Actualidad

Por qué los inversores mega ricos están buscando segundos pasaportes

Los miembros adinerados de la red de élite Tiger 21 están preocupados por la inestabilidad política, pero siguen invirtiendo en activos de mayor riesgo

Michael Sonnenfeldt
Por Suzanne Woolley
19 de marzo, 2023 | 05:57 PM

Bloomberg — Los inversores ricos están nerviosos.

Tan nerviosos que están buscando obtener segundo pasaportes, pero no tanto como para alejarse de inversiones probadas como el capital riesgo. Así lo cree Michael Sonnenfeldt, fundador y presidente de Tiger 21, una red mundial de más de 1.200 inversores de alto poder adquisitivo con activos por valor combinado de más de US$135.000 millones.

VER +Cómo los más ricos están aprovechando el desplome del mercado inmobiliario

“Es totalmente desconcertante”, dijo Sonnenfeldt en una entrevista con Bloomberg News, refiriéndose a los mensajes contradictorios que envían actualmente los miembros de Tiger 21.

Esto es lo que cree que está pasando por sus mentes y carteras. Los extractos han sido editados para mayor extensión y claridad.

PUBLICIDAD

P. ¿Cuál es la actitud general hacia el riesgo entre los miembros hoy en día?

R. El estado de ánimo es que tenemos más señales contradictorias de las que nunca antes habíamos tenido que procesar, quizá con la excepción de la gran crisis financiera, cuando las cosas se movían tan rápido que te dejaban sin aliento. Las cosas van más despacio, pero son más confusas que nunca, porque no sabemos sopesar hacia dónde va Ucrania. Lo que más surge en los debates es hasta qué punto el resultado en Ucrania envalentona a China para invadir Taiwán, el centro de fabricación de microprocesadores.

Esta noción de la fragilidad de la democracia hace que mucha gente se pregunte hasta qué punto son frágiles las estructuras de la sociedad que damos por sentadas. La gente se siente cómoda con sus decisiones empresariales individuales, pero ven este tipo de efecto de paisaje de estar en guerra por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial en Europa, y con China haciendo lo que está haciendo, e Irán e Israel, y se siente como una gran incertidumbre macroeconómica.

PUBLICIDAD

Una tendencia interesante es que el interés por los pasaportes de un segundo país ha alcanzado su punto más alto. Hay países en todo el mundo, como Nueva Zelanda y Portugal, algunas islas del Caribe, con programas en los que se puede solicitar la ciudadanía y obtener un pasaporte. La inestabilidad en Estados Unidos es algo parecido a lo que está ocurriendo en Israel con el gobierno de derechas: muchos israelíes se están asegurando de tener un segundo pasaporte.

Crea una opcionalidad que preocupa a más gente, con las elecciones de 2024 a la vuelta de la esquina, que quizá nunca antes en la historia. Pero muchos de estos países están cerrando las lagunas.

P. ¿Cómo encaja eso con que las asignaciones de efectivo sean más bajas de lo normal?

R. Ni en un millón de años habría predicho que el efectivo bajaría en este momento, cuando, en el cuarto trimestre de 2022, más de la mitad de los miembros pensaban que nos dirigíamos hacia una recesión. El efectivo ha sido la asignación más estable durante 15 años, literalmente como atado a una roca al 12%. Así que estar en el 10% es significativo. Creo que en el último año los partícipes han encontrado algunas inversiones de capital privado atractivas y han estado dispuestos a tomar prestado de su cuenta de efectivo durante un tiempo.

VER +‘Hay que invertir en serio, no para volverse rico rápidamente’: Howard Marks

P. Muchos partícipes invirtieron en capital riesgo y en el sector inmobiliario, ¿es ahí donde se mantiene el grueso de los activos?

R. Los participantes tienen alrededor del 80% en renta variable pública, privada e inmobiliaria, la cifra más alta en 15 años o más. El capital riesgo acaba de superar el 31% en las carteras de los partícipes, un máximo histórico. Hace quince años, los fondos de capital riesgo representaban el 10%. Por lo que sabemos, el mayor crecimiento dentro de esa asignación corresponde al capital riesgo.

Dado que nuestros miembros crearon la mayor parte de su patrimonio en PE e inmobiliario, no es de extrañar que, a la hora de preservar su patrimonio, recurran a aquello en lo que son expertos. Como las cosas se están volviendo más confusas, los miembros confían más en las cosas que mejor conocen, que son las inversiones empresariales básicas. Las empresas sólidas y a largo plazo y los bienes inmuebles les han dado buenos resultados año tras año, década tras década, y los miembros tienen una fe permanente en la esencia de los negocios. Ahí es donde se sienten más cómodos y seguros.

PUBLICIDAD

Personalmente, en mi propia sociedad de inversión, hace poco estuvimos estudiando dónde colocar un dinero que se había distribuido de otra inversión. Normalmente, querríamos invertirlo rápidamente, pero por primera vez en 20 años dijimos: vamos a invertirlo en letras del Tesoro durante seis meses. Se puede ganar un 4,5% en bonos del Tesoro a seis meses, así que se ha convertido en una herramienta viable de gestión de tesorería, como lo había sido durante generaciones, pero no en los últimos 15 años.

P. ¿Qué asignación tienen los miembros en los mercados públicos?

A. Ha bajado del 28% o 29% de hace un año al 23% o 24%, sobre todo por la caída del valor, no porque la gente haya liquidado. Los miembros están divididos entre si creen que el mercado público subirá o bajará en 2023.

Históricamente, las carteras tenían mucho de Berkshire Hathaway y Apple y empresas de alta tecnología, pero la asignación está cambiando más hacia índices y ETF. Los miembros están un poco preocupados por la tecnología, pero son creyentes a largo plazo, por lo que probablemente tengan una ponderación en ETF tecnológicos o algunas inversiones directas en empresas tecnológicas.

PUBLICIDAD

P. ¿Qué opinan los participantes de las criptomonedas?

A. El bitcoin y las criptomonedas están entre el 1% y el 3% en las carteras. Para los miembros que creen que tienen una comprensión fundamental y clara de las criptomonedas, y que les gustan por esas razones, están en ello a largo plazo y vieron el año pasado como una oportunidad de compra. Aunque no hayan duplicado sus inversiones, no han liquidado.

Lea más en Bloomberg.com