Tensión bancaria, inflación y probabilidades de recesión no logran influir en bolsas

Las reacciones a los informes económicos que solían agitar a los operadores se han silenciado últimamente

La Bolsa de Nueva York (NYSE), a la izquierda, en Nueva York, EEUU, el martes 28 de marzo de 2023.
Por Carly Wanna
15 de abril, 2023 | 06:00 AM

Bloomberg — Tensiones bancarias, inflación tenaz, aumento de las probabilidades de recesión y las subidas de tipos de interés más rápidas de la Reserva Federal en cuatro décadas. Muchos de los factores que suelen causar problemas a los operadores no han conseguido influir en el mercado bursátil.

Un coro de inversores espera que esto dure.

En una semana en la que se publicaron datos clave sobre los precios al consumo, las actas de la reunión de la Reserva Federal y los resultados de tres de los mayores bancos del país, la renta variable apenas se movió. El S&P 500 subió un 0,8%, el Nasdaq 100 sumó un 0,1% y el índice de volatilidad Cboe cayó por debajo de 18 hasta su nivel más bajo desde enero de 2022.

Hay que atribuirlo a la sobrecarga de información. Están pasando tantas cosas que la mejor estrategia ha sido quedarse quieto. Los estrategas bursátiles de Wall Street están congelados: han dejado intactas sus predicciones sobre el S&P 500 durante tres meses, la racha más larga desde 2005. Las reacciones a los informes económicos que solían agitar a los operadores se han silenciado últimamente. Y aunque los beneficios son el comodín habitual, existe el argumento de que el pesimismo es suficiente para amortiguar su impacto.

PUBLICIDAD

“Este mercado está frustrando a los osos porque no bajará y volverá a cotizar como muchos esperan. Pero tampoco soy necesariamente un alcista convencido porque el mercado cotiza a un múltiplo relativamente alto”, afirma Andrew Slimmon, gestor de carteras senior de Morgan Stanley Investment Management. “Me cuesta ver que el mercado rompa sustancialmente al alza, pero tampoco creo que vaya a venderse”.

El S&P 500 se atasca en la lateralidaddfd

Una paz improbable ha prevalecido en la renta variable durante la mayor parte del año, atrapando al S&P 500 en su rango de negociación más estrecho desde la primera parte de 2017, según datos recopilados por Bloomberg. Hasta el cierre del miércoles, hubo siete días seguidos sin una oscilación del 1% en el S&P 500, el tramo más largo desde noviembre.

Todo ello en el inicio de una temporada de resultados que Wall Street sabe que será dura. Se prevé que los beneficios del primer trimestre en el S&P 500 caigan alrededor de un 8% respecto a hace un año, según Bloomberg Intelligence, el mayor descenso desde principios de 2020. Si a esto se añade el hecho de que las acciones han subido con fuerza desde la última tanda de informes, el escenario podría estar preparado para una decepción que rompa la calma.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, los inversores en renta variable han tenido muchas oportunidades de dejarse llevar por el pánico ante el deterioro de la confianza en los beneficios y hasta ahora se han resistido. Hace tan sólo tres meses, los analistas situaban el descenso de los beneficios del primer trimestre en torno al 1%, y las previsiones han ido empeorando desde entonces, lo que supone un ritmo de revisiones especialmente violento en un solo trimestre. ¿Podría estar ahora el listón lo suficientemente bajo como para que los informes corporativos aterricen tranquilamente? Slimmon, de Morgan Stanley, dice que sí.

“No conviene tener grandes expectativas sobre las empresas en la temporada de resultados”, afirma. “Creo que la configuración para las acciones es muy, muy buena”.

Las consecuencias de las quiebras de Silicon Valley Bank, Silvergate Capital Corp. y Signature Bank aún no han terminado. En consecuencia, los inversores son vulnerables a las declaraciones de pesimismo sobre las futuras normas de crédito y préstamo. Pero Slimmon dijo el miércoles que es poco probable que los prestamistas revelen mucho. El viernes, el Consejero Delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, dijo que “va a haber un pequeño endurecimiento. No es una restricción del crédito”.

