Serbia y Kosovo avanzan en la reparación de lazos, dice enviado de la UE

Serbia y Kosovo acordaron medidas para implementar un plan de la Unión Europea destinado a desactivar las disputas que han amenazado la estabilidad en los Balcanes

Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea, durante una rueda de prensa tras una reunión del Consejo de Asuntos Exteriores y de Ministros de Defensa en la sede del Consejo de la Unión Europea (UE) en Bruselas, Bélgica, el martes 17 de mayo de 2022. Borrell dijo que los ministros habían decidido devolver a los embajadores el punto muerto en el que se encontraba la propuesta de la UE de prohibir las importaciones de crudo ruso para que siguieran deliberando. Fotógrafa: Valeria Mongelli/Bloomberg
Por Misha Savic y Jasmina Kuzmanovic
18 de marzo, 2023 | 09:05 PM

Bloomberg — Serbia y Kosovo acordaron medidas para implementar un plan de la Unión Europea destinado a desactivar las disputas que han amenazado la estabilidad en los Balcanes, dijo el jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, mientras mediaba en la última ronda de conversaciones entre los enemigos de la guerra.

Kosovo comenzará inmediatamente permitiendo la “autogestión” para la minoría serbia local, dijo Borrell el sábado por la noche en una conferencia de prensa en Ohrid, Macedonia del Norte, después de una negociación de 12 horas. La cuestión de dar a los serbios que viven en Kosovo un grado de autonomía fue un obstáculo importante para el gobierno de Pristina durante las conversaciones anteriores.

“Kosovo y Serbia han acordado la implementación del Anexo del acuerdo en el camino hacia la normalización de las relaciones entre ellos”, dijo Borrell. “No se trata solo de Kosovo y Serbia, se trata de la estabilidad, la seguridad, la prosperidad de toda la región”.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, y el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, han estado bajo presión de Washington y Bruselas para poner fin a las tensiones recurrentes en un momento en que la invasión rusa de Ucrania continúa en un segundo año. La normalización de sus relaciones es una condición para que Serbia progrese en las negociaciones de entrada en la UE y para que Kosovo se convierta en un país candidato a la UE.

PUBLICIDAD

Borrell dijo que todavía hay mucho trabajo por hacer entre ambas partes, y agregó que el acuerdo alcanzado el sábado no cumplió con la propuesta original de la UE para el Anexo, una especie de hoja de ruta sobre cómo implementar el acuerdo.

“Las partes no pudieron encontrar una solución mutuamente aceptable tan ambiciosa como la que proponemos”, dijo. “Exigiremos enérgicamente a las partes que cumplan con sus obligaciones. Ambas partes estarán obligadas por su acuerdo, que formará parte de su camino hacia la Unión Europea”.

El mes pasado, los mediadores occidentales aseguraron su consentimiento tentativo al plan de 11 puntos elaborado por el bloque y respaldado por Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Llama al respeto

El plan de la UE pide a ambas partes que respeten la integridad territorial de la otra, incluso cuando Serbia se niega a aceptar la declaración unilateral de independencia de Kosovo, hecha en 2008 casi una década después de una guerra por el territorio. Por su parte, Kosovo debe permitir cierto grado de autonomía a la minoría serbia que permaneció en la minoría serbia de mayoría albanesa Kosovo después de la secesión.

Si bien el nuevo plan no exige el reconocimiento de Serbia de la soberanía de Kosovo, se considera un trampolín hacia la normalización de los lazos. También puede ayudar a Kosovo a unirse a las Naciones Unidas, lo que Serbia ha estado impidiendo con el apoyo de China y Rusia.

Belgrado considera a Kosovo, un estado mayoritariamente albanés de 1,8 millones de personas, parte de su territorio y el corazón religioso y cultural de la nación serbia. La acritud ha impedido que cualquiera de las partes progrese hacia la membresía en la UE.

El año pasado, los serbios de Kosovo bloquearon carreteras en el norte de Kosovo, protestando por los esfuerzos del gobierno para que acepten documentos y matrículas emitidos en Pristina en lugar de Belgrado. La violencia dispersa se produjo cuando Kurti envió unidades de policía de élite para reforzar el control del área.

Kurti ha criticado el concepto de autonomía para los serbios locales, ya previsto en acuerdos anteriores negociados por la UE, como un riesgo para la integridad de Kosovo. También se ha enfrentado a una reacción violenta en su país por hacer concesiones, al igual que Vucic en Serbia, donde los nacionalistas de línea dura lo acusan de traicionar los intereses nacionales.

Miles de personas se manifestaron en Belgrado en la víspera de las conversaciones, cantando “traición” y acusando a Vucic de ceder a la presión occidental. El líder serbio ha dicho que las demandas de la UE y Estados Unidos para un acuerdo con Kosovo se han intensificado ya que su país no se ha unido a las sanciones impuestas a Rusia por la invasión de Ucrania.

Lea más en Bloomberg.com