Carbone Beach vuelve a Miami con experiencias de US$3.000 para coincidir con la F1

El pop-up del icónico restaurante busca aumentar la apuesta del año pasado con un nuevo evento que coincida con el Grand Prix de la competencia

Carbone Beach vuelve a Miami este año
Por Kate Krader
12 de marzo, 2023 | 10:49 AM

Bloomberg — El Chef Mario Carbone dijo en 2022 que quería ofrecer una histórica cena que fuera lo suficientemente extravagante para compararse a la magnitud de la carrera inaugural de la Fórmula 1 en Miami.

El resultado fue un pop-up (restaurante temporal) llamado Carbone Beach, vinculado a Carbone, el icónico restaurante de la ciudad. Durante cuatro noches, el lugar atrajo a visitantes de alto perfil, entre ellos David Beckham, LeBron James y las hermanas Venus y Serena Williams. La experiencia, que incluye comida, bebida y entretenimiento, costó US$3.000.

Este año Carbone quiere aumentar la apuesta: aumentará la cantidad de asientos disponibles a 400, desde los 200 del año pasado, cuando vuelva a Miami para coincidir con el Grand Prix de la mayor competencia automovilística.

“Los costillares Tomahawk ya están envejeciendo”, dice Jeff Zalaznick, cofundador de Major Food Group, que explota Carbone. “Más rollitos de caviar de los que cualquiera puede comer”. Champán, Borgoña añejo y botellas de tequila equiparán las mesas. El propio Mario Carbone cocinará cada noche.

PUBLICIDAD
VER +
Si invirtió en relojes de lujo hace 5 años le ganó al S&P 500
Carbone en Miamidfd

El precio de la entrada no ha cambiado. Aún no se han anunciado ni el lugar ni los artistas, pero el evento se parecerá mucho a la extravagancia original junto a la playa: El espacio estará repleto de lámparas de araña y decorado con coches de F1. El año pasado actuaron artistas de todo tipo, desde Andrea Bocelli a Kygo, pasando por Nas. American Express Co. (AXP) volverá a patrocinar el evento, cuyas entradas sólo podrán comprar los titulares de tarjetas; los primeros en acceder serán los titulares de tarjetas Platinum y Centurion.

El menú volverá a reflejar una mezcla de clásicos de Carbone como los rigatoni picantes al vodka, los langostinos jumbo y la ensalada César, con otras opciones creadas para la fiesta, dice Zalaznick. Además de los restaurantes Carbone, el imperio del grupo incluye locales neoyorquinos como el Grill del Seagram Building y el nuevo Torrisi Italian Specialties en el Soho, y locales Sadelle’s en todo el mundo, de Dallas a Riad.

El año pasado, el Gran Premio inaugural de Miami atrajo a la ciudad US$350 millones. Los aficionados a las carreras gastaron una media de US$1.940 por persona, casi el doble de lo que gasta un turista típico de Miami -quizá el impacto de un asiento o dos en Carbone Beach. La demanda de entradas para la carrera ha aumentado desde el año pasado, por lo que se han añadido 3.000 asientos de tribuna para un total de 56.000. Las entradas serán las segundas más caras de la gira de F1, después de las del Gran Premio de Las Vegas en noviembre. La entrada general para los pases de tres días en Miami comienza en US$590; los precios de los asientos suelen superar los US$1.000, dependiendo de la ubicación. El acceso al Paddock Club costará más de US$10.000.

PUBLICIDAD
VER +
Estos son los mejores 29 restaurantes de Francia con estrellas Michelin

Estas cifras pueden hacer que la segunda temporada de Carbone Beach parezca una ganga, al menos para el flujo continuo de llegadas de aquellos que trabajan en la Wall Street del sur. El elevado precio de las entradas se debe, según los propietarios, al costo de crear una experiencia personalizada en una zona privilegiada de South Beach durante un fin de semana de F1 y de ofrecer comida y bebida de lujo, además de artistas.

Este año, Zalaznick ha cambiado la distribución de los asientos. En la edición del año pasado, las mesas tenían 10 asientos, como en un bar mitzvah de la vieja escuela. Este año, el plano acomodará de 8 a 14 personas. Zalaznick dice que, dadas las peticiones que ya han llegado, la mayoría de las ventas serán de mesas completas. (Se niega a dar nombres de invitados, por política de empresa.

La cena, el baile y el espectáculo llegarán tarde, aunque no para los estándares de Miami. “Nuestro objetivo es ofrecer la cena más increíble”, dice Zalaznick. Después, “puedes irte de fiesta toda la noche a otro sitio”.

Lea más en Bloomberg.com