Las preocupaciones del mercado sobre los bancos se vieron aliviadas por las medidas de emergencia de la Reserva Federal que aliviaron las tensiones dentro del sector. El mes pasado, los bancos tomaron prestados un total de 164.800 millones de dólares de dos mecanismos de respaldo -incluida una cifra récord de 152.900 millones de dólares de la ventanilla de descuento-, aunque desde entonces las entidades han reducido sus préstamos.

Los flujos de liquidez mundial “han sido en realidad favorables a las acciones en el transcurso del último mes, lo que actúa como una forma de mantener los precios de las acciones al alza”, dijo Eric Johnston, jefe de derivados de renta variable y activos cruzados de Cantor Fitzgerald. Es difícil decir cuándo se desvanecerá el efecto de eso, dijo.

Johnston ve un posible catalizador en torno al techo de deuda. Desde enero, el Departamento del Tesoro ha estado desplegando una serie de trucos contables para prolongar su autoridad de endeudamiento por debajo del límite de deuda legal. Esto incluye el gasto de su pila de efectivo en la Reserva Federal y la reducción de su oferta de letras del Tesoro, lo que debería inyectar más liquidez en el sistema bancario. Una vez que el Congreso aumente o suspenda el límite, el Tesoro emitirá más letras para aumentar rápidamente su colchón de efectivo, lo que drena liquidez - un “negativo para los activos de riesgo” que probablemente empujará las acciones a la baja, dijo Johnston.

El balance de la Fed vuelve a contraersedfd

Esperar a que el Congreso catalice los mercados podría resultar frustrante para los analistas ansiosos de acción de precios. Lotfi Karoui, estratega jefe de crédito de Goldman Sachs, dijo que no espera una posible resolución de la cuestión del techo de la deuda hasta finales de julio o principios de agosto.

PUBLICIDAD

También está la cuestión de qué empresas tienen siquiera la capacidad de mover el S&P 500. El índice de referencia cotiza ahora a unas 19 veces los beneficios estimados, pero sus 10 valores principales -grandes nombres tecnológicos como Apple Inc, Microsoft Corp y Amazon.com Inc- cotizan a una media de unas 28 veces los beneficios estimados.

Los elevados múltiplos de las megacapitalizaciones podrían dificultarles la obtención de beneficios significativamente superiores. Como resultado, los resultados del primer trimestre podrían no hacer mucho por el índice en sí en las próximas semanas.

“Sería necesario que los beneficios subieran para que el mercado tuviera realmente mucho recorrido al alza. Y no creo que vaya a ser el caso”, dijo Slimmon.

Al margen de los beneficios, los datos económicos pueden informar a los inversores sobre el sentimiento general, pero pocos de ellos son el tipo de “datos de primer nivel” que suelen mover los mercados, dijo Ben Jeffery de BMO Capital Markets. Ni siquiera las cifras más esperadas han hecho mucho últimamente. En tres de las últimas cuatro publicaciones de datos del índice de precios al consumo, el S&P ha subido o bajado menos de un 0,5% desde el inicio de la jornada.

PUBLICIDAD

Si las ganancias y los datos económicos no logran mover la aguja, la Reserva Federal podría hacerlo. Los mercados están valorando en más del 80% las probabilidades de una subida de 25 puntos básicos en mayo. Según Que Nguyen, director de inversiones de estrategias de renta variable de Research Affiliates, las continuas subidas de tipos y los comentarios adicionales sobre la lucha contra la inflación “provocarían una ruptura a la baja de las acciones”.

No todos los mercados han sido tan dóciles como las acciones. El mes pasado, el índice ICE BofA MOVE -una medida de la volatilidad del Tesoro estrechamente vigilada- alcanzó su punto más alto desde 2008. El bitcoin ha ganado cerca de un 80% en lo que va de año, impulsado por el caos bancario, y el petróleo ha registrado el mayor repunte en un año tras un inesperado recorte de la producción.

PUBLICIDAD

Las acciones han sentido las mismas fuerzas, pero ninguna de ellas ha sacudido al S&P 500 de su patrón de mantenimiento. Salvo que se produzcan acontecimientos dramáticos, el índice de referencia podría continuar su avance horizontal durante el resto del mes.

“Esperemos a ver qué pasa”, afirma Karoui, de Goldman Sachs. “Básicamente, sólo necesita tiempo”.

--Con la colaboración de Isabelle Lee, Denitsa Tsekova, Alexandra Harris y Brad Skillman.