Ahora que la Fed impactó algo, los operadores cambian sus apuestas de alza de tasas

Al parecer, lo único que les faltaba era conceder algo más de tiempo para que se notaran los efectos de las alzas

Jerome Powell
Por Liz Capo McCormick - Michael McKenzie
13 de marzo, 2023 | 10:27 PM

Bloomberg — Transcurrido un año desde que la Fed inició una escalada vertiginosa de los tipos de interés, el hundimiento del SBV (Silicon Valley Bank) despejó la incógnita más apremiante para Wall Street: ¿cuándo se va a colapsar algo?

La intervención de los organismos reguladores, que constituyó la mayor crisis bancaria desde el año 2008, ha llevado a los operadores a reconsiderar con celeridad hasta qué punto la Reserva Federal estará dispuesta a seguir ajustando su política monetaria para aplacar la inflación. Actualmente, los mercados apuestan a que la Reserva Federal realizará solo una nueva alza o no lo hará más en 2023, lo que supone un sorprendente giro con respecto a las expectativas de la última semana en cuanto a la magnitud de la siguiente alza. Más aún, están reviviendo las especulaciones de que las autoridades monetarias se verían obligadas a empezar a reducir los tipos antes de que termine este año.

Paradójicamente, gran parte de Wall Street comenzó a plantearse la eventualidad de que sus intuiciones fueran erróneas y sus temores inicialmente injustificados. La economía estaba resistiendo extraordinariamente bien, las empresas continuaban contratando y la morosidad era baja, de manera que quizás el sufrimiento agudo de las alzas de tipos, según este nuevo razonamiento, se reduciría al estallido inevitable de burbujas como las de las criptodivisas y los valores meme. A lo largo de las pasadas semanas, han elevado sus previsiones sobre el tipo máximo, alentados por las firmes advertencias inflacionistas formuladas por el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

VER +
Esto es lo que sabemos sobre cómo la Fed está lidiando con el colapso de SVB

Al parecer, lo único que les faltaba era conceder algo más de tiempo para que se notaran los efectos de las alzas. A partir de ahora, tendrán que determinar el camino que tomará la Reserva Federal, inmersa en una inflación persistentemente elevada y signos de crisis en la actividad bancaria.

PUBLICIDAD

“Ahora estamos empezando a sentir finalmente esos retrasos largos y variables con los que funciona la política monetaria”, dijo el viernes a Bloomberg Television Blerina Uruci, economista jefe para EE.UU. de T. Rowe Price Associates. “La primera señal de eso es, creo, lo que estamos viendo con el Silicon Valley Bank aquí. Muchas empresas y bancos, vamos a encontrar este año, no pueden operar con estas tasas de interés más altas”.

Si bien ahora parece poco probable que los problemas de SVB supongan un riesgo financiero sistémico, su sorprendente colapso es un recordatorio de que el sector bancario sigue siendo vulnerable al fuerte aumento de los costos de financiamiento después de años de operar en un entorno de tasas bajas. Su desintegración obligó a la Fed a establecer una nueva instalación de emergencia para permitir que los bancos comprometieran una variedad de activos de alta calidad a cambio de efectivo durante un período de un año. Y los reguladores también se comprometieron a proteger completamente incluso a los depositantes no asegurados en el prestamista.

Dado el retraso en la forma en que la política monetaria más estricta se traduce en la economía real, los operadores ahora están atentos a más señales que puedan indicar que la Fed finalmente está diseñando la desaceleración que desea, aunque de una manera más desordenada y abrupta de lo que probablemente lo hubiera querido.

PUBLICIDAD
Fec

Los rendimientos a dos años en un punto cayeron casi 60 puntos básicos el lunes a 3,99%, el nivel más bajo desde octubre, y se mantienen al ritmo de la caída más pronunciada de tres días desde el Lunes Negro de octubre de 1987. La demanda de bonos del Tesoro de todos los vencimientos aumentó a medida que los inversores continuaron huir de las acciones bancarias.

“El estrés bancario puede verse como una señal de que la política monetaria está trabajando para endurecer las condiciones, aunque con un retraso”, dijo Mark Dowding, director de inversiones de RBC BlueBay Asset Management.

La historia muestra que el camino para que las subidas de tipos tengan un impacto significativo en la economía puede ser largo y lleno de baches.

Por ejemplo, se esperaba que los aumentos de la Fed de más de 400 puntos básicos frenen el mercado laboral, pero eso aún no ha sucedido, y los datos del viernes fueron mixtos en el mejor de los casos.

“Hace un año, si hubieras dicho que la Fed ajustaría 450 puntos básicos en 12 meses, pensarías que la economía se estaría recuperando ahora”, dijo John Madziyire, gerente de cartera de Vanguard Group Inc. Pero “no ha tenido mucho impacto”.

Además de tantas tasas hipotecarias bloqueadas en niveles bajos, también hay problemas en el lado del mercado laboral, dijo Madziyire. La participación en el mercado laboral es muy limitada, dado que muchas personas decidieron jubilarse antes de tiempo durante la pandemia y la inmigración estuvo restringida durante mucho tiempo.

Una consideración clave aquí es si la economía de EE.UU. es menos sensible a las tasas de interés a raíz de la caída de los costos de endeudamiento a mínimos generacionales durante la pandemia. Por ejemplo, más del 40% de todas las hipotecas de EE.UU. se originaron en 2020 o 2021, según datos de Black Knight.

PUBLICIDAD
Inversión

Pero con el colapso de SVB sugiriendo que la política monetaria está comenzando a surtir efecto, la pregunta ahora es cómo equilibrará la Fed su mandato para frenar la inflación con fracturas en la economía.

VER +
Los planes de la Fed contra la inflación, destruidos tras el colapso de SVB

Goldman Sachs Group Inc. (GS) ha desechado su pedido de un aumento de tasas en la reunión de la Fed de la próxima semana. Los comerciantes ahora ven el punto de referencia máximo de EE.UU. en alrededor del 4,7% a mediados de año, por debajo del 5,7% hace solo unos días. Y aunque ciertamente existe la posibilidad de un retroceso en las tasas, si los datos de precios al consumidor que se publicarán el martes muestran que la inflación sigue desenfrenada, los inversores están comenzando a considerar el alcance de la destrucción de riqueza causada por el estrés financiero y cómo eso podría moderar la inflación.

“Esta vez no es diferente: los ciclos de ajuste de la Fed siempre terminan con la ruptura de algo”, dijo Jack McIntyre, gerente de cartera de Brandywine. “Suceden cosas malas cuando quitas liquidez demasiado pronto. Iba a ser la economía o la inflación, y en su lugar tenemos el sistema financiero quebrado”.

Con la asistencia de Ben Holland.

Lea más en Bloomberg.com