Latinos de la Gen Z de EE.UU. dan más prioridad a tener casa propia

La familia, y la posibilidad de dejarles a sus descendientes una propiedad o algún tipo de capital es la motivación principal para alcanzar el éxito financiero para este nicho de jóvenes

Foto: FreePik
14 de marzo, 2023 | 10:57 AM

Lea esta historia en

Inglés

Los miembros estadounidenses de la Generación Z de entre 18 y 25 años, actúa de maneras distintivas en cuanto al dinero, según su procedencia. Contrario a lo que ocurre con los ciudadanos blancos en los EE.UU., los latinos priorizan más la posibilidad de adquirir una vivienda propia en el próximo año, según el Bank of America.

VER +
Latinos en EE.UU., en riesgo laboral por avance de la digitalización, ¿qué deben hacer?

En términos generales, el estudio indicó que la Generación Z es más propensa que otras generaciones a combinar la ambición financiera con el deseo de vivir cómodamente. El 45% de los encuestados dice que permitirse adquirir bienes materiales es una motivación para ser exitosos financieramente. Pero están también quienes sienten culpa por el exceso de consumo, y el 29% tienen remordimiento por la adquisición de bienes de lujo o artículos materiales en general.

Esa visión general toma otro camino cuando se observan las respuestas por raza, etnia o género. Según Bank of America:

  • Los ciudadanos negros/afroamericanos tienen tres veces más posibilidades de emprender un negocio en el próximo año, en contraposición con los ciudadanos blancos.
  • Los hispanos (22%) priorizarán la compra de una vivienda el próximo año contrariamente a los blancos (14%).
  • La falta de conocimiento financiero de las mujeres incidirán negativamente en su bienestar económico.

La compra de una vivienda como sinónimo de éxito

El éxito financiero es para la comunidad hispana, sinónimo de la adquisición de una vivienda, pero la concreción de éste éxito se completa con la cancelación de la hipoteca o el pago total de la propiedad.

PUBLICIDAD

A diferencia de lo que ocurre en otras comunidades, es la familia la motivación principal para alcanzar el éxito financiero. La posibilidad de dejarle una vivienda a sus descendientes es la motivación más fuerte, aún entre los más jóvenes.

Sin embargo, el estudio muestra que más de la mitad de la Generación Z hispana aún no eran económicamente independiente y seguían dependiendo de sus familias. Asimismo, el 57% considera que ser capaz de proveer a su familia económicamente es parte del éxito financiero y el 64% dijo que es importante educar a su familia y comunidad en asuntos financieros.

Fuente: Bank of Americadfd

El hecho de que no tenga formación financiera se puede ver en que el 42% del grupo analizado no tiene ninguna inversión por desconocimiento sobre como realizarla.

PUBLICIDAD

El condicionamiento de la coyuntura

Pese a la ambición que hoy persigue este grupo etario, el contexto inflacionario les plantea decisiones difíciles para llegar a sus objetivos.

En el momento de la encuesta, realizada entre junio y julio de 2022, dos tercios de este grupo de jóvenes estaban ahorrando activamente. Pese a ello, el 85% dijo estar sufriendo diversos obstáculos, entre los principales se encontraban: el elevado costo de vida; falta de ingresos suficientes; y la situación económica. Es así que el 40% de los encuestados dijo que la coyuntura ha complicado sus planes de ahorro.

En cuanto a los efectos inmediatos que están sufriendo de la inflación el 42% mencionó la tasa como uno de los principales factores de estrés financiero (8,5 a julio de 2022). Ese impacto es visto por el 40% de los encuestados en el aumento de los alquileres y los precios de la vivienda.

Según Bank of America los alquileres aumentan un 16 % año tras año para la Generación Z, en comparación con solo el 3 % para los Baby Boomers.

Otro padecimiento de este grupo es que 47% tiene algún tipo de deuda, incluidas tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles. A pesar de estos desafíos, los miembros de la Generación Z están invirtiendo en su futuro financiero y tomando medidas positivas para fortalecer su hábitos monetarios. Más de la mitad de los encuestados se mostraron optimistas sobre su futuro financiero, y el 77% ha comenzado a ahorrar o ha realizado una inversión.