El giro de Xi no frena el éxodo de los grandes inversores en tecnología china

Las empresas chinas están obteniendo ganancias de un solo dígito cada trimestre, muy lejos de sus días de capa y espada de expansión constante de dos dígitos

Tencent
Por Jeanny Yu - Jane Zhang
16 de abril, 2023 | 09:14 PM

Bloomberg — En la primavera pasada, el presidente Xi Jinping lideró un séquito de autoridades que se comprometieron a reactivar en la economía de China, confiando en poder subsanar el deterioro provocado por los años de cero Covid-19 y de restricciones regulatorias. De todas formas, algunos de los más grandes inversionistas del planeta han decidido vender.

En días recientes, dos pioneros de las finanzas en el sector privado de China y, por ende, de su milagro económico, han indicado su disposición a continuar abandonando inversiones de gran envergadura en ese país. La poderosa empresa europea de internet Prosus NV (PRX) registró más de US$4.000 millones en acciones de Tencent Holdings Ltd. (0700) para su potencial venta en Hong Kong, a la vez que surgió la información de que SoftBank Group Corp. (9984) se dispone a precipitar su retirada de Alibaba Group Holding Ltd. (9988), compañía líder del e-commerce que hizo del nombre de Masayoshi Son.

Las medidas agilizan el proceso de desinversión de varias de las inversiones más rentables de la historia empresarial. Aunque ambas, Prosus y SoftBank, manifestaron sus intenciones generales en 2022 y responden en parte a motivos ajenos a sus expectativas chinas, las recientes medidas han mermado el ánimo de los inversionistas ante la larga serie de recientes promesas de Pekín de acoger capital foráneo y relajar su férreo control en el sector de la tecnología. Este miércoles, la cotización de Tencent registró su mayor descenso en más de 2 meses, y este jueves la de Alibaba perdió nada menos que US$13.000 millones.

Según el analista de IG Asia, Jun Rong Yeap, “la información sobre los planes de SoftBank de recortar su participación en Alibaba puede corroborar la desconfianza de los inversionistas foráneos en las compañías de tecnología de China, lo que hace temer que otros sigan el mismo camino”.

PUBLICIDAD
Tencent y Alibabadfd

Los acontecimientos marcan el último desafío al esfuerzo de China por reparar su imagen como un país que se aísla cada vez más de Occidente y es hostil al capital privado. Más allá de la represión tecnológica de 2021 y 2022, años de enfrentamientos por el tratamiento de las minorías étnicas en Xinjiang, la represión de la disidencia política en Hong Kong y el estatus de Taiwán han avivado el escepticismo en EE.UU. y Europa sobre las intenciones chinas.

Es un cambio radical respecto a décadas pasadas, cuando una China cada vez más abierta produjo una sucesión de éxitos corporativos gracias en parte a los negociadores extranjeros.

VER +
Apple triplica producción de iPhones en India y se sigue alejando de China

Los optimistas responden que todavía puede haber ventajas para empresas como Alibaba.

PUBLICIDAD

“Definitivamente, habrá un impacto a corto plazo”, dijo Gong Jingjie, analista de Toyo Securities. “Pero a largo plazo, debemos analizar sus fundamentos”.

Alibaba anunció recientemente un plan para liberar valor al dividirse en seis compañías separadas, su movimiento más agresivo desde que los reguladores antimonopolio impusieron una multa récord a la compañía en 2021. La compañía también está trabajando en iniciativas potencialmente revolucionarias, como inversiones en inteligencia artificial.

Alibabadfd

El mes pasado, el cofundador multimillonario de Alibaba, Jack Ma, una de las figuras corporativas más conocidas del país, regresó a China después de una excursión al extranjero que duró más de un año. Eso se tomó como una señal de que China, aunque no exactamente de vuelta a la normalidad, se estaba moviendo en la dirección correcta.

El fundador de SoftBank, Masayoshi Son, invirtió alrededor de US$20 millones en Alibaba en 2000, aguantando la quiebra de las puntocom y la salida a bolsa de la empresa china en 2014. Naspers, la matriz de Prosus, invirtió en Tencent en 2001, mucho antes que los teléfonos inteligentes y que aplicaciones como WeChat se hicieran omnipresentes.

Pero las perspectivas para ambas empresas chinas se han deteriorado notablemente en los últimos dos años. Las empresas informaron sus primeras caídas de ingresos en 2022 y ahora están obteniendo ganancias de un solo dígito cada trimestre, muy lejos de sus días de capa y espada de expansión constante de dos dígitos y flujo constante de acuerdos de inicio.

La liquidación de SoftBank también refleja en parte el precario estado de los mercados globales. La compañía se ha estado deshaciendo de algunas de sus mayores participaciones en parte para apuntalar su balance en un momento en que la quiebra de Silicon Valley Bank y el aumento de las tasas de interés han agotado la liquidez y han aumentado la presión sobre las firmas de inversión para recompensar a las LPs (por sus siglas en inglés, sociedades limitadas) nerviosas. Prosus ha dicho que utilizará las ganancias de las ventas de acciones de Tencent para financiar las recompras.

“Después de la crisis bancaria global y lo que le sucedió a SVB en los EE.UU., es mucho más difícil obtener financiamiento de préstamos en general”, dijo Steven Leung, director ejecutivo de UOB Kay Hian. “Para los primeros inversores en grandes empresas tecnológicas chinas, podría ser el mismo caso. Por lo tanto, deben acelerar el retiro de efectivo de sus participaciones existentes antes de hacer cualquier cosa, incluida la inversión en nuevas oportunidades o la recompra de acciones”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Xiao Zibang and Adrian Leung.

Lea más en Bloomberg.com