La Fed llegó demasiado tarde con SVB pese a que vio un banco lleno de problemas

El banco central ha prometido investigar cómo supervisó a Silicon Valley Bank, el segundo mayor colapso de un prestamista estadounidense de la historia

La sede de Silicon Valley Bank
Por Hannah Levitt, Sridhar Natarajan y Saleha Mohsin
17 de marzo, 2023 | 10:39 AM

Bloomberg — Poco más de un año antes de que el colapso de Silicon Valley Bank amenazara a una generación de startups tecnológicas y aquellos que las respaldan, la Fed de San Francisco designó a un equipo senior de examinadores para evaluar a la empresa.

Sus integrantes empezaron a reportar un problema detrás de otro, enviando advertencias formales a los líderes del banco para que arreglaran serias debilidades en áreas como operaciones y tecnología, según personas familiarizadas con el asunto.

Luego, a finales del año pasado, encontraron un problema crítico: el banco necesitaba mejorar la manera en la que rastreaba riesgos derivados de las tasas de interés, dijo una de las personas. Ese fue uno de los problemas en el centro de su colapso.

La Reserva Federal ha prometido investigar cómo supervisó el Silicon Valley Bank del SVB Financial Group, el segundo mayor colapso de un prestamista estadounidense de la historia. El descubrimiento relativamente tardío de tantos fallos plantea interrogantes sobre si la Reserva Federal fue diligente a la hora de intensificar la supervisión cuando la empresa estaba creciendo a pasos agigantados. El viernes, SVB Financial, con sede en Santa Clara (California), se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras.

PUBLICIDAD
El crecimiento del banco se aceleró poco después de que el Congreso relajara las reglas de pruebas de estrésdfd

En un giro, el subdirector de la Fed de San Francisco encargado de supervisar el banco hasta finales de 2021 recibió una nueva asignación después, convirtiéndose en la persona de contacto del regulador en Silvergate Capital Corp. según personas con conocimiento de la situación. Silvergate también cerró este mes debido a fallos similares en su base de depósitos y el posicionamiento de su balance.

Un representante de la Fed declinó hacer comentarios.

SVB era una fracción de su tamaño reciente cuando la administración Trump y los republicanos del Congreso relajaron las regulaciones bancarias en 2018, poniendo fin a las pruebas de estrés anuales automáticas para los bancos menores de US$250.000 millones en activos. El CEO del prestamista, Greg Becker, había presionado a favor del proyecto de ley, y cuando la medida entró en vigor, el crecimiento de su empresa despegó. A principios del año pasado, contaba con 220.000 millones de dólares en activos, frente a los 51.000 millones de finales de 2017.

PUBLICIDAD

Esa trayectoria convirtió a SVB en el gran banco de más rápido crecimiento del país en los últimos cinco años. Este año era el decimosexto mayor banco del país por activos.

SVB Financial creció más que sus rivales en los últimos añosdfd

Su colapso a finales de la semana pasada dejó a hordas de startups ante la perspectiva de no poder pagar a sus empleados ni mantener las luces encendidas, lo que llevó a la Fed y a la Federal Deposit Insurance Corp. a tomar medidas extraordinarias, como rescatar a los depositantes no asegurados y ofrecer al sector una línea de crédito para evitar tensiones similares.

El banco central se comprometió a publicar los resultados de su revisión interna antes del 1 de mayo. “Los acontecimientos en torno a Silicon Valley Bank exigen una revisión exhaustiva, transparente y rápida por parte de la Reserva Federal”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en un comunicado esta semana.

Ya ha surgido como punto focal la falta de un jefe de riesgos del banco durante gran parte del año pasado, según informó Bloomberg News el martes.

La Fed de San Francisco tiene un programa para supervisar las instituciones comunitarias y regionales, así como un grupo capacitado para vigilar a los grandes bancos. Cuando ese grupo se preparó para vigilar formalmente el Silicon Valley Bank a principios del año pasado, los examinadores empezaron a enviar a la empresa dos tipos de advertencias: asuntos que requieren atención, o MRA, por sus siglas en inglés, y asuntos que requieren atención inmediata, o MRIA.

Aunque no se hacen públicos, se supone que los MRA y los MRIA captan la atención de los ejecutivos, exigiéndoles que solucionen los problemas para evitar sanciones más severas, conocidas como órdenes de consentimiento. Esas directivas más estrictas, una vez hechas públicas, pueden hacer caer las acciones al obligar a los bancos a realizar costosas mejoras, retirarse de ciertas actividades o, en el extremo, dejar de crecer.

La administración Biden se enteró de la magnitud de la pila de MRAs y MRIAs de SVB el 10 de marzo, el día en que la empresa pasó a estar bajo la dirección de los reguladores, según personas familiarizadas con el asunto.

PUBLICIDAD

SVB y Silvergate sucumbieron a las mismas presiones básicas. La clientela de Silicon Valley Bank, formada por startups tecnológicas, redujo sus saldos a medida que el sector luchaba por conseguir nueva financiación, mientras que los clientes de Silvergate, favorables a las criptomonedas, se retiraron para capear el desplome de los precios de los activos digitales del año pasado.

Se supone que los bancos deben estructurar sus balances de forma conservadora para hacer frente a crisis económicas inesperadas y a la fuga de depósitos. Pero tanto Silicon Valley Bank como Silvergate invirtieron fuertemente en bonos con bajas tasas de interés, cuyo valor se desplomó cuando la Reserva Federal subió sus tasas el año pasado. Cuando las retiradas obligaron a los prestamistas a vender esos activos, sufrieron graves pérdidas.

El Departamento de Justicia y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) están investigando la caída de SVB. Esas investigaciones, que están en sus primeras etapas, incluyen si las ventas de acciones por parte de los ejecutivos violaron las normas de negociación.

--Con la ayuda de Noah Buhayar.

Lea más en Bloomberg.com