CEO de Petrobras está dispuesto a ser el último productor de petróleo del mundo

En los últimos 20 años, Brasil se ha convertido en un gran productor de petróleo, a diferencia de muchos de sus homólogos latinoamericanos

Jean Paul Prates, presidente ejecutivo de Petroleo Brasileiro SA (Petrobras), habla durante una entrevista en la sede de la compañía en Río de Janeiro, Brasil, el jueves 23 de marzo de 2023. Fotógrafo: Dado Galdieri/Bloomberg
Por Mariana Durão - Peter Millard - Will Kennedy
25 de marzo, 2023 | 08:24 AM

Bloomberg — Jean Paul Prates, director de la petrolera estatal brasileña, no se deja intimidar por la transición energética mundial. En su opinión, el mayor productor de América Latina debería seguir aumentando la producción de combustibles fósiles durante las próximas décadas.

“Vamos a ganar cuota de mercado”, dijo Prates, director general de Petrobras, en una entrevista en Río de Janeiro. “Puede que seamos los últimos en producir petróleo en el mundo”.

Su afirmación sobre la ambición de Brasil se hace eco de la política de otros exportadores de petróleo, como Arabia Saudí, que sostienen que invertir en la expansión de los combustibles fósiles es compatible con la ambición mundial de alcanzar un nivel neto cero de emisiones de carbono. Muchos, entre ellos la Agencia Internacional de la Energía, discrepan y afirman que no hay margen para que nadie se proponga aumentar la producción de crudo si el mundo quiere alcanzar sus objetivos climáticos.

VER +
Dividendos de Petrobras, en el punto de mira de un Lula falto de liquidez

El mundo se ha encontrado en una situación difícil, ya que el limitado suministro de combustibles fósiles y la falta de inversiones desencadenaron una crisis energética mundial que elevó las facturas de los consumidores y empeoró la inflación mundial. Incluso líderes que se posicionan como luchadores contra el cambio climático, como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, han pedido que se aumente la producción de petróleo para ayudar a controlar el aumento de los costes.

PUBLICIDAD

En los últimos 20 años, Brasil se ha convertido en un gran productor de petróleo, a diferencia de muchos de sus homólogos latinoamericanos. Los perforadores han explotado gigantescos yacimientos marinos, conocidos como presal, porque el crudo está atrapado bajo una capa geológica de sal. Petrobras explota la mayoría de esos yacimientos, con participaciones minoritarias de empresas internacionales como Shell Plc.

Nombrado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva al inicio de su tercer mandato a principios de este año, Prates afirmó que la producción de petróleo seguirá siendo la máxima prioridad. La inversión en energía eólica y otras tecnologías renovables en Petroleo Brasileiro SA, como se conoce formalmente a la empresa, será modesta en comparación.

Los comentarios de Prates pueden aliviar las preocupaciones de algunos inversores minoritarios de que la nueva administración dé prioridad a los proyectos de inversión no esenciales frente al negocio del petróleo y el gas.

PUBLICIDAD

Aunque Lula ha defendido la lucha contra el cambio climático, comprometiéndose a frenar la deforestación en la Amazonia, también ha sido partidario de la industria petrolera brasileña. El auge de la producción proporcionó crecientes ingresos fiscales durante los dos primeros mandatos de Lula, ayudando a financiar su ambicioso gasto social.

La producción brasileña alcanzará este año la cifra récord de 3,4 millones de barriles diarios y seguirá creciendo hasta 2030. Después, el país necesitará nuevos descubrimientos para mantener y aumentar la producción.

VER +
Dividendos de Petrobras recompensan a inversores que ignoraron el riesgo de Lula

“Llegamos muy tarde a este juego como un gran productor, pero tenemos que mantener la pelota rodando”, dijo Prates, de 54 años, que fue senador del Partido de los Trabajadores de Lula antes de su nombramiento.

Dijo que la prioridad será explotar los yacimientos existentes en las zonas presalinas y encontrar otros nuevos, al tiempo que se intenta abrir nuevas cuencas en otras partes de Brasil, incluido el llamado margen ecuatorial en el extremo norte del país. Esta región tiene una geología similar a la de la cercana Guyana, donde Exxon Mobil Corp. ha encontrado miles de millones de barriles. Petrobras está dispuesta a iniciar perforaciones de exploración en la región, pero está a la espera de la aprobación de los organismos reguladores. La zona alberga ecosistemas considerados únicos, lo que la ha convertido en un lugar controvertido para la perforación y ha suscitado la preocupación de la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Marina Silva.

“El Estado de Brasil tendrá que decidir si eso sigue adelante o no”, dijo Prates. “Lo único que intentamos es encontrar petróleo”. Si Petrobras obtiene el visto bueno, la perforación de un pozo de exploración podría comenzar tan pronto como en abril, dijo.

Petrobras estudiará inversiones en energía eólica marina porque la empresa tiene experiencia en la ejecución de grandes proyectos en el océano Atlántico brasileño. Está estudiando la posibilidad de asociarse con grandes petroleras europeas, como la noruega Equinor.

“Este es un entorno que ya conocemos, y tenemos en Brasil sin duda el mejor entorno para la inversión en energía eólica marina en el mundo porque el clima es favorable”, dijo. El resto del impulso de Petrobras a la transición energética se centrará en dos áreas en las que ya tiene experiencia: la captura de carbono y los biocombustibles.

PUBLICIDAD

Prates dijo que Petrobras -que pagó un dividendo récord el año pasado, impulsada por la subida de los precios del petróleo y un amplio programa de desinversiones- debería encontrar un mejor equilibrio entre la canalización de efectivo a los accionistas, incluido el Estado brasileño, y la inversión.

“Deberíamos tener una visión más equilibrada de eso, sin descuidar el gran atractivo de tener grandes dividendos”, dijo.

--Con la colaboración de Daniel Carvalho.