IA
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Con la introducción de GPT-4 y Claude, la IA ha dado otro gran paso adelante. GPT-4 es igual o mejor que los humanos en muchas tareas difíciles, lo que supone una enorme mejora con respecto a GPT-3.5, que se lanzó hace sólo unos meses. Sin embargo, en medio del debate sobre estos avances, se ha hablado muy poco de uno de los efectos más profundos de los grandes modelos lingüísticos de la IA: cómo remodelarán la infancia.

En el futuro, todos los niños de clase media crecerán con un asistente de IA personalizado, siempre que los padres estén de acuerdo.

PUBLICIDAD

En cuanto a los niños, la mayoría estarán dispuestos, y probablemente ansiosos. Cuando tenía 4 años, tenía un amigo imaginario que vivía debajo de la nevera, llamado (irónicamente) Bing Bing. Yo hablaba con él y comunicaba sus opiniones a mis padres y a mi hermana.

En un futuro próximo, esos amigos serán muy reales, aunque automatizados, y responderán a nuestros hijos tan directamente como deseemos. Tener un servicio de IA para tu hijo será tan normal como tener una mascota, salvo que el servicio de IA nunca morderá. Se llevará en algo parecido a una tableta, aunque con un diseño orientado a la IA.

PUBLICIDAD

Los últimos avances sugieren que los modelos de IA se pueden comercializar y personalizar más fácil y de manera más económica que lo esperado. Así, los padres podrán elegir qué tipo de compañía quieren para sus hijos, a diferencia de lo que ocurre en Internet. Los servicios disponibles incluirán probablemente educación y tutoría, texto o vocalizaciones de lo que piensa la mascota de la familia, avatares de dibujos animados que bailan y mucho más. Las empresas competirán por ofrecer productos que los padres consideren buenos para sus hijos. Algunas de las IA podrían incluso leer cuentos antes de dormir (de hecho, ya he oído hablar de algunas de ellas).

Muchos padres pueden ser reacios a que sus hijos se encariñen con una IA. Pero predigo que la mayoría de las familias la acogerán con agrado. Por un lado, los padres podrán desconectarlo cuando lo deseen. Pulsar un botón es más fácil que arrancar un iPad de las manos de un niño.

PUBLICIDAD

Y sobre todo, dejar que tu hijo tenga un compañero con inteligencia artificial le aportará grandes ventajas. Tu hijo aprenderá a leer y escribir mucho más rápido y mejor, y le irá mejor en la escuela. O quizá quieres que tu hijo domine el español o el chino, pero no puedes permitirte un tutor caro que venga sólo dos veces por semana. ¿Quieres que tu hijo aprenda a leer música? Los servicios de IA serán tan limitados o amplios como quieras.

La rapidez con la que las escuelas adoptarán estos nuevos métodos de aprendizaje es una incógnita. En algún momento, sin embargo, formarán parte del plan de estudios. Las presiones competitivas harán que los padres sean reacios a ocultar la IA a sus hijos. Incluso si las IA no están presentes en el aula, algunos niños las utilizarán para ayudarles a hacer los deberes, con lo que obtendrán una gran ventaja, y es probable que la práctica se extienda.

PUBLICIDAD

Por supuesto, los niños utilizarán estas IA para fines mucho más allá de lo que pretenden sus padres. Se convertirán en juguetes, compañeros, entretenedores y mucho más. Cuando yo era niño, sin Internet y con una televisión mediocre, creaba mundos imaginarios en la tierra o con simples objetos domésticos, y mis padres a menudo no tenían ni idea. Los servicios de IA pasarán a formar parte de este modelo de juego espontáneo, aunque los padres intenten que sean puramente educativos.

¿Y los adolescentes? Bueno, puede que muchos padres permitan a sus hijos hablar con terapeutas de IA. Podría ser mejor que nada, y quizá mejor que muchos terapeutas humanos.

PUBLICIDAD

Es fácil imaginar los problemas. Los padres socialmente conservadores no podrán impedir que sus hijos visiten a amigos a los que las IA enseñan educación sexual. Es posible que muchos niños consigan “corromper” sus IAs, consiguiendo que hablen de sexo y violencia, incluso en un contexto educativo (prueba con la historia romana). Y aunque el auge de la IA no aumentará necesariamente la desigualdad, es difícil argumentar que no conferirá aún más ventajas a los niños ricos y de clase media.

Pero el mayor inconveniente podría ser simplemente que los servicios de IA funcionen demasiado bien, y los niños se vuelvan muy apegados a ellos, descuidando a amigos y familiares. Podrían ser tan buenas niñeras que los padres no siempre desconectaran cuando deberían. En resumen, podrían ser la versión del siglo XXI de la televisión.

PUBLICIDAD

¿Cómo será crecer con semejantes compañeros? Nadie lo sabe. Pero toda una generación está a punto de descubrirlo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg lp y sus propietarios.