Inversores apuestan por que la inflación de Europa iguale a la de EE.UU.

Los operadores han aumentado las apuestas a través de derivados sobre una inflación persistente en la Zona del Euro, al tiempo que han eliminado las apuestas por recortes de tipos este año

Comerciantes y peatones en Berlín, Alemania, el sábado 4 de febrero de 2023. Fotógrafo: Jacobia Dahm/Bloomberg
Por Greg Ritchie
09 de marzo, 2023 | 03:02 AM

Bloomberg — El riesgo de una inflación persistentemente elevada está empezando a poner patas arriba algunos de los supuestos básicos de los mercados.

Una de las verdades más antiguas es que la inflación en EE.UU. suele ser más alta que en Europa. Así ha sido durante décadas, ya que la economía estadounidense, impulsada por los éxitos de Silicon Valley y unos mercados financieros profundos, se expandió rápidamente y Europa se quedó rezagada.

Pero ahora, las medidas basadas en el mercado sugieren que los operadores están empezando a alterar algunas de esas creencias. Una aproximación a las expectativas de inflación en la zona euro en la segunda mitad de la próxima década, esencialmente una instantánea a muy largo plazo, se sitúa en torno al 2,5%, aproximadamente en línea con Estados Unidos. Es la primera vez desde la crisis financiera mundial que comenzó en 2008 que las dos métricas, denominadas tasa swap de inflación a cinco años, han convergido.

Esto sugiere que los inversores se están preparando para un mundo que parece muy diferente del que ha existido durante mucho tiempo, e implica grandes cambios tanto para la política monetaria como para los mercados. Los operadores han aumentado las apuestas a través de derivados sobre una inflación persistente en la zona del euro, al tiempo que han eliminado las apuestas por recortes de tipos este año. Los rendimientos de referencia subieron a los niveles más altos en más de una década.

PUBLICIDAD

“La inflación de la zona euro podría ser más persistente”, afirmó Andrew Sheets, estratega de Morgan Stanley. “Pero hay que dar un paso atrás y considerar cuánta confianza tenía el mercado en la otra dirección. ¿Han desaparecido realmente todos esos motores estructurales de menor crecimiento e inflación?”.

Los principales indicadores de swaps cotizan al mismo nivel por primera vez desde la crisis financiera mundialdfd

La aceleración de la inflación europea puede obligar al banco central de la región a seguir subiendo los tipos y, potencialmente, llevar los rendimientos de los bonos de referencia a niveles que rivalicen con los de los bonos del Tesoro, que han sido sistemáticamente más altos durante la última década. Aunque la retórica de línea dura de los responsables políticos a ambos lados del Atlántico esta semana ha contribuido a reducir las expectativas de crecimiento de los precios, los swaps siguen siendo elevados y el indicador europeo está a poca distancia del estadounidense.

Las mediciones a largo plazo de la presión de los precios en Europa han ido a la zaga de sus equivalentes estadounidenses durante años, desde la crisis financiera mundial, antes de que el año pasado los precios al consumo alcanzaran un récord. La preocupación por la seguridad energética y las presiones salariales contribuyen a la especulación sobre un cambio de régimen inflacionista.

PUBLICIDAD

Los responsables políticos se han visto presionados por el aumento de las expectativas de inflación a través de los valores negociables. Las autoridades europeas se vieron aliviadas por los datos de la encuesta del martes, que mostraban que las expectativas de los consumidores sobre la inflación en la eurozona habían retrocedido antes de la decisión sobre los tipos de la semana que viene, con una subida de medio punto del tipo de depósito hasta el 3% prácticamente garantizada.

“Es justo decir que nos cuesta recordar una ocasión en la que un dato tan poco conocido haya provocado una reacción tan significativa”, afirmaron los analistas de Rabobank, entre ellos Richard McGuire. “Esto pone de relieve la importancia de las expectativas de inflación para la senda de subidas de tipos del BCE y la forma tan subjetiva en que hay que medirla”.

Por ahora, la mayoría de los analistas se muestran escépticos ante la posibilidad de que persista la convergencia del riesgo de inflación en EE.UU. y Europa. Evelyne Gomez-Liechti, estratega de tipos de Mizuho, ve el indicador europeo a la baja a medio plazo.

“No creo que estemos en un cambio de régimen en el que las expectativas de inflación del euro se mantengan permanentemente donde están las del dólar”, dijo. “Dicho esto, a corto plazo, el diferencial puede seguir siendo muy estrecho”.

--Con la ayuda de Alice Gledhill.

Lee más en Bloomberg.com