informe de BNEF muestra que el progreso realizado hasta la fecha no es suficiente para que el planeta alcance el objetivo crucial de emisiones netas cero para mediados de siglo. Desde la firma del Acuerdo de París a finales de 2015, se han comprometido alrededor de US$4,6 billones en bonos y préstamos para empresas centradas en hidrocarburos, aproximadamente el doble de los US$2,3 billones dispuestos para proyectos renovables y otras empresas respetuosas con el clima, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

Los bancos se han enfrentado a críticas considerables por su apoyo a la industria de los combustibles fósiles, que es la principal fuente de contaminación que calienta el planeta. La industria ha respondido que quiere ayudar en la transición a una economía baja en carbono, manteniéndose comprometida con los clientes del petróleo, el gas e incluso el carbón. Esa transición está ocurriendo a un ritmo peligrosamente lento.

VER +
Brasil será el primer país en recibir financiamiento sostenible del Banco Mundial

“Aún podemos limitar el calentamiento global a 1,5 °C, pero los bancos nos fallarán a menos que revisen fundamentalmente sus prácticas crediticias y de suscripción”, dijo Lucie Pinson, fundadora y directora de la organización ambiental sin fines de lucro Reclaim Finance.

Los datos de BNEF proporcionan un criterio claro para medir el progreso, incluso cuando aún no se ha calculado gran parte de la contribución de la industria financiera a las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, casi ninguno de los principales bancos y administradores de activos proporciona estimaciones de las emisiones de sus acciones y suscripción de bonos. Sin embargo, eso puede cambiar pronto.

The Partnership for Carbon Accounting Financials (Asociación para la contabilidad financiera del carbono), cuyos miembros incluyen a Morgan Stanley (MS) y BlackRock Inc. (BLK), dijo la semana pasada que está cerca de publicar estándares que significan que la industria pronto ya no podrá ignorar la huella de carbono de sus actividades de mercados de capital.

Para su estudio, BNEF examinó los préstamos, bonos, capital y financiación de proyectos que se suscribieron para el sector energético y otros emisores relevantes. Luego, BNEF aplicó lo que llama un factor de ajuste a cada una de las más de, 2895 empresas emisoras para medir la cantidad de fondos recaudados para energía baja en carbono en relación con los combustibles fósiles por parte de, 1142 instituciones financieras.

El análisis encontró que el financiamiento bancario para el suministro de energía totalizó US$1,9 billones en 2021, con US$842.000 millones destinados a proyectos y empresas de energía con bajas emisiones de carbono y US$1,04 billones para combustibles fósiles. A partir de estas cifras, BNEF obtuvo un índice bancario de suministro de energía de 0,81 para la industria.

Solo uno de los bancos más grandes del mundo tiene un ESBR de más de 4.0. El índice de financiamiento de energía limpia de NatWest Group Plc en relación con los hidrocarburos fue de 5,5 en 2021. De los bancos más grandes, China Everbright Group tuvo el ESBR más bajo, con 0,3.

PUBLICIDAD
Bancosdfd

A nivel regional, EE.UU. y China están muy por detrás de Europa. Y si bien los bancos de América del Norte representaron la mayor parte del financiamiento del suministro de energía, su ESRB promedio fue de aproximadamente 0,6 a fines de 2021, en comparación con 2,6 para los bancos con sede en Europa. Los bancos chinos tenían una ESRB promedio de 0,6.

La divergencia refleja “la relativa escasez de inversión en petróleo y gas en Europa y el entorno regulatorio históricamente favorable para la inversión en energía baja en carbono”, según el informe de BNEF. Por el contrario, EE.UU., Canadá y México juegan “un papel importante en el suministro de energía para uso doméstico y de exportación”.

En la encuesta de BNEF, 354 de los 1.142 bancos suscribieron financiamiento solo para energía baja en carbono. Los acuerdos ascendieron a alrededor de US$38.000 millones y tendieron a involucrar a bancos pequeños enfocados en el clima, bancos nacionales o bancos multilaterales de desarrollo.

Un número creciente de bancos ha reconocido los riesgos del cambio climático al aumentar sus ambiciones en torno a la financiación verde. Por ejemplo, JPMorgan anunció objetivos de reducción de emisiones en diciembre para aerolíneas, fabricantes de cemento y empresas de hierro y acero. Eso se sumó al primer conjunto de objetivos del banco, que se centró en los sectores de petróleo y gas, energía eléctrica y fabricación de automóviles.

PUBLICIDAD

JPMorgan señala que el análisis de BNEF excluye la equidad fiscal, que representa una parte creciente de la financiación de proyectos en EE.UU. La compañía con sede en Nueva York dijo que comprometió más de US$5.000 millones de financiamiento de capital fiscal en 2021, lo que habría elevado su ESBR a 0.8.

Es casi seguro que el uso de la equidad fiscal aumentará tras la aprobación el año pasado de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) de la administración Biden. IRA abre nuevos caminos con su política de créditos fiscales y eso conducirá a más proyectos bajos en carbono, dijo JPMorgan en un comunicado.

PUBLICIDAD

Y hubo algunas señales de progreso en 2022. Fue el primer año en el que se recaudó más dinero a través de los mercados de deuda para proyectos amigables con el clima que para compañías de combustibles fósiles.

Un portavoz de JPMorgan dijo que el banco se ha fijado un objetivo de US$$1 billón para iniciativas ecológicas para 2030, mientras que Wells Fargo dijo que la compañía se ha comprometido a alcanzar US$500.000 millones en finanzas sostenibles para fines de la década.

Con la asistencia de Saijel Kishan y Alastair Marsh.

Lea más en Bloomberg.com