Los relojes pequeños son la tendencia del sector este año

Más de una docena de marcas presentaron modelos nuevos más pequeños o versiones reducidas de aquellos existentes en la última feria de relojes de lujo

Imagen ilustrativa
Por Carol Besler
19 de abril, 2023 | 11:43 AM

Bloomberg — El tamaño de un reloj ha sido uno de los dilemas de los fabricantes desde su invención. Actualmente se están inclinando por hacerlos más pequeños, parte de una tendencia que creció el mes pasado en la feria de modelos de lujo en Ginebra, Watches and Wonders.

En esta línea, más de una docena de marcas presentaron modelos nuevos más pequeños o versiones reducidas de aquellos existentes.

Las proporciones han variado a lo largo del tiempo. Comenzaron con tamaños grandes, considerando que los primeros relojes de bolsillo con cadenas atadas.

Una primera versión del reloj de pulsera llegó en 1911, cuando Louis Cartier le hizo uno a su amigo aviador Alberto Santos-Dumont, quien estaba cansado de sacarlo de su bolsillo para comprobar la hora.

PUBLICIDAD

Los relojeros no tardaron en darse cuenta de que un reloj enorme en la muñeca era inmanejable e innecesario, por lo que empezaron a reinventar los movimientos a menor escala.

A partir de finales de la década de 1940 y durante los años 50 y 60, los relojes se establecieron en torno a la marca de 35 a 38 milímetros de diámetro, y constituyen la mayor parte de los diseños vintage más codiciados de la actualidad. A finales de la década de 1990, justo cuando los relojes mecánicos salían de la crisis del cuarzo y experimentaban las primeras fases de una recuperación multimillonaria, empezaron a crecer de nuevo.

Fue una transformación impulsada inicialmente por la popularidad del cronógrafo, que requería un gran lienzo para mostrar sus contadores y una caja gruesa para garantizar la resistencia al agua que se espera de un reloj deportivo. Se convirtió en una tendencia de moda, e incluso de los relojes de cuarzo salieron bestias tan grandes como los Panerai Luminor, cuya caja media ronda los 45 mm y con frecuencia alcanza los 47 mm.

PUBLICIDAD

Los relojes de piloto y los cronógrafos también marcaron la pauta: el Ingenieur Chronograph de IWC alcanzaba los 45 mm, al igual que el modelo Pilot de Zenith, incluso el que no era cronógrafo. Diesel, una marca de moda de cuarzo, hizo un cronógrafo en 2013 con una caja de 76 mm.

A partir de ahí no había más remedio que reducir. Cuando la casa de subastas Phillips in Association With Bacs & Russo vendió el Rolex Daytona ref. 6239 de Paul Newman por un récord de US$17,7 millones en 2017, desató una obsesión vintage que aún no ha disminuido. Ese, de 37 mm, hizo que los relojes más pequeños volvieran a estar de moda.

Desde entonces, los relojes reducidos se han generalizado. En Watches and Wonders se presentó una serie de revivals vintage, en diámetros que van de los 32 mm a los 40 mm. El TAG Heuer Glass Box Carrera Chronograph, por ejemplo, ahora mide 39 mm. Se inspira estilísticamente en los Carrera originales de los años 60, que oscilaban entre los 36 mm al principio y los 40 mm de los modelos más recientes.

Del mismo modo, Tudor presentó un reloj de buceo Black Bay 54 con elementos del original de 1954, incluido su tamaño de 37 mm. (Durante un tiempo, en las últimas décadas, un reloj de ese tamaño habría aparecido en la página “Ladies” del sitio web de un fabricante de relojes, pero el reloj de buceo Black Bay original, en ese tamaño, fue utilizado por las armadas francesa y estadounidense en los años 60 y 70). El L.U.C 1860 de 36,5 mm de Chopard sigue el modelo de un reloj original de 1997. Y el favorito de culto de los años 80, el Cartier Pasha, se presentó este año en una versión de 35 mm.

