Cómo China, EE.UU. y otros países diluyeron un documento clave de la ONU sobre el clima

Un relato entre bambalinas del tira y afloja político, publicado por Earth Negotiations Bulletin, muestra cómo se reflejaron los intereses nacionales en el influyente documento

Material sobrante en las escombreras de la mina de carbón de Jankowice, en Rybnik (Polonia), el viernes 17 de marzo de 2023.
Por Laura Millan y Eric Roston
24 de marzo, 2023 | 02:41 AM

Bloomberg — China, Estados Unidos, Arabia Saudita y Noruega se encuentran entre los países que modificaron de forma significativa un documento de las Naciones Unidas que dará forma a la política climática mundial en los próximos años, según un informe sobre las negociaciones internacionales que precedieron a su publicación.

El informe, publicado esta semana, ha sido redactado por Earth Negotiations Bulletin, la única organización de noticias autorizada a observar los procedimientos cuando 195 naciones se reunieron para aprobar un resumen de los descubrimientos científicos sobre el clima de los últimos cinco años. El documento que estaban debatiendo, destinado a asesorar a los responsables políticos, es independiente del informe mucho más largo del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que es puramente técnico y no es examinado línea por línea por los negociadores de los países.

VER +
Por qué el cambio climático es la mayor amenaza para el progreso humano

El informe del IPCC subrayaba que seguir quemando combustibles fósiles amenaza el bienestar humano y la estabilidad de gran parte de la vida en la Tierra, y que la posibilidad de evitar los impactos más graves se aleja rápidamente de nuestro alcance. Una de las conclusiones más controvertidas fue que las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse en un 60%, y la contaminación por dióxido de carbono en un 65%, de aquí a 2035 con respecto a los niveles de 2019 para tener un 50% de posibilidades de mantener el aumento de la temperatura global dentro de 1,5 grados centígrados a finales de siglo. Ese es el objetivo que los líderes mundiales acordaron en el histórico Acuerdo de París y lo que, según los científicos, es necesario para evitar los peores efectos del cambio climático.

Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para alcanzar los objetivos climáticosdfd

Los negociadores chinos presionaron con éxito para que se suprimiera la referencia a esas reducciones exactas en el resumen final destinado a los responsables políticos, informó el ENB, aunque aceptaron que las cifras se incluyeran en un gráfico adyacente. China, el mayor emisor anual de gases que calientan el planeta, pretende alcanzar el pico de emisiones antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono en 2060. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios enviada a última hora de la tarde en Pekín.

PUBLICIDAD

Arabia Saudí, por su parte, se opuso “firmemente” a la inclusión de una frase que afirma que el uso de combustibles fósiles es la “causa fundamental” del cambio climático, según el ENB. El país de Oriente Medio también se opuso a varias referencias a los retos a los que se enfrentan las tecnologías diseñadas para absorber carbono de la atmósfera, según el informe del ENB. Al final, se incluyó una referencia.

VER +
Un 16% del PIB, el costo que podría pagar LatAm si no lucha contra el cambio climático

Arabia Saudí ha sido un firme defensor de la tecnología de captura de carbono, que en teoría permitiría quemar más combustibles fósiles sin sobrepasar el límite de temperatura del Acuerdo de París. Pero el proceso es muy costoso y consume mucha energía, y aún no ha alcanzado la escala necesaria para reducir las emisiones con suficiente rapidez. Los modelos climáticos muestran que reducir el uso de combustibles altamente contaminantes sería una forma más eficaz de controlar las emisiones esta década. Un portavoz del Ministerio de Energía de Arabia Saudita no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Estados Unidos, el mayor emisor histórico, se opuso a la petición de India, Bolivia y China de incluir una frase que sugería que las transferencias de tecnología serían uno de los factores determinantes de la rapidez y profundidad con que se reducen las emisiones en todo el mundo. Los países desarrollados han sido durante mucho tiempo sensibles a la redacción sobre transferencia de tecnología por cuestiones de propiedad intelectual.

PUBLICIDAD

El Departamento de Estado de EE.UU. declinó hacer comentarios. Un alto funcionario de la administración defendió el resumen final del IPCC para los responsables políticos, afirmando que era claro en cuanto al mensaje crítico.

Los representantes de Noruega, país rico en petróleo, forzaron un cambio en una sección que se refería a la necesidad de una reducción “profunda, rápida y sostenida” de las emisiones de gases de efecto invernadero a partir de esta década. La redacción final subraya la necesidad de reducir las emisiones sólo “en gran medida”.

Noruega apoyó que se subrayara la urgencia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también estuvo de acuerdo en que la idea quedaba suficientemente reflejada en otras partes del documento, según Ole-Kristian Kvissel, de la Agencia Noruega de Medio Ambiente.

VER +
7 innovaciones tecnológicas que pueden ayudar a mitigar el cambio climático

Las minuciosas discusiones sobre la redacción, las notas a pie de página y los gráficos hicieron que las negociaciones en la ciudad suiza de Interlaken se prolongaran más de la cuenta. A medida que pasaban las horas, los delegados de los países que no disponían de recursos para prolongar su estancia se marchaban. Esta situación, habitual en anteriores negociaciones sobre el clima, hizo que no hubiera en la sala delegados de África o Sudamérica, algunas de las regiones del mundo más afectadas por el cambio climático.

Esto llevó al resto de los negociadores a acordar no cambiar nada del texto a menos que fuera absolutamente necesario, y muchos afirmaron que añadir o eliminar información clave no sería justo para los que no estaban presentes, según el ENB.

Con la asistencia de Jennifer A Dlouhy, Stephen Treloar, Dan Murtaugh y Matthew Martin.

Lea más en Bloomberg.com