IWC ha rendido homenaje este año a su línea Ingenieur, reeditando el creado por el maestro del diseño Gerald Genta en 1976, en su tamaño original de 40 mm, un reloj que en su momento se consideró tan grande que recibió el apodo de Jumbo.

Crédito: Chris Rovzar/Bloombergdfd

Piaget acaba de presentar una versión “unisex” de 36 mm de su Polo Date, en lugar de los 42 mm estándar. En un comunicado de prensa se afirma que su objetivo es “encapsular el estado de ánimo actual”.

Incluso los relojes de piloto, que se caracterizan por ser grandes para ser lo más legibles posible, están reduciendo su tamaño. Zenith presentó este año uno de 40 mm.

PUBLICIDAD

Los nuevos modelos también se reducen, y eso tiene que ver con la moda. ¿El Hublot Big Bang? Ya no es tan grande. La colección insignia de la marca, que ayudó a iniciar la tendencia de los relojes grandes en los años 90, alcanzaba los 45 mm. Una nueva versión del Spirit of Big Bang se estrenó este año en 32 mm, y no es una pieza femenina.

Panerai, otra marca conocida por sus amplias proporciones, lanzó este año un Radiomir Quaranta (40 en italiano) en 40 mm. Para algunas marcas, reducir un reloj a 40 mm significa poco más que bajar de 41 mm o 42 mm. El tamaño medio de Panerai es de 45 mm, y fabrica habitualmente relojes de 47 mm.

“Somos líderes mundiales en relojes grandes, pero el Radiomir Quaranta es un nuevo clásico para Panerai, que pueden llevar tanto mujeres como hombres”, afirma Jean-Marc Pontroué, su CEO. “El año pasado lanzamos el Luminor Quaranta [40 mm], y fue un gran éxito. Descubrimos que el 60% de los compradores eran hombres y el 40% mujeres, algo que no esperábamos”.

Danny Govberg, Presidente del gigante de relojes de segunda mano WatchBox, afirma que una nueva ola de coleccionistas está en parte detrás de este cambio. “No es sólo amor por lo antiguo”, afirma. “Lo impulsa la nueva generación de compradores. La gente como mi hijo quiere un reloj más ponible de lo que está acostumbrada mi generación”.

PUBLICIDAD

Es una preferencia que ha infundido a los diseños actuales un nuevo sentido de neutralidad de género, hasta el punto de que algunas marcas han abandonado la tradición de clasificar los relojes en sus sitios web y catálogos como de mujer o de hombre. En su lugar, las búsquedas pueden hacerse en función del tamaño, los materiales y el estilo.

“Estamos viendo más relojes unisex y de tamaños más pequeños”, dice Justin Reis, CEO de WatchBox. “Lo vemos con Cartier, los Tanks y Pashas más pequeños, la popularidad del Crash. Lo hemos visto con Audemars Piguet y su mayor lanzamiento de modelos Royal Oak de 37 mm y 39 mm este año, que antes eran de 44 mm y más grandes”.

PUBLICIDAD
Imagen ilustrativadfd

Los hombres llevan lo que antes se definía como relojes de señora, dice, una distinción que a menudo sólo tenía que ver con el tamaño. “Quieren algo más elegante, más refinado”, dice Reis. “Lo que no significa que quieran algo ligero en cuanto a sustancia. Siguen queriendo complicaciones, sólo que quieren que sean más pequeñas”.

“Cuando hicimos nuestro Tonda PF automático de 36 mm el año pasado, estaba pensado originalmente para señoras, pero muchos hombres buscaban ese tamaño, sobre todo coleccionistas”, dice Guido Terreni, CEO de Parmigiani Fleurier. “Del mismo modo, muchas mujeres se han interesado por nuestros relojes de 40 mm”.

Entre los coleccionistas de Parmigiani, Terreni ha observado una preferencia por las cajas más pequeñas. “Creo que una gran declaración de audacia ya no se considera muy refinada”, afirma.

Lea más en Bloomberg